Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
Magistrados del Tribunal Supremo del Reino Unido

[Reino Unido] La justicia británica se pronuncia hoy sobre las zonas de censura en torno a las clínicas para abortos

Aborda una ley de Irlanda del Norte

Los defensores de la vida y la libertad de expresión en el Reino Unido están a la espera de una sentencia histórica del Tribunal Supremo en relación con las zonas de censura en torno a las clínicas abortistas. Se espera que el fallo sea público hoy.

La Asamblea de Irlanda del Norte adoptó en marzo el proyecto de ley de Servicios de Aborto (Zonas de Acceso Seguro) de Irlanda del Norte.

Sin embargo, la fiscal general de Irlanda del Norte, Dame Brenda King, remitió el proyecto de ley al Tribunal Supremo por considerarlo incompatible con las libertades fundamentales consagradas en el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

El proyecto de ley en cuestión prohíbe la «influencia» provida «directa» e «indirecta» en un radio de 100 metros de los locales donde se practiquen abortos. Pretende criminalizar la oración tranquila o silenciosa, así como la distribución de folletos que ofrezcan a las mujeres alternativas al aborto.

Se prevé que la decisión del Tribunal Supremo influya probablemente en la orientación de una legislación similar en Escocia y Westminster (parlamento británico).

Antes de la aprobación de la controvertida legislación en marzo, Alina Dulgheriu, que en su día fue beneficiaria de ayudas provida y es miembro de la campaña Be Here For Me, se manifestó en contra de la legislación.

En una declaración hecha pública el 21 de marzo, afirmó: «No hace falta estar en desacuerdo con el aborto para ver que simplemente ofrecer alternativas debería ser legalmente permisible».

«El día que acudí a mi cita para abortar, una voluntaria en el exterior de la clínica me dio un folleto. Me ofrecía la ayuda que había estado buscando».

«Sopesé las dos opciones que tenía ante mí, y elegí la maternidad», dijo Dulgheriu. «Elegí aceptar ayuda para conseguir vivienda, ayuda para encontrar trabajo y ayuda para conseguir un cochecito, una cuna y pañales. No fue fácil. Pero con el apoyo del grupo que me había dado aquel folleto, no podría estar más orgullosa de la vida que mi hija y yo hemos trazado juntas.»

«Ahora que me he recuperado, transmito el favor volviendo a salir a la calle cerca de las clínicas abortistas para ofrecer ayuda a otras mujeres que quieran apoyo», añadió.

«No descarten mi caso como algo aislado. Hay cientos de mujeres como yo que se han beneficiado, tanto aquí en Londres, donde vivo, como en Irlanda del Norte».

Mientras tanto, los parlamentarios de Inglaterra y Gales también han expresado su preocupación por la orientación de la libertad religiosa en su jurisdicción, a medida que el proyecto de ley de orden público se abre paso en el Parlamento.

La cláusula 9 del proyecto de ley propone establecer «zonas de seguridad» en torno a las clínicas abortistas de todo el país, lo que, según los activistas, repercutiría negativamente en la asistencia a las mujeres que se enfrentan a embarazos en crisis, al tiempo que plantearía cuestiones fundamentales relativas a la libertad religiosa y de expresión.

Dicha cláusula fue objeto de un notable escrutinio en la Cámara de los Lores el 22 de noviembre, cuando los parlamentarios de todo el espectro político expresaron su malestar por la introducción de zonas de seguridad.

Según una declaración de ADF International, la cláusula 9 del proyecto de ley de orden público prohíbe no sólo el «acoso» fuera de los centros abortistas, sino también «informar», «aconsejar», «influir», «persuadir» e incluso «expresar una opinión».

Total
14
Shares
Artículos relacionados
Total
14
Share