Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

¿República o monarquía? Tiempo para elegir en España

Nuestro socio y amigo y animador de Europa laica desde Francia, Henri Peña Ruiz, nos remite un articulo publicado en la revista francesa Marianne en un llamado urgente y emotivo  por una tercera República en España. Nosotros lo hemos traducido  (Europa Laica)


Henri Peña-Ruiz mira hacia atrás en los vínculos entre el franquismo y la monarquía. La reciente partida del rey Juan Carlos podría ser, en su opinión, una buena oportunidad para elegir definitivamente la República.

 El ex rey de España, Juan Carlos, acaba de burlar a la justicia de su país huyendo de ella, para no tener que responder por sus malversaciones. Es indigno. El sucesor de Franco, elegido por el propio dictador, acaba de quitarse la máscara. Pero hay una leyenda promovida inteligentemente que necesita ser desmitificada: la del monarca salvador de la democracia en febrero de 1981. Más allá de eso, una cuestión clave sigue sin resolverse: ¿Sí o no, tendrán finalmente los pueblos de España derecho a elegir entre dos formas de democracia: la monarquía parlamentaria o la república? Unos cuantos recordatorios.

España en el corazón (Pablo Neruda).

Un poco de historia. El 12 de abril de 1931, una mayoría republicana ganó las elecciones españolas. El rey Alfonso XIII huyó. La República es proclamada. La esperanza abre el horizonte de los más pobres. La Segunda República otorga a las mujeres el derecho a votar y prevé un estatuto de autonomía para Cataluña. Una reforma agraria, adoptada el 15 de septiembre de 1932, prevé la redistribución de la tierra del latifundio entre los jornaleros Se prevé la separación laicista de la iglesia y el Estado. Pero las reformas fueron lentas en tener lugar, y la derecha recuperó fuerza, especialmente en 1934, año de una violenta represión contra los mineros rebeldes de Asturias. El 16 de febrero de 1936, el Frente Popular, una alianza de las izquierdas, alcanzó la victoria y con 254 escaños en las Cortes, derrotó al Frente Nacional. La legitimidad de la República se establece por segunda vez. Pero la derecha española se está volviendo fascista. Pronto se volvió hacia Hitler y Mussolini. Recuperar con las armas lo que se perdió por las urnas. La llamada guerra “civil” comienza con el pronunciamiento de Franco, ya asegurado del apoyo de los otros dos fascismos europeos. Lanzó el levantamiento fascista desde Marruecos el 17 de julio de 1936. La dimensión internacional del conflicto no puede escapar a nadie. Por un lado, Franco-Hitler-Mussolini, con una profusión de armas modernas. Por otro, republicanos valientes, pero mal armados a pesar de la ayuda distante de la Unión Soviética, el modesto escuadrón de España organizado por André Malraux y el compromiso fraterno de las Brigadas Internacionales. La traición tomó entonces el nombre desconcertante de “no intervención “de la Sociedad de Naciones impuesta a Blum por Chamberlain y Daladier, un especialista en el arte de dejar libre el fascismo, y que se repetiría en Múnich. Por lo tanto, es la República Española la que luchará la primera lucha contra el fascismo europeo. Perderá, abrumado por el diluvio de derrames de fuego, la Legión Cóndor, la élite del ejército alemán, las Flechas Negras de Mussolini y la luftwaffe (“fuerza aérea”) que experimentará la “alfombra de bombas “en Guernica, Madrid y Almería.

Una derrota anunciada el 12 de octubre de 1936 por Miguel de Unamuno, rector de la Universidad de Salamanca, una de las más antiguas de Europa. En el anfiteatro de la universidad ocupada por las tropas fascistas del general Millán Astray, los oye gritar “viva la muerte”. Se pone de pie y se dirige a ellos con estas palabras: “Ganarás, porque posees un exceso de fuerza brutal, pero no convencerás porque convencerte significa persuadir. Y para persuadirte tendrías que tener lo que te falta: razón y justicia en tu lucha. No creo que sea necesario instarle a pensar en España”

Franco rechaza cualquier amnistía y hará a los republicanos los parias del régimen.

La extraña “finalización” de la guerra mundial.

En febrero y marzo de 1939, la retirada del ejército republicano, que cruzó la frontera francesa en el paso de Perthus, tuvo lugar en pleno invierno. Aparcados en campos de concentración en Argelés, Gurs y Rivesaltes, estos soldados acosados y sus familias sufren disentería vinculada a la falta de higiene, desnutrición y las vejaciones de la policía francesa. A diferencia de las autoridades oficiales que equiparan a los 475.000 refugiados republicanos con indeseables, la población circundante practica una solidaridad multifacética. El gran poeta republicano Antonio Machado, agotado, muere en Colliure justo después de cruzar la frontera. Ahora descansa allí, la estela de su tumba adornada con una bandera republicana. Muchos soldados republicanos se unirán a la Resistencia Francesa, mientras que otros tratarán de mantener los matorrales en los Pirineos, con la esperanza de que la victoria sobre los nazis pondrá en entredicho el poder de su criatura, Francisco Franco. Una esperanza decepcionada, porque el pax americana impone el status quo.

