Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
Una mujer sujeta de la mano a una niña, en el campamento de AL Roj, en el noreste de Siria, en marzo de 2021.DELIL SOULEIMAN

[Siria] Francia repatría a 16 mujeres yihadistas y 35 menores retenidos en Siria

París, que mantenía hasta ahora una política de “caso por caso”, había aceptado a cuentagotas el retorno de menores hijos de yihadistas, pero no de adultos

Francia ha anunciado este martes la repatriación de 35 menores de nacionalidad francesa y 16 mujeres de los campamentos del noreste de Siria, donde permanecen retenidos familiares de yihadistas vinculados al grupo terrorista Estado Islámico (ISIS). El colectivo de parientes de estos niños en Francia, que desde hace años reclama el retorno de los menores, ha celebrado una noticia que espera, dice, sea el principio de un cambio de la política del “caso por caso” que París mantenía hasta ahora, limitando al mínimo la llegada de estos menores a territorio galo y rechazando el regreso de los adultos, incluidas las madres, a menudo acusadas también de haber participado en actividades yihadistas.

Según un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores francés, los menores repatriados han sido entregados a los servicios encargados de ayuda a la infancia, que se encargarán de realizarles un “seguimiento médico”. Por su parte, las 16 mujeres han sido “entregadas a las autoridades judiciales competentes”, agrega el escueto escrito oficial, que agradece a las autoridades locales del noreste sirio “por la cooperación que ha hecho posible esta operación”.

La Fiscalía Nacional Antiterrorista ha precisado por su parte que de los 35 menores, siete son niños aislados, es decir, no acompañados o huérfanos. Uno de los menores repatriados ha sido puesto en detención preventiva, dado que se trata de “un hombre joven que llegará a la mayoría de edad en los próximos días” y sobre el cual existen sospechas de que podría haber participado en una “asociación terrorista”, explica la fiscalía especializada en un comunicado.

Aunque los demás niños repatriados están acogidos en instituciones para menores, la fiscalía antiterrorista realizará a partir de ahora “un seguimiento centralizado, en contacto con las fiscalías locales” de estos menores, conforme, señala, con las instrucciones del Ministerio de Justicia francés.

Respecto a las 16 mujeres repatriadas, la Fiscalía señala que 12 lo han hecho acompañando a sus hijos, mientras que otras cuatro ya habían consentido, en los pasados 12 meses, que sus hijos regresaran a Francia solos. Sus edades oscilan entre los 22 y los 39 años y tienen nacionalidad francesa salvo dos, cuyos hijos, sin embargo, sí cuentan con ella. Todas permanecen retenidas. La mitad se encuentra en prisión preventiva “en ejecución de una orden de búsqueda”. Sobre las ocho restantes pesaba una orden de detención, según explica la Fiscalía Antiterrorista.

El Colectivo de Familias Unidas, que agrupa a familiares de estos menores y de sus madres y que lleva años luchando por la repatriación de sus nietos e hijas, ha revelado que algunos de los pequeños repatriados son huérfanos y que otros regresan con sus madres, una de ellas, afirman, agonizante y que “arriesgaba morir en el campo de internamiento”. En cualquier caso, destacan, el regreso de menores acompañados de sus madres es una novedad en el caso francés que esperan suponga un cambio de política.

“Es la primera vez que Francia repatría niños con sus madres de campos de prisioneros sirios”, destacan los familiares, que reclaman que “esta primera operación suponga el fin de una política inhumana que dura años”. “Esperamos que esta repatriación signifique el fin de la abyecta política del ‘caso por caso’ que busca clasificar a los niños, separar a hermanos y arrancar a niños de sus madres, abandonadas en los campos”, agregan.

Según el colectivo, todavía quedan 150 menores de nacionalidad francesa en el campamento de Al Roj y el francés es uno de los gobiernos europeos que menos esfuerzos ha realizado para recuperar a estos jóvenes, pese a las condenas de instituciones internacionales a su política. En febrero, el entonces ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, reiteró su rechazo a reformar la política del “caso por caso” que, desde la caída del ISIS en 2019, ha permitido la repatriación de menores pero no de sus madres.

“Para los menores aislados, los huérfanos, y para aquellos cuya madre acepte su marcha, seguiremos realizando operaciones extremadamente peligrosas”, dijo Le Drian en la cadena France 5. “Pero para los adultos no”, zanjó el responsable de la diplomacia francesa, sustituido tras las elecciones de la primavera por Catherine Colonna, responsable ahora de esta repatriación conjunta de madres y menores.

“Nuestro país está cada vez más aislado al optar por la inhumanidad y la irresponsabilidad, al contrario que Alemania, Bélgica y tantos otros países europeos” que han efectuado más repatriaciones que Francia. Desde 2016, París solo había repatriado a 126 menores, denuncia el Colectivo de Familias Unidas. Según sus cálculos, en 2021 fueron repatriadas 97 mujeres y niños europeos. Solo siete de ellos eran franceses, todos menores. Desde el 1 de enero y hasta el 4 de julio, otros países europeos habían repatriado a 65 niños y 27 mujeres, ninguno de ellos franceses.

España, con 17 niños y tres mujeres (más una de origen marroquí, pero con hijos de padre español) alojados en los campamentos del noreste sirio, no ha efectuado ninguna repatriación.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share