Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Un judaísmo laico y progresista

Max Nordau nació en 1912 con ideas progresistas que trajeron judíos europeos, que pertenecían a partidos de izquierda, recuerda su presidente. Se considera en una línea paralela a la AMIA local y aboga por un “judaísmo laico”

“Nuestra premisa es: dos pueblos, dos territorios”. “Nuestra postura es un judaísmo laico y progresista”. Con estos dos conceptos, Osvaldo Hirsch, actual presidente de Max Nordau, intentó resumir cuál es el pensamiento de esta histórica institución de la comunidad judía platense que nació en 1912.
En ese momento -dice Hirsch- “los inmigrantes judíos que llegaron de Europa a La Plata con ideas progresistas y pertenecientes a partidos de izquierda deciden fundar la Biblioteca Max Nordau. Era un lugar para reunirse y leer. A media que fueron creciendo, les sirvió para ir educando a sus hijos”.
De este modo se fundó la escuela Max Nordau (11, entre 58 y 59), que es laica. Actualmente tiene 40 alumnos, de los cuales no todos son judíos. “Algunos padres mandan a sus hijos por el nivel educativo”, puntualiza.
“Nosotros formamos gente comprometida con la sociedad, con el oprimido, y luchamos contra todo aquello que no sea justo. Para nosotros, el judaísmo pasa por aprender sus valores y luego llevarlos a la práctica. De lo contrario, no seríamos coherentes”, señala Hirsch, que desde 1995 es director de la escuela y desde hace cuatro también de la Biblioteca.
“Esta -continúa- es una institución abierta. Acá nadie te va a preguntar si sos o no judío. Pregonamos nuestros valores en pos de un mundo mejor”.
Hirsch, nieto de inmigrantes judíos húngaros y polacos, considera a Max Nordau como una entidad “paralela a la AMIA, ya que tenemos pensamientos diferentes. Todos nuestros actos son en la calle con partidos políticos, sindicatos, centros de estudiantes, colegios secundarios y la ciudadanía platense en general”.
Este hombre, dueño de una conocida casa de disfraces de la ciudad, dice que “siempre pelea por la paz” y a título personal afirma: “Quiero un alto el fuego ya. No tolero las masacres. Creo que el gobierno israelí en los últimos tiempos tuvo acciones muy criticables. Ojo que con esto no justifico al terrorismo, que es terrible, que no reconoce al Estado de Israel y que apunta directamente contra los civiles”.
Hirsch pide que se diferencie al gobierno (“que cambia con el paso de los años, por elección del pueblo”) del Estado de Israel en sí. En Max Nordau “todos queremos la paz”, resume (inf. sobre el conflicto, pág. 12).

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share