Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

[Pakistán] Encarcelan por blasfemia a un empleado de limpieza de un editor del Corán

Rehmat Masih lleva cinco meses en prisión y su familia está amenazada. Se negó a convertirse al Islam. Lo acusan por el hallazgo de algunas páginas del texto sagrado de los musulmanes en el desagüe de la alcantarilla, pero no hay pruebas contra él.

En Pakistán, un cristiano adulto, Rehmat Masih, lleva cinco meses en prisión por un nuevo caso de blasfemia inventado. El hombre está acusado de haber profanado las páginas del Corán, pero lo cierto es que solo habría rechazado una propuesta  de cambiar de religión. La policía también amenazó a la familia, intimándola a no presentar la denuncia ante la justicia. Los familiares del acusado no tuvieron más remedio que trasladarse a un lugar más seguro.

Rehmat (44 años), padre de dos hijos adolescentes, trabaja desde hace 20 años como empleado de limpieza en la editorial Zam Zam Publishers, encargada de imprimir y encuadernar el texto sagrado musulmán. Los propietarios y empleados le habían ofrecido convertirse al Islam, pero él se negó una y otra vez a cambiar de religión.

El 28 de diciembre del 2021, Rehmat acudió a la editorial Zam Zam Publishers para desempeñar sus tareas habituales. Al presentarse a trabajar, le exigieron aclaraciones por el hallazgo de algunas páginas del Corán en el desagüe. Rehmat respondió que no estaba al tanto de las páginas sagradas que faltaban en la editorial.

El 3 de enero de 2022, la policía detuvo a Rehmat Masih acusándolo de blasfemia y lo torturó para que admitiera haber profanado el Corán, un delito tipificado en el artículo 295-B del Código Penal de Pakistán y castigado con cadena perpetua. 

El 19 de enero de 2022, se presentó una solicitud de libertad bajo fianza para el acusado, pero el juez la rechazó. Durante una audiencia del 31 de mayo de 2022, Rehmat Masih hizo constar en su declaración ante el juez que “no se declara culpable del cargo de blasfemia que se le imputa”.

El presidente de Voice for Justice, Joseph Jansen, afirma que las leyes contra la blasfemia han creado un ambiente en el que la gente, incluidos los denunciantes y sus influyentes partidarios, se sienten con derecho a hacer justicia por mano propia. Pidió que los agentes de policía desempeñaran sus funciones de un modo imparcial y que su conducta no se viera influida por las convicciones religiosas.

El activista social Ilyas Samuel sostiene que en la investigación policial de este caso de blasfemia hay muchas lagunas. Pero es aún más preocupante que los agentes de policía apoyen prácticas ilegales para convertir el falso delito en realidad y presenten testigos falsos con declaraciones contradictorias ante el tribunal de honor para demostrar un delito que nunca fue cometido por el acusado.

Malook Samuel calificó de inconcebible que el acusado esté en prisión -considerando que  no hay testigos presenciales del supuesto hecho y se carece de pruebas- mientras que los denunciantes y los testigos implicados en la formulación de falsas acusaciones contra el acusado gozan de impunidad, y no son procesados por cargos de perjurio en virtud del artículo 182 del Código Penal, que prevé penas de cinco a siete años.  

El pastor Tariq George añadió que es lamentable que se apunte a personas inocentes para ajustar cuentas personales, y que esta historia se creó para castigar a las minorías religiosas que no quieren cambiar de religión.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share