Un obispo católico canadiense acusado de poseer y distribuir pornografía infantil se entrega a la policía

El obispo católico Raymond Lahey se ha entregado hoy a la Policía canadiense, que ayer emitió una orden de búsqueda y captura tras descubrir en su poder imágenes pornográficas infantiles.

Lahey, obispo de una diócesis en la provincia de Nueva Escocia, se ha presentado voluntariamente en una comisaria de Ottawa acompañado de su abogado.

Según la policía, el pasado 15 de septiembre, Lahey llegó al aeropuerto internacional de Ottawa procedente de Europa y durante una inspección rutinaria de su ordenador portátil los agentes de aduanas descubrieron supuestas imágenes pornográficas de menores de edad.

Hallazgo de archivos reveladores

Un portavoz de la policía de Ottawa, el inspector Alain Boucher, justificó hoy el retraso entre el descubrimiento de las imágenes y el arresto de Lahey porque los individuos de las imágenes parecían jóvenes, pero no era lo suficientemente definitivas para que los investigadores obtuvieran una orden para retener el ordenador. Posteriormente, los especialistas de la policía encontraron otros archivos más reveladores.

Con esas pruebas, el 25 de septiembre la policía acusó a Lahey, de 69 años, de posesión y distribución de pornografía infantil. Lahey dimitió de su puesto como obispo de la diócesis de Antigonish, en la provincia de Nueva Escocia, el pasado sábado.

En una carta remitida a sus feligreses Lahey admitió que la renuncia se debía a razones personales y que necesitaba tiempo para efectuar una "renovación personal".

Responsable del acuerdo con víctimas de abusos sexuales

El arzobispo de Halifax, Antony Mancini, ha dicho hoy que él desconocía las razones de la dimisión de Lahey hasta que se hizo pública la orden de arresto del obispo. Pero Mancini ha añadido que el Papa Benedicto XVI debe haber sabido "la gravedad del asunto" porque Lahey le envió una carta de renuncia y el Papa la aceptó.

Lahey fue responsable de negociar un acuerdo con decenas de víctimas de abusos sexuales cometidos por religiosos católicos en su diócesis. El acuerdo obliga a la diócesis a pagar 15 millones de dólares (unos 13,8 millones de dólares estadounidenses) a las víctimas de abusos que en algunos casos fueron cometidos en 1950.

"Quiero asegurar que desde hace tiempo, nuestra diócesis, como otras en Canadá, ha estado tomando medidas para proteger nuestra infancia y juventud", declaró el obispo durante una conferencia de prensa tras anunciar el acuerdo en agosto.

La televisión pública canadiense, CBC, ha informado hoy que Lahey será puesto en libertad tras pagar una fianza de 9.000 dólares y que el religioso tendrá que mantenerse apartado de parques y de menores. Igualmente no tiene permitido utilizar internet.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...