Otra injusticia. El tribunal de Núremberg condenó los crímenes contra la humanidad de los nazis. ¿Por qué no aplicó esta condena a los bombardeos de Guernica, Almería y Madrid? Bombardear a la población civil para desalentar cualquier voluntad de libertad es una forma de matar a la humanidad en el hombre. Unos meses después de su exilio, sin la más mínima ingratitud por un país que les había sido tan inoportuno, muchos soldados republicanos tomaron las armas, junto con la resistencia francesa. Recordemos los tanques de la Novena División Blindada del General Leclerc, la Nueve, contribuyendo a la liberación de París. Liderados por españoles, llevaban los nombres de las victorias republicanas: Jarama, Guadalajara, Teruel. La grandeza del alma de los soldados que lucharon contra el fascismo por segunda vez fue mal recompensada por los aliados, que dejaron las cosas como estaban cuando la Alemania nazi se derrumbó. ¿Cómo podemos entender que la guerra había terminado cuando la criatura de Hitler y Mussolini, Franco, ¿continuó en el poder? La liberación tuvo lugar para los franceses. No para los españoles, que iban a sufrir 40 años de dictadura. El republicano Celestino Alfonso fue uno de los 23 combatientes de la resistencia disparados por los nazis, y apareció en el Cartel Rojo. La libertad volvió, muy tarde, con esta “transición democrática” tan mal nombrada, que comenzó por entronizar al protegido de Franco, Juan Carlos de Borbón y Borbón, consagrado de esta forma el segundo asesinato del régimen legal de España que no era otro que la Republica española.

Un rey ambiguo, nombrado por Franco, y un mito engañoso.

Franco murió el 20 de noviembre de 1975. Juan Carlos I de Borbón gobernará España, por decisión del único dictador. Fue el propio Franco quien, en 1969, ante las Cortes Generales, nombró al príncipe Juan Carlos de Borbón, infante de España, para sucederlo como rey de España. La curiosa “transición democrática”, dominada por los cuadros franquistas, tiene lugar sin preguntarse el tipo de régimen democrático deseado por el pueblo español: monarquía parlamentaria o república. Sin embargo, el hecho no crea ley, especialmente cuando se basa en la injusticia. Rajoy, el líder de la derecha española, quería prohibir la exhibición de la bandera republicana, púrpura-amarilla-roja en tres franjas iguales. Sin embargo, esta bandera es de hecho la del Estado de derecho, mientras que la bandera actual, rojo-amarillo-rojo, con la cresta real en su centro, y la corona coronada por la cruz como en la época del Sacro Imperio Germánico Romano, fue impuesta por los descendientes de los vencedores de la llamada guerra civil, prestos a blandir el chantaje de una nueva guerra en caso de resistencia. También hay que señalar que esta bandera es inconstitucional en virtud de la constitución de 1978, que establece: “Artículo 16. Ninguna confesión religiosa tendrá un carácter estatal.  Artículo 14 Los españoles son iguales ante la ley, sin discriminación alguna por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra situación o circunstancia personal o social.” Además, se cumplen, post morten, tres exigencias de Franco. En primer lugar, no hay disolución de las Cortes Franquistas y del Movimiento Nacional sin su consentimiento. En segundo lugar, la impunidad total de los militares y los cuadros franquistas que permanecerán es sus puestos. Por último, no hay concesión a autonomistas vascos y catalanes. ¿Una transición “democrática”? ¿Quién puede seguir creyéndola?

El 23 de febrero de 1981, un intento de golpe de Estado por parte del General Armada mediante el asalto de las Cortes, pistola en mano, del teniente coronel Antonio Tejero. ¿Cuál es la actitud del rey? Su ambigüedad es notable. Un informe del embajador alemán, desclasificado en 2012, señala que, en su conversación con Juan Carlos, muestra simpatía por Tejero y los conspiradores. Muchos testigos sintieron que sabía lo que se avecinaba para el 23 de febrero y señalaron sus largas dudas antes de intervenir en la televisión pública. Todo sucede entonces como si estuviera esperando a ver si el llamado a la rebelión de las fuerzas armadas fuera seguido o no. Sin embargo, no fue seguido, excepto por el general Milans del Bosch en Valencia. El rey esperó siete horas para protestar contra el putsch militar. Su discurso televisado en la noche del 23 al 24 de febrero colocó a los jefes de los por encima de las autoridades civiles. Así se forjó la leyenda de un rey salvador de la democracia. Sin embargo, no fue Juan Carlos quien salvó la democracia, sino el aislamiento de los nostálgicos del franquismo. Las huellas perdurables de la violencia de la dictadura nacional-católica habían sido decisivas para aislar a los fascistas. El hecho es que el aparato estatal heredado del franquismo permaneció intacto. Durante mucho tiempo bloqueó el advenimiento de una memoria histórica, tan esencial para las familias de los asesinados por los franquistas, para evitar es el olvido. Los crímenes de lesa humanidad y los crímenes de guerra de Franco, aunque no son amnistiables, no fueron juzgados. El juez Garzón, valiente, trató de recordarlos, como parte de la Memoria Histórica. En vano, porque los esbirros del dictador lograron bloquear. ¿Cuántos civiles asesinados cuyos cuerpos nunca han sido encontrados?

España en Marcha (Gabriel Celaya y Paco Ibáñez).

El escritor Jorge Semprun, ministro de Cultura de España, descansa en Francia, como tantos otros republicanos que se exiliaron allí. Quería que su ataúd fuera cubierto por la bandera republicana. Morado, amarillo, rojo. Violeta, amarillo, rojo. Lealtad ejemplar. Hoy la monarquía, impuesta por el franquismo contra el régimen legal de la segunda República, se queda sin aliento, desacreditada por la corrupción de la familia real. Pero, sobre todo, es un legado de Franco. Ya es hora de cerrar el paréntesis abierto por el pronunciamiento fascista del 17 de julio de 1936. Sin esperar, debemos dar ya la oportunidad a una Tercera República española.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

Moras como Dios manda

Hay una reislamización en la cuestión de los derechos de las mujeres que está contando con el beneplácito,…
Total
0
Share