Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

[Suiza] La Iglesia protestante de Ginebra enfrenta serias dificultades financieras al contar solo con donaciones de fieles y no subvenciones públicas

La conclusión es clara. “Las donaciones han bajado un 40 % en comparación con la media de los últimos seis años”, señala Joël Rochat, tesorero de la Iglesia protestante de Ginebra (EPG). “Y sigue el bajón”, apunta el jefe del departamento económico del Consejo del Consistorio (ejecutivo). El laicismo de Ginebra obliga, la EPG solo se financia con donaciones de sus miembros y de varias fundaciones, a diferencia de las otras iglesias de Romandía, con la excepción de Neuchâtel. Solo para su nómina, la EPG gastó 9,1 millones de francos en 2021, o tres cuartas partes de su presupuesto, mientras que las donaciones este año solo aportan más de 8,7.

La causa del problema: “Nuestros feligreses están envejeciendo y cada vez son menos”, señala Stefan Keller, secretario general. Lo que, para la institución religiosa, implica “una mayor dependencia de los grandes donantes, que contribuyen sustancialmente al presupuesto de la EPG”, subraya Joël Rochat, refiriéndose a donaciones privadas de al menos 10.000 francos. Entonces, ¿la EPG está en crisis? “El problema o el azar de este declive constante es que nos obligará a revisar la estructura de nuestra Iglesia”, plantea la presidenta de la institución, Eva Di Fortunato.

Solidaridad solicitada

Habiéndose vuelto peligrosamente recurrente la caída de las donaciones, el Consejo del Consistorio de la EPG estudia soluciones duraderas para suplir el déficit. Y si la primera vía es gastar menos, Eva Di Fortunato le asegura: “Está excluido despedir”. Esto es tanto más cuanto que una próxima ola de jubilaciones entre los pastores corre el riesgo de causar una grave escasez de personal, que la sucesión, actualmente demasiado débil, tendrá dificultades para contener.

En busca de soluciones, el presidente de la EPG emprendió un recorrido informativo por la treintena de parroquias del cantón, con el objetivo de proponer nuevos financiamientos para la nómina de la Iglesia, en la que por ahora las parroquias participan modestamente. Evidentemente: la posibilidad de establecer un mecanismo a través del cual las parroquias serían llamadas a contribuir. Por el momento, estos últimos han concedido préstamos, esfuerzo que está resultando insuficiente. “¡La verdadera solidaridad no se hace con préstamos!” comentó el presidente.

Por el lado de los gastos, la EPG también quiere revisar las “subvenciones y asignaciones asignadas a las asociaciones que forman parte de la red eclesial y las contribuciones que se realizan en el marco de la coordinación entre las Iglesias”, informa Stefan Keller. “No se trata de detener nuestras propias donaciones. Pero es urgente hacer un ajuste a algunas de estas sumas, que nunca han sido cuestionadas”, agrega Eva Di Fortunato.

Mejorar el rendimiento inmobiliario

Otra solución prevista consiste en rentabilizar el parque inmobiliario de la EPG. “Actualmente, la renta de la propiedad financia el 10% de nuestro presupuesto”, explica Joël Rochat. “Nuestro objetivo es duplicar este porcentaje en los próximos cinco o seis años. Es ambicioso, pero alcanzable”, dice antes de mencionar los tres proyectos en curso. Aún siendo discreto sobre el primero, que está a la espera de una licencia de obras inminente, Joël Rochat detalla los dos siguientes: “En Veyrier, se trata de construir un edificio residencial en una de nuestras parcelas. En Champel, es un proyecto más sustancial, con un edificio y un nuevo lugar de culto. Y Stefan Keller añade que “la EPG ya ha transformado y alquilado sus presbiterios, que antes se utilizaban como alojamiento para el personal”. y vender? “La EPG quiere conservar la propiedad de su propiedad”, dice Joël Rochat.

Preguntado por la posibilidad de interesar a nuevos miembros, y por tanto nuevos colaboradores, el pastor Emmanuel Rolland, responsable de la misión dentro de la EPG, se replantea: “Antes de pedir a gente de fuera que venga a financiar nuestra Iglesia, debemos apostar por una conciencia por parte de los protestantes de Ginebra”. Selon Eva Di Fortunato, il est urgent de rappeler à la société que l’Eglise est reconnue d’utilité publique, notamment grâce à son travail d’aumônerie en hôpital, les services funèbres et l’entretien de bâtiments historiques comme la cathédrale Saint- Piedra. La pelota está, por tanto, en el tejado de los protestantes.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share