UNI Laica denuncia la celebración del “Pregón Universitario de Semana Santa” en el Paraninfo de la Universidad de Sevilla, presidido por una Vicerrectora

El pasado 2 de abril se celebró el “Pregón Universitario de Semana Santa” en el Paraninfo de la Universidad de Sevilla. Como puede comprobarse en el vídeo que proporciona la misma Universidad (http://tv.us.es/pregon-universitario-2019/), el “acto institucional” estuvo presidido, en nombre del Rector, por María Elena Cano Bazaga, Vicerrectora de Relaciones Institucionales. La Vicerrectora se congratuló de estar en “el espacio de mayor honor de las universidades, reservado para los acontecimientos importantes de la vida académica” (el Paraninfo), para un “acto solemne, cofrade y universitario”. También estuvo en la mesa presidencial, junto a un sacerdote, el director del Servicio de Asistencia Religiosa de la Universidad de Sevilla y miembros de hermandades, el Decano de la Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología, Máximo Jesús de la Fuente Ginés.

El acto, celebrado con la ostensible presencia de varios símbolos religiosos, mantuvo una continua confusión entre lo universitario y lo confesional católico; de hecho, el Hermano Mayor de la Hermandad de los Estudiantes, Jesús Reza Rodríguez, pronto aclaró que “[este] no es un acto meramente cultural, sino que se hace presente nuestra naturaleza religiosa, se hace presente la Iglesia Católica, de la que somos parte y a la que con alegría y convicción profesamos nuestra obediencia en la persona del Sr. Arzobispo”. La naturaleza religiosa católica del evento dominó absolutamente, como era de esperar, el pregón, realizado por una estudiante: “la Virgen sigue aquí…”, “¡gloria a Jesús resucitado!”, etc., etc.

La Vicerrectora cerró el acto invocando el respeto a la aconfesionalidad y la neutralidad constitucionales en el seno universitario, pero de una muy particular manera: además de apelar al “diálogo permanente entre el conocimiento científico y la fe”, y de recitar “nadie sabe lo bastante, porque el más sabio y más cierto, lleva 2000 años muerto y sigue siendo estudiante” y “yo soy de la Buena Muerte… sigo a un Cristo sin mirada”, celebró los 30 años del Servicio de Asistencia Religiosa de la Universidad de Sevilla (el SARUS) y se congratuló de que esta Universidad haya estado implicada en la restauración de la imagen titular de la Hermandad de los Estudiantes, la del Cristo de la Buena Muerte, por “el cuidado de la imagen de nuestro Cristo”. Cabe preguntarse que si esto es aconfesionalidad y neutralidad, qué será confesionalidad y favoritismo.

UNI Laica denunciará próximamente la celebración de este pregón ante el Defensor Universitario, para lo que cuenta con el apoyo de los sindicatos CCOO, SAT y probablemente alguno más, así como del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (CADUS), del Movimiento de Acción Estudiantil (MAE) y de miembros de la Universidad de Sevilla a título particular.

En su denuncia ante el Defensor, UNI Laica destaca que ya el pasado 29 de marzo presentó un escrito de queja dirigido al Rector en el que se solicitaba que tal acto confesional no se realizara en el Paraninfo ni en ningún otro espacio académico de la Universidad, ni que al mismo acudieran autoridades académicas en representación oficial de la Universidad, pero a pesar de ello la convocatoria se mantuvo y el acto se celebró con la presencia de la citada Vicerrectora en representación del Rector.

UNI Laica hace notar que la utilización de un espacio académico como el Paraninfo de la Universidad de Sevilla para la realización de un acto confesional, al que se le otorga el carácter de acto oficial de la Universidad, atenta contra el principio constitucional de aconfesionalidad del Estado y contra el principio general de neutralidad ideológica y religiosa que deben mostrar todas las instituciones democráticas. Esta inaceptable intromisión confesional en el ámbito universitario es especialmente grave al tratarse de una Universidad Pública, ya que se vulnera en ella el derecho a la libertad de pensamiento y de conciencia, y constituye una falta de respeto institucional a la diversidad de convicciones y creencias de los miembros de la comunidad universitaria.

Las palabras de la Vicerrectora y de los demás intervinientes delatan con claridad que se trató de un acto de proselitismo religioso. Fue un escandaloso y descarado intento de apropiación de lo que debería ser una institución pública, democrática y plural, es decir, de la Universidad de todos, por una parte de los fieles de una opción religiosa particular, así como la imposición de facto de unas creencias religiosas particulares al conjunto de los miembros de la comunidad universitaria.

UNI Laica le argumenta al Defensor que este tipo de actos, que implican una inaceptable confusión entre el ámbito académico y el religioso, constituyen una herencia de regímenes totalitarios pasados que no deberían normalizarse o aceptarse acríticamente en una Universidad Europea del siglo XXI, amparándose para ello en la coartada de la tradición o de la popularidad de una celebración confesional particular. UNI Laica defiende el principio de libertad de conciencia y, por tanto, el derecho de todas las personas a profesar cualquier confesión religiosa, así como también la libertad de no adscribirse a ninguna.

El escrito al Defensor finaliza así:

“Desde UNI Laica le transmitimos una rotunda queja por la celebración de un acto de proselitismo religioso en una universidad pública. Si esto es repudiable en cualquier caso, lo es mucho más que el acto se haya realizado no en alguno de los numerosísimos edificios religiosos existentes en la ciudad de Sevilla, ni siquiera en alguna de las capillas católicas con las que –lamentablemente– cuenta la Universidad Hispalense, sino en un lugar tan emblemático y revestido de dignidad académica como es el Paraninfo. Por todo ello, en defensa de la aconfesionalidad y la dignidad universitarias, rechazamos la celebración de este tipo de eventos confesionales en espacios académicos universitarios y solicitamos la intervención del Defensor del Universitario para que inste al actual Equipo de Gobierno de la Universidad de Sevilla a que en lo sucesivo respete escrupulosamente el principio de aconfesionalidad del Estado y de neutralidad de las instituciones públicas en materia religiosa y de creencias y convicciones.”


Aparece en:

20 Minutos (Agencia Europa Press)

La Vanguardia

Andalucía Información

La Razón

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...