A favor de Estado laico

Me sorprendió gratamente que desde la semana pasada distintas organizaciones sociales se han venido manifestado públicamente en Saltillo contra la reforma aprobada en diciembre pasado en la Cámara de Diputados al artículo 24 Constitucional, reformas que están siendo señaladas por cada vez más amplios sectores de la opinión pública nacional como un retroceso.

La sorpresa por los reclamos en contra de la reforma citada se debe a que es poco común que en Coahuila, y en particular en Saltillo, se den este tipo de manifestaciones, pero las celebro con entusiasmo vehemente porque el Estado de derecho es de y para los mexicanos, y no de la clase política que se empeña en inducirnos hacia el deterioro de la moral pública.

Nada se gana de una vez y para siempre. La defensa del Estado laico en México es un proceso cuya defensa revive de tiempo en tiempo; es algo que se construye, por lo que sigue siendo un horizonte al cual es necesario dirigirse.

El Estado laico mexicano ha ido modificándose conforme a las exigencias y la comprensión de la naturaleza social. En las últimas décadas han estado presentes las exigencias de inclusión, la lucha sin tregua contra las exclusiones y mientras no se capte y acepte esta profundización, se tendrá una comprensión insuficiente de lo que significa el Estado laico.

Las reformas aprobadas por los diputados han sido interpretadas como un retroceso del laicismo, que ha significado para el País un avance hacia el desarrollo de la diversidad y el pluralismo en un marco de libertad para la convivencia pacífica.

Las manifestaciones y reclamos de los ciudadanos coahuilenses revelan que tenemos que volver a encontrarnos con los valores éticos laicos y con el sentido de patriotismo que nos ha caracterizado a través de nuestra historia.

Al grito de: “México Laico”, los integrantes del Foro Cívico Mexicano portaban pancartas que los identificaban como de la Preparatoria Mariano Narváez, y otros institutos de educación.

El Estado laico mexicano se ha constituido en garante de libertades a las que hoy es impensable renunciar. Es un régimen social de convivencia, cuyas instituciones políticas están legitimadas principalmente por la soberanía popular y no por elementos religiosos, razón por la cual la democracia representativa y la laicidad están íntimamente ligadas.

En las reformas aprobadas por los diputados, y que están a la espera de ser discutidas por los senadores, el riesgo es que se interprete la libertad religiosa y que algunas iglesias soliciten que se den clases de religión en escuelas públicas. La sociedad mexicana no puede correr ese riesgo, pues un Estado laico debe respetar a todas las religiones sin otorgar privilegios para alguna en particular.

Desde el Siglo 19 México ha sido un país de valores laicos, como el patriotismo, el civismo, la honestidad, el estado de derecho…, pero estos valores están sufriendo grandes embates y el futuro va a estar en la recuperación de estos valores éticos laicos.

El texto aprobado en la Cámara de Diputados es aceptable, aparentemente inofensivo, pero las interpretaciones, que ya aparecieron, van en contra del Estado laico. Es una regla de oro que no intervengan las iglesias en política, por lo que las reformas aprobadas representan un retroceso. Senadores, ¡alertas!

Posdata

Solicité a la secretaria de Desarrollo Social del Gobierno del Estado, Martha Laura Carranza  una entrevista para que informe a la ciudadanía coahuilense sobre los programas sociales que implementará su dependencia. Nos la dio para el día 1  de febrero a las 13:00 horas; luego la cambio para el jueves 2 a las 13:30 horas, pero finalmente la canceló sin mayor explicación.

Es injustificable que se nos niegue el acceso a los programas sociales que opera esta Secretaría, sobre el padrón de usuarios de los programas y sobre los requisitos para tener acceso a esos programas que Sedesol del Estado implementará.

¿Acaso es la reproducción de la política del Gobierno de la Gente de no rendición de cuentas? El Ejecutivo ofreció un gobierno de transparencia, ¿por qué la titular de Sedesol local atenta contra lo que Rubén Moreira prometió a los coahuilenses? ¿También le vale?  Lo que mal comienza, mal acaba.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...