Naciones Unidas: Aplicación de la Resolución para Combatir la difamación de las religiones (A/HRC/4/L.12)

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha adoptado una resolución para combatir la difamación de las religiones o convicciones, haciendo hincapie en la difamación del Islam. Se trata de un resolución presentada por Pakistán, a instancias de la Organización de la Conferencia Islámica (OIC), muy parcial en su consideración preferente del Islam y absolutamente negativa respecto al respeto a la libertad de expresión, e incluso a la propia libertad religiosa, pues casi llega a instar a los Estados a incluir leyes antiblasfemia en su ordenamiento legal.

En una resolución (A/HRC/4/L.12, ver documento adjunto) para “combatir la difamación de las religiones, adoptado por 24 votos a favor, 14 en contra y 9 abstenciones, enmendada oralmente, el Consejo expresa su profunda preocupación sobre los intentos e identificar al Islam con el terrorismo, la violencia, y la violación de los derechos humanos; el Consejo toma nota con gran preocupación la intensificación de las campaña de difamación de las religiones, y la estereotipación étnica y religiosa de las minorías musulmanas, tras los trágicos sucesos del 11 de septiembre de 2001; el Consejo urge a los Estados a que tomen acciones decididas que prohiban la diseminación, incluyendo las organizaciones e instituciones políticas, de ideas y materiales xenófobos dirigidos contra cualquier religión o sus seguidores que constituya incitación al odio, hostilidad o violencia raciales y religiosas; también urge a los Estados a proporcionar protección adecuada contras tales actos de odio, discriminación, intimidación y coacción resultante de la difamación de las religiones, y a tomar todas las medidas posibles para promover el respeto de toda las religiones y sus sistemas de valores, y a complementar sus sistemas legales con estrategias intelectuales y morales que combatan el odio e intolerancia religiosos; más aún, urge a todos los Estados a asegurar que todos los empleados públicos, incluyendo los miembros de las fuerzas de seguridad, militares, funcionarios y educadores, en el curso de sus deberes públicos, respeten las diferentes religiones y convicciones y no discriminen a ninguna persona en base a su religión o convicciones, y que se proporcione la adecuada y necesaria formación para ello; el Consejo invita al Relator Especial sobre formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia, e intolerancias relacionadas, a que informe regularmente de toda manifestación de difamación de las religiones, y en particular sobre las serias implicaciones de la Islamofobia para el disfrute de todos los derechos; y requiere al Alto Comisionado para los Derechos Humanos que informe al Consejo de Derechos Humanos sobre la implementación de esta Resolución en su sexta sesión.

 
El resultado de los votos fue el siguiente:

A favor (24): Argelia, Azerbaijan, Bahrain, Bangladesh, Camerún, China, Cuba, Djibouti, Gabón, Indonesia, Jordania, Malaysia, Mali, Mauricio, México, Marruecos, Pakistán, Filipinas, Rusia, Arabia Saudí, Senegal, Sudafrica, Sri Lanka y Tunez.

En contra (14): Canada, Republica Checa, Finlandia, Francia, Alemania, Guatemala, Japón, Holanda, Polonia, Corea, Rumanía, Suiza, Ucrania and Reino Unido.

Abstenciones (9): Argentina, Brasil, Ecuador, Ghana, India, Nigeria, Perú, Uruguay and Zambia.

Explicación de los votos en contra y abstenciones:

BIRGITTA MARIA SIEFKER-EBERLE (Alemania), en nombre de la Unión Europea, explicando su voto antes de la votación, dijo que la Unión cree fervientemente en la libertad religiosa, de expresión y de convicciones, y cree que un dialogo fluido es la mejor manera de avanzar, y lamenta que este dialogo no haya tenido lugar en el Consejo. Había serios riesgos de estereotipación de los musulmanes tras los sucesos del 11 de septiembre, pero la Unión Europea estaba fuertemente decidida a luchar contra este fenómeno. Todas las formas de intolerancia religiosa deben ser combatidas como discriminaciones basadas en la religión o las convicciones, pero no están limitadas a los seguidores del Islam, sino que son igualmente relevantes el anti-semitismo, la cristianofobia, o contra el camdomblé y otras convicciones. Los seguidores de todas la religiones han sido victimas de violaciones de sus derechos humanos.

Es problemático reconciliar, difamación con discriminación, pues ambas son de naturaleza diferente. Debe hacerse hincapié en que la protección de los derechos humanos, en particular, el Acuerdo Internacional sobre los Derechos Civiles y Políticos prohíbe particularmente la discriminación basada en las convicciones. El foco rincipal debe permanecer en los derechos y libertades de los individuos, y este enfoque sería mejor para esta resolución. Las leyes internacionales de derechos humanos protegen a los individuos en el ejercicio de su libertad de religión y convicciones, y no a la religión misma. En este marco, la Unión Europea, ha apoyado mesas redondas y otros coloquios sobre la religión en el contexto del Consejo. Por todas estas razones, la Unión Europea solicitó la votación de esta resolución, y votará en contra.

CARLOS RAMIRO MARTINEZ ALVARADO ( Guatemala) , explicando su voto antes de la votación, dijo que Guatemala condena la difamación de las religiones, y cualquier practica incompatible con la preservación de los derechos y libertades fundamentales. El borrador de esta resolución era parcial y daba importancia a una religión sobre todas las demás. Era un documento selectivo que no tomaba en consideración la situación de discriminación contra otras religiones alrededor del mundo. La delegación guatemalteca votará en contra de este borrador de resolución y cualquier otro que no sea inclusivo en su contenido.

PAUL MEYER ( Canadá ), explicando su voto antes de la votación, dijo que la intolerancia religiosa es preocupante para todos en el mundo, incluyendo todos los pueblos. La tolerancia religiosa es parte de los esfuerzos de Canadá para incrementar la armonía, tanto en nuestro país como en el extranjero. Canadá respeta puntos de vista e ideas divergentes, y espera que en el futuro pueda adoptar un consenso, basado en el diálogo, cooperación, discusión franca y compartir las mejores prácticas, y confía que se alcance este objetivo. Canadá trabaja consecuentemente en la promoción de la tolerancia religiosa y llama a los Estados a hacer los mismo.

Canadá también promueve decididamente la libertad de expresión, y le preocupa que esto no se incluya en el texto. También le preocupa que la resolución se centre en la protección de las religiones mismas, en vez de la protección de sus seguidores. También preocupa a Canadá que solo una religión sea mencionada en la resolución. La falta de implementación de las obligaciones existentes es el único y más fuerte obstáculo para lidiar con la discriminación religiosa. Por estas razones y otras, Canadá votará contra la resolución.

MURIEL BERSET KOHEN (Suiza), en su explicación del voto después de la votación, dijo que la libertad religiosa es un derecho fundamental de los seres humanos, y que no puede restringirse ni suspenderse, salvo bajo criterios establecidos por la ley internacional. Suiza es consciente de los problemas que han afectado a los musulmanes tras el 11 de septiembre, y considera que la difamación y discriminación basadas en razones religiosas, son intolerables en todos los casos.

Sin embargo, Suiza ha votado en contra, pues hubiera preferido que la resolución fuera contra la discriminación basada en religión, y no en la difamación per se. Su redacción poco clara puede llevar a restricciones de la libertad de expresión. Debería haber también una clara referencia al Relator Especial sobre libertad de religión y convicciones. La comprensión mutua debe reforzarse a través de la educación, para así evitar estereotipos y la discriminación basada en la  religión debe ser combatida a fin de promover comunidades armoