Varias alcaldesas y concejalas de la comarca en la misa, procesión y ofrendas a la Virgen en Torreciudad (Huesca), santuario mariano del Opus Dei

Este domingo se celebró la fiesta de la Virgen de Torreciudad en una jornada desarrollada en el nuevo santuario y en la antigua ermita, con un completo programa de actividades que se puso en marcha a las 10:30 horas con la bienvenida ofrecida por el Paloteao de Naval, acompañado por gaiteros de Graus, con su dance a lo largo de la explanada hasta el interior del templo.

A las 11:00 comenzó la eucaristía, oficiada por el rector de Torreciudad, Pedro Díez-Antoñanzas y en la que cantó la Coral Villa de Graus, dirigida por Noelia Torres. En su homilía, Díez-Antoñanzas subrayó que «estamos en el mismo sitio en el que, desde hace cerca de diez siglos, vuestros antepasados han venido a poner a sus familias bajo la protección de la Virgen María y a darle gracias por tantos favores. Hoy nos unimos a esa fecunda historia de amor a la Madre de Dios».

Al terminar la misa, vecinos de Artasona, El Grado, Ubiergo y Graus portaron la imagen peregrina de Nuestra Señora de Torreciudad, acompañados por las autoridades presentes, mientras el Paloteao de Naval y los gaiteros de Graus precedían la procesión en dirección hacia la antigua ermita. Durante el recorrido se rezó el rosario y, al llegar, los fieles entonaron los antiguos Gozos a la Virgen de Torreciudad junto a la Coral Villa de Graus y realizaron varias ofrendas de flores y productos de la tierra.

Familias de la zona y veraneantes vivieron después una entrañable tradición: en el exterior de la ermita una antigua balanza colocada en el porche ha servido para expresar el gesto del ofrecimiento de sus hijos que los padres hacen a la Virgen de Torreciudad: uno de los platos recibía a los bebés y el otro las ofrendas que traían. En total, fueron 33 las criaturas colocadas en la báscula: 18 niñas y 15 niños, con Rodrigo como benjamín del grupo con sus 3 semanas de vida. Aceite, vino, legumbres y tomate rosa de Barbastro fueron los productos más utilizados, que se distribuyen entre hogares necesitados del territorio en colaboración con Caritas Diocesana de Barbastro-Monzón.

David Lafuente, vocal asesor de la Secretaría de Estado de Igualdad y recientemente nombrado Mantenedor de las Fiestas de Barbastro, con su esposa Nora, presentó a la Virgen a su hija Rita, de 3 meses de edad, con la que había llegado andando desde la cercana población de Ubiergo, acompañado de dos de sus tíos y un sobrino. «Me ha dado una enorme alegría ver que estas tradiciones perduran -comentó al terminar-, son valores que dan esperanza, merece la pena apostar por ellos».

Los actos concluyeron con una recreación histórica de tradiciones populares en torno a la ermita de Torreciudad,realizada por el grupo teatral Los Navegantes, y el reparto de la acostumbrada Caridad (torta y vino) entre los asistentes.

Fue numerosa la representación institucional, formada por, entre otras autoridades, las alcaldesas de El Grado, María Carmen Obis, y Graus, Gema Betorz, y el alcalde de Naval, Eusebio José Buil, acompañados de numerosos vecinos de los alrededores. Ángel Vidal, alcalde de Secastilla, municipio al que pertenece Torreciudad, excusó su presencia al coincidir con la Fiesta Patronal de su localidad. También participaron en los actos María José Olivera y Margarita Español, concejalas de El Grado, y María Jesús Morera, consejera de la Comarca del Somontano de Barbastro.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...