Suma y sigue: El Papa autoriza la beatificación de 17 nuevos mártires de la Guerra civil

El jesuita Tiburcio Arnáiz, fundador de las Misioneras Doctrinales Rurales, subirá a los altares. El Papa firmó esta mañana los decretos de beatificación del religioso español, fallecido en 1926, así como los de Teodoro Illera Del Olmo junto con otros 15 catalanes relacionados con la Congregación de San Pedro ad Vincula, asesinados durante la guerra civil española.

La Congregación de las Causas de los Santos aprobó un milagro producido por la intercesión del jesuita: la «curación inexplicable» de Manuel Antonio Lucena García, de 41 años, que sufrió un infarto de miocardio que le mantuvo sin oxigenación alrededor de 10 minutos.

Al tiempo, autorizó el decreto que prueba el martirio «por odio de la fe» sufrido por Del Olmo y otros compañeros y compañeras, religiosos y laicos catalanes, asesinados durante la «persecución religiosa» en España entre 1936 y 1937. En la causa, se encuentran estos miembros de la congregación de San Pedro, así como una religiosa de las Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones y tres religiosas de las Hermanas Capuchinas de la Madre del Divino Pastor.

La ‘cuota española’ en esta firma de decretos se completó con la declaración de las virtudes heroicas del jesuita Alfonzo Barzana, que murió en Cuzco en 1597; y la monja María Ana de Manzanedo Maldonado, que tomó el nombre de María Ana de San Juan, Fundadora de los Monasterios de las Agustinas Recoletas, nacida en Alba de Tormes (España) en 1568 y fallecida en Madrid en 1638.

Junto a ellos, la Iglesia también reconoció un milagro atribuido a la intercesión del Venerable Siervo de Dios Giovanni Battista Fouque, Sacerdote diocesano nacido en Marsella, Francia, el 12 de septiembre de 1851 y fallecido el 5 de diciembre de 1926; y la beatificación de María Carmen Rendiles Martínez, Fundadora del Instituto de las Siervas de Jesús de Venezuela.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...