Religioso franciscano detenido por denuncias de abuso sexual en O Cebreiro

La Guardia Civil pondrá esta mañana a disposición judicial a un religioso de la Orden Franciscana que prestaba servicio en la comunidad de O Cebreiro después de interrogarlo tras su detención como presunto autor de abusos sexuales a un discapacitado y a una menor de la zona. La detención se produjo el lunes en este enclave señero del Camino Francés a Santiago (municipio de Pedrafita, Lugo) después de ser investigado, supuestamente, por sendas denuncias presentadas por las familias de sus presuntas víctimas. El individuo, que responde a las iniciales J.Q., ha declarado, de momento, en dependencias del instituto armado en Lugo, que se incautó de abundante material sensible. Según una fuente de la investigación, se le intervinieron dispositivos electrónicos, móviles y ordenador, en los que se han descubierto archivos multimedia y en los que aparece con la menor manteniendo relaciones sexuales. Además, se le imputa un delito de apropiación indebida, al creer que se quedaba con dinero del cepillo del Santuario de O Cebreiro, que hace acopio de generosas dádivas por la gran afluencia de peregrinos y turistas.

El arrestado integraba una comunidad formada por media docena de hermanos franciscanos que se hicieron cargo del santuario de O Cebreiro hace seis años, en sustitución del párroco que había antes. Mientras se espera que esta mañana declare el detenido ante el juez de Becerreá, que ha asumido el caso, no se han hecho esperar las reacciones de la Iglesia, una vez que ha trascendido la noticia. El obispado de Lugo, del que depende esta parroquia, habla de «vergüenza», mientras que la Provincia Franciscana de Santiago expresa su «gran perplejidad, dolor y consternación». «En ningún caso hubiéramos podido imaginar en el hermano los supuestos comportamientos de los que está acusado», asegura José Antonio Castiñeira, ministro provincial de la orden que conocía desde el lunes la detención pero guardó silencio hasta ahora. «Deseamos expresar, en cualquier caso, nuestro hondo pesar por esta grave situación y nuestro más profundo rechazo hacia los presuntos delitos que han sido objeto de denuncia. Pesar y rechazo que son, si cabe, más intensos por la condición religiosa del imputado, que añade a la grave ofensa a las víctimas, la ofensa a Dios y a sus hermanos de fraternidad», continúa el superior en un escrito hecho público esta mañana.

El Obispado de Lugo ha prohibido de manera cautelar la presencia del religioso detenido por supuestos abusos en las parroquias de la unidad pastoral de O Cebreiro, así como «cualquier otro tipo de colaboración en el territorio diocesano». En un comunicado de prensa, la diócesis puntualiza que los supuestos delitos por los que fue detenido el lunes un hermano franciscano de la comunidad de O Cebreiro «fueron denunciados directamente ante la Guardia Civil» y no ante el gobierno eclesial. «No se había recibido» en el Obispado de Lugo «ninguna clase de denuncia o aviso sobre las presuntas actuaciones que se le imputan». «Aunque residía en la comunidad franciscana instalada en Pedrafita de O Cebreiro, este hermano, que no es sacerdote, no tenía encomendado ningún oficio eclesiástico por la Diócesis de Lugo», aclara la nota a continuación.

No obstante, y ante la «presunta gravedad de los hechos», el Obispado de Lugo destaca que «se ha decidido prohibir de manera cautelar su presencia en las parroquias de la unidad pastoral de O Cebreiro, así como cualquier otro tipo de colaboración pastoral en el territorio diocesano». «Deseamos manifestar nuestra cercanía con las víctimas y personas que pudieran estar afectadas por este pecado y delito, si así se confirma», manifiesta también: «Cualquier abuso es una ofensa a las víctimas y a Dios» y «produce profundo sufrimiento y vergüenza».

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...