UNI Laica denuncia la afrenta académica y ciudadana que supone la inauguraron confesional del Curso Académico en las Universidades de la Comunidad de Madrid

El pasado 13 de septiembre se celebró, como primer acto de la Apertura Oficial del nuevo Curso Académico de todas las universidades de Madrid (incluyendo, por tanto, las públicas), una ceremonia religiosa encabezada por Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, en la Catedral Magistral de este mismo municipio madrileño. (Este año le ha correspondido a la Universidad de Alcalá ser la sede de la inauguración del curso universitario en la Comunidad de Madrid).

La ceremonia consistió en una alocución y una bendición a cargo del obispo, y en ella participaron, según el propio obispado de Alcalá, todos los rectores de las universidades de Madrid (con especial protagonismo del rector de la Universidad de Alcalá de Henares, José Vicente Saz), además de representantes de la Comunidad de Madrid, Comunidad de Castilla-La Mancha y Consistorio Municipal de Alcalá.

En UNI Laica defendemos que cada persona o instancia particular celebre el comienzo del curso como le parezca conveniente, por ejemplo, con un acto de tipo religioso. Sin embargo, nos parece una grave irregularidad que participen en ese acto religioso diversas autoridades académicas y de otro tipo, encabezadas por algunos rectores, de forma destacada el de la Universidad de Alcalá de Henares. ¿No se le ocurrió a estos altos cargos universitarios tener la prudencia y la decencia de asistir a titulo privado, en vez de como máximas autoridades académicas, representando a toda la comunidad universitaria, muy diversa en convicciones? El rector de Alcalá participó, además, de una manera ostentosa, apareciendo en cada oportunidad junto al obispo.

Por esta razón, el obispo, en su alocución, no saludó a individuos como José Vicente Saz y otros, sino al rector de Alcalá y a las otras autoridades universitarias y de otra índole, entre las que mencionó a la consejera de Educación de la Comunidad de Castilla La Mancha.

Tras la bendición episcopal, tuvo lugar la comitiva desde la catedral hasta el Paraninfo de la Universidad de Alcalá, para celebrar ahí el acto académico. En el trayecto se les unió la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Pues bien, tanto ésta como el rector alcalaíno recorrieron el trayecto junto al obispo, en lo que parecía (por esa visión y por el punto de partida), más que una comitiva cívica, una procesión religioso-académica.

Ya por fin en en el acto académico, no solo estuvo también, como autoridad relevante, el obispo, sino que la presidenta de la Comunidad lo destacó, en su discurso, entre las autoridades presentes.

Desde UNI Laica denunciamos estas actuaciones confesionales de las autoridades académicas, y también de las políticas, pues menoscaban la dignidad y el prestigio científico y humanistico de la universidad pública, atentan contra su aconfesionalidad, y desprecian la diversidad de creencias y convicciones de los miembros de las universidades y de la ciudadanía en general.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...