Preguntando sobre el Derecho Eclesiástico

Ante la invasión de carteles confesionales colocados por una profesora de Derecho Eclesiástico, el autor de este artículo se hace estas preguntas.

¿El derecho Eclesiástico es el conjunto de privilegios que los clérigos católicos han ido arrancando del poder civil desde los tiempos de Constantino?

¿El derecho eclesiástico es el pago que los Césares de todo pelaje,  a través de los tiempos, han dado a las jerarquías religiosas para que mantengan sus mentiras sobre el pueblo?

¿El derecho eclesiástico es el conjunto de prebendas que dictadores y mandamases de toda época y lugar han dado a la “policía intraconciencia” de las masas, para  mantenerlas reprimidas?

¿Por qué a la  “teología de la Liberación” del Vaticano II,  se la ha reprimido hasta la extinción? ¿Ha sido obra del poder eclesiástico, del civil, o de ambos?

¿Es el Estado Vaticano lo que Jesús de Nazaret habría deseado para sus seguidores?

¿Anulará Francisco los concordatos-concubinatos de su “Estado”, firmados en tiempos de dictadores? Francisco de Asís, sí, antes de que lo relegaran a hacer belenes con pastorcitos…

¿No se quitaría muchísima hipocresía entre las relaciones del poder civil con la ciudadanía, si se desmontara toda esa malla de hiero que la iglesia católica ha construido para imponer su poder, caiga quien caiga?

¿Por qué el estado Vaticano no ha firmado ninguno de los tratados internacionales que defienden los Derechos Humanos?

Derecho eclesiástico versus Derechos Humanos: ¿Se puede concebir mayor aberración?

Si los llamados Diez Mandamientos (¡con mayúscula, por favor!) fueron poner en palabras de Dios los derechos más básicos de la convivencia humana, ¿cómo esta casta clerical ha logrado tergiversar el mensaje de Cristo “que perfecciona el Antiguo Testamento” hasta el punto de hacerlo incompatible con lo que se entiende hoy por Derechos Humanos? Y todo por defender a ultranza los privilegios inaceptables de esta casta deshumanizada que se jacta de dar consejos de vida…

¿Por qué el “derecho divino” (o sea el eclesiástico) está tan por encima de las personas que los eclesiásticos pueden hacer lo que quieran, con total impunidad?

¿No ha sido el pecado el subterfugio que inventaron los israelitas y sigue hasta hoy  el judeo-cristianismo, para auto protegerse la casta sacerdotal de ser juzgados  como personas?

¿Hasta cuándo se va a enseñar en las universidades, templos de la Razón, creencias que nada tienen que ver con la razón?

¿Cómo puede hablar la jerarquía de pobreza, con la insaciabilidad de atesorar toda clase de bienes materiales que ha mostrado siempre y sigue mostrando?

¿Cómo puede hablar la jerarquía de castidad hasta extremos de prohibir el condón, esta pandilla de patriarcas homofóbicos, misóginos y pederastas?

¿Cómo pueden predicar la moderación quienes viven a mantel puesto y abundante en este mundo de carencias para millones de personas?

¿Cómo pueden dar lecciones de mansedumbre quienes han alentado desde que llegaron al poder hace diecisiete siglos toda clase de guerras de religión, y bendecido toda clase de armas?

Y así, en adelante…

¡ABAJO EL DERECHO CANÓNIGO!

¡FUERA LA TEOLOGÍA DE LAS UNIVERSIDADES!

¡RELIGIÓN, FUERA DE LA ESCUELA!

cartel en la Pablo Olavide

Cartel colocado por una profesora del Derecho Eclesiástico en la Universidad Pablo Olavide de Sevilla

Fuente: Podemos Universidad Pablo de Olavide

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...