Un activista antimusulmán simula una invasión de Estado Islámico en Praga

El islamófobo iba montado en un camello y acompañado de varios seguidores que dispararon al aire con armas falsas. La policía lo investiga por causar una falsa alarma entre la población

La policía checa está investigando al activista antimusulmánMartin Konvicka por haber llevado a cabo una simulación de una invasión de milicianos de Estado Islámico en la plaza de la Ciudad Antigua de Praga, según informan este lunes los medios locales y recoge Europa Press.

Konvicka llegó a la céntrica plaza, uno de los principales destinos de la capital checa, a lomos de un camello y acompañado por varias personas más vestidas de camuflaje en un jeep y a piey que llevaban barbas postizas.

A continuación, dispararon al aire con armas de réplica y gritaron «Allahu akbar» (Dios es el más grande), según se puede ver en un vídeo en YouTube, en el que se observa como turistas y viandantes miran perplejos lo que está sucediendo y toman fotos y vídeos con sus teléfonos móviles.

Tras ello, Konvincka se subió a la parte trasera del jeep, donde iba inicialmente una mujer vestida con el mono naranja que Estado Islámico usa para sus prisioneros, y se dirigió a los presentes mientras otro hombre vestido de negro enarbolaba la bandera del grupo terrorista.

Finalmente, tras la intervención de la policía, el activista y quienes le acompañaban en su acto reivindicativo fueron evacuados de la plaza. La policía investiga ahora si Konvicka ha incurrido en un delito de generar una alarma falsa entre la población.

En declaraciones a la web del diario Lidovky, Kovincka se ha mostrado satisfecho por su actuación y explicó que ésta fue «un recordatorio de la ocupación 21 de agosto de 1968» por la Unión Soviética. «La ocupación soviética estaba lejos de ser la única amenaza a la libertad, hoy en día existen peligros mucho mayores», defendió.

El activista no ha querido pronunciarse sobre el hecho de que su actuación generó el pánico entre algunas personas, que corrieron a buscar refugio en los alrededores. «Mostramos a los espectadores y los habitantes de Praga lo que queríamos mostrar:cómo sería el inicio de un nuevo totalitarismo en el país«, zanjó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...