Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
Yahya Benaouda con su padre este jueves en la ciudad marroquí de Uchda. / CEDIDA

Yahya Benaouda: «Estoy en contra del salafismo, me están acusando sin tener ninguna prueba

El líder de la comunidad musulmana de Talayuela expulsado de España niega desde Marruecos haber promovido el islamismo radical y dice que hará todo lo posible para volver a Extremadura

Yahya Benaouda se encuentra en Marruecos, en la ciudad de Uchda, tras su expulsión de España este miércoles por difundir en la mezquita de Talayuela el islamismo radical salafista y poner de ese modo en riesgo la seguridad nacional. En una conversación telefónica con HOY, niega la acusación y dice que siempre ha rechazado los movimientos extremistas y trabajado en favor de la integración como líder de la comunidad musulmana más importante de Extremadura.

-Un informe policial dice que usted ha promovido en la mezquita de Talayuela el islamismo radical salafista y ese es el motivo de su expulsión de España. ¿Qué tiene que decir ante esta acusación?

-Llevo más de 20 años en Talayuela y nunca nadie, ni español ni marroquí, me ha acusado de maltrato ni de no estar integrado. Al revés. Tengo certificados del Ayuntamiento, de los colegios, del hospital, de los trabajadores sociales…, y todos dicen lo mismo, que he trabajado con ellos a favor de la integración entre los pueblos. Llevo donando sangre desde que llegué a España y se puede ver en los papeles del Banco de Sangre, somos la única comunidad musulmana que donó 16.000 euros a la sanidad cuando la covid… en cualquier cosa que he podido trabajar para la integración lo he hecho.

-¿Niega haber predicado a favor del salafismo?

-Lo niego. No sé de dónde ha sacado eso la Policía Nacional, que está acusando sin tener ninguna prueba. En cambio nosotros tenemos muchas pruebas de que eso no es así. Cualquiera puede preguntar a los jóvenes de la zona y le van a decir que no hay nada.

-¿Está entonces en contra del salafismo?

-Estoy en contra, yo no quiero eso. Cuando las bombas [se refiere al atentado de Las Ramblas del 2017, perpetrado con una furgoneta] de Barcelona estuve en una manifestación al lado del Ayuntamiento [de Talayuela] con todos los musulmanes. Estamos en contra, nosotros lo único que queremos es vivir en España en paz y dentro de la ley, porque es la ley gracias al Gobierno de España la que nos da el derecho de estar aquí con nuestra religión.

-¿Cómo explica entonces que la Policía haga esta acusación y la Audiencia Nacional la avale al no parar la expulsión? ¿No cree que alguna base tienen que tener?

-No lo sé. Yo me negué a trabajar con ellos. Vino dos veces un oficial de policía al centro islámico, creo que en 2014 o así, a pedirme que cualquier cosa que pasara se la contara a ellos. Me pidieron información de personas. Yo dije que no, que yo soy el presidente de un centro islámico y que no iba a hablar con la policía de las cosas de la mezquita. Han dicho también que hablamos con los niños, pero es que aquí hay jóvenes que tienen su cultura árabe y nosotros les enseñamos a hablar el idioma, para que cuando vayan a Marruecos puedan relacionarse con sus abuelos y con su cultura.

-¿No ha dicho usted nada en la mezquita que se haya podido interpretar como un apoyo al islamismo radical?

-No. Yo hablo de lo que dice el Corán y lo que dice el profeta, sin obligar a nadie a nada y porque la ley española lo permite. Nunca hablamos de que se trate mal al país en el que vives. El primer consejo que damos siempre es respetar al país en el que estás. En el Ramadán he reñido a la gente para que por la noche no se junte a hablar en la calle ni hable alto en su casa para no molestar a sus vecinos españoles que están durmiendo. A los niños siempre les digo que España está gastando mucho dinero para que ellos puedan estudiar, y que tienen que pensar cómo devolver ese favor que les está haciendo el país. ¿Dónde está en eso lo radical? Les digo que cuando sus padres estén mayores no tienen que llevarles a una residencia, sino llevarles a su casa. ¿Eso es radical?

-¿Cómo se produjo su detención?

-Salí de mi casa a las siete menos cuarto para ir a rezar, y cuando terminé me cogieron en la calle, que había tres coches y 12 personas, todos vestidos normal. Me meten rápido en un coche y me llevan a Cáceres.

-Usted conoce desde 2020 que hay un procedimiento de expulsión contra usted. ¿Qué ha hecho durante este tiempo?

-Sufrir. Tengo una niña de nueve meses, y llevo más de un año sufriendo y no he querido decir nada ni hablar nada, porque queríamos hacer las cosas bien. Eso creía yo. Este año no he tenido derecho a trabajo, ni a ayudas, ni a las becas de mis niños que estudian. Todas las amigas de mi hija que está en segundo de Bachillerato han tenido la ayuda, menos ella porque su padre es un hombre no sé qué. Tengo más de 20 años de cotización en la Seguridad Social. En julio intenté sacar los pasaportes para mis hijos para viajar a ver a sus abuelos y sus tíos, y no se los dieron porque dicen que su padre es un hombre radical. ¿Qué culpa tienen mis niños?

-Usted estaba esperando una vista judicial que hay fijada para el 8 de noviembre en la Audiencia Nacional sobre la orden de expulsión. ¿Sigue adelante?

-Vamos a presentar todo ante el juez y si hace falta iremos hasta Bélgica. En Marruecos no me voy a morir de hambre porque tengo a mi padre, mi casa y gracias a Dios todo está bien. Con el Gobierno de Marruecos no he tenido hasta ahora ningún problema, me han dicho que todo está limpio. La policía de Marruecos ha cogido los papeles que les ha dado la policía de España y estoy libre en casa de mi padre.

-¿Su mujer y sus hijos se van a quedar en Talayuela?

-Sí, mis hijos tienen la nacionalidad española.

-¿Espera poder volver?

-Sí, no voy a parar hasta poder volver porque creo que es mi derecho después de tantos años. Pido a los medios de comunicación que vayan a Talayuela y pregunten a la gente por mí, también a los españoles. A todos los que quieran. Estoy de acuerdo en que se hable de lo que dice la policía de mí, pero que se sepa también lo que dice la gente que me conoce. Si la policía puede probar una sola cosa de las que dicen, no hace falta que vuelva a España. Pero que traigan pruebas correctamente, no solo decir que han escuchado algo y creen que significa no sé qué. Doy las gracias a la gente de Talayuela.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Participantes en una concentración de Asturias Laica. | C. F.
Leer más

Nuevos movimientos en torno al reglamento de laicidad de Gijón

El Ayuntamiento de Gijón tiene en trámite un Reglamento de Laicidad Municipal que ha provocado un intenso debate…
Total
2
Share