Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
Fotograma de la película La Dama Del Cielo, retirada de las salas inglesias por presiones islámicas

Retiran una película sobre la hija de Mahoma, acusada de blasfema

Miedo en las salas de cine inglesas

Cineworld, propietaria de la cadena Regal en Estados Unidos, ha cancelado las proyecciones de ‘La dama del cielo’ después de que grupos musulmanes la acusaran de blasfemia y provocara protestas en varias ciudades del Reino Unido.

La compañía ha tomado esta decisión debido a “varios incidentes relacionados con este asunto” y para “garantizar la seguridad de nuestro personal y espectadores”. Las protestas estallaron frente a los cines en varias ciudades de Reino Unido después de que la película, del director Eli King y el guionista Sheikh Al-Habibi, comenzara a proyectarse durante el fin de semana festivo del jubileo de la Reina.

La dama del cielo cuenta la historia de Fátima, la hija del profeta Mahoma que vivió en el siglo VII. El film también establece vínculos entre el grupo militante del Estado Islámico y varias figuras históricas del Islam. Comienza con la invasión de Irak por ISIS, presentando un asesinato gráfico. Dado que el Islam prohíbe la representación directa de figuras religiosas, Fátima es vista como un personaje sin rostro, envuelta por un velo negro. 

Los manifestantes acusan a la película de representar de manera incorrecta y negativa a algunas de las figuras más importantes del Islam. Más de 120.000 personas han firmado una petición para que se retire de los cines de Reino Unido. En un correo electrónico a Cineworld, informado por el periódico local Bolton News , el presidente del Consejo de Mezquitas de Bolton, Asif Patel, describió la película como “blasfema”, afirmando que estaba “sustentada en una ideología sectaria” y “tergiversa las narrativas históricas ortodoxas y falta el respeto a los más estimados”. 

Malik Shlibak, productor ejecutivo del film, asegura que está a favor de que las personas expresen sus puntos de vista. Pero argumenta que los cines deberían “defender su derecho a mostrar películas que la gente quiere ver”. Acusa a las salas de “desmoronarse ante la presión y tomar estas decisiones para sofocar el ruido”, y agrega que la película supone un “esfuerzo artístico que habla y elabora sobre la historia y la religión, que siempre tiene una plétora de diferentes tomas e interpretaciones”.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share