Rouco celebra su «fiesta de la familia» sin Sistach

El cardenal de Barcelona convoca su propia jornada arropado por el «ministro» del Papa en la materia

Maltrato a la familia, atropellos jurídicos a causa del matrimonio entre personas del mismo sexo, el crimen del aborto, la funesta ideología de género… Con esta terminología en negativo han calentado los obispos el ambiente que culmina este domingo en la plaza de Colón de Madrid con la séptima Jornada de la Sagrada Familia, este año con el lema Esposo y esposa, padre y madre por la gracia de Dios.Se pretende que sea una fiesta, pero suele ser un clamor reivindicativo. En palabras del cardenal Antonio María Rouco, arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, “se ha legislado de tal modo que a la familia se le ponen obstáculos en sus aspectos básicos y no se le facilita que crezca”.

El cardenal Rouco, que cumplió el pasado agosto 77 años, se enfrenta este año a un inconveniente en su empeño por reunir en la jornada a varios centenares de miles de fieles llegados de toda España. Prácticamente a la misma hora, su colega de Barcelona, el cardenal Lluis Martínez Sistach, ha convocado su propia jornada, a la que acudirá nada menos que el presidente del Pontificio Consejo para la Familia, el arzobispo Vicenzo Paglia. La misa la oficia en la basílica de la Sagrada Familia el propio presidente del dicasterio vaticano, arropado por el arzobispo Sistach y algunos de los prelados de la conferencia episcopal tarraconense.

En las dos ceremonias se conectará con el ‘angelus’ del Papa

Pese a todo, Rouco espera contar con “entre 30 y 40 obispos españoles, junto a otros de fuera de España”, según un comunicado de la oficina de prensa del arzobispado. Los actos han comenzado con una predicación de Kiko Argüello, el fundador del Camino Neocatecumenal (popularmente, Kikos), que para la ocasión se dice dispuesto a enviar “a unas 100 familias a evangelizar en territorios de misión”. Es la estrella de la jornada.

Poco antes del inicio de la misa, tanto en Madrid como en Barcelona, se conectará vía satélite con el Vaticano para escuchar el angelus que Francisco reza en la plaza de San Pedro, con una referencia obligada al reto al que se enfrenta su Iglesia cuando lleguen a Roma las respuestas de los fieles católicos a la encuesta preparatoria del sínodo sobre la familia convocado para el próximo octubre. La eucaristía estará presidida por el cardenal de Madrid. Está previsto que acuda como concelebrante el también cardenal Antonio Cañizares, prefecto de la Pontificia Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos y probable sustituto de Rouco cuando el Papa acepte a este la renuncia por haber cumplido con creces la edad canónica de jubilación, señalada a los 75.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...