La Federación Humanista Europea reclama ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el respeto a la libertad de conciencia de los refugiados

La Federación Humanista Europea participó ayer en los debates del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y otras formas  de intolerancia. En este contexto, la FHE planteó el caso de humanistas, ateos, librepensadores y no creyentes discriminados y perseguidos por sus creencias o por carecer de ellas.

En particular, FHE destacó la situación de los refugiados una vez que llegan a lugares de refugio en Europa. En Bélgica, Francia o Grecia, los no creyentes y los humanistas que huyen de su país debido a las amenazas y persecuciones que allí se cometen, a menudo enfrentan amenazas similares de otros migrantes en los centros de acogida o por parte de las Administraciones de los países de acogida. No siempre se sienten libres de expresar sus puntos de vista y tienen que “camuflarse” debido a la presión de la comunidad.

Sumando su voz a la de la Unión Internacional Humanista y Ética, la FHE instó al Consejo de Derechos Humanos a prestar especial atención a estas personas cuando revise la situación de los derechos fundamentales de los Estados miembros de la ONU.

FHE desea trabajar junto con IHEU para recordar a los delegados de las Naciones Unidas que la libertad de religión o creencias incluye el derecho a no creer, el derecho a dejar de creer y el derecho a cambiar las creencias. Cuando se trata de la trágica situación de las personas discriminadas y perseguidas por sus pensamientos, los humanistas instan a quienes toman las decisiones y a los funcionarios a hacer mucho más por la protección de estas personas, ya sean religiosas o no.

Más información en inglés AQUÍ

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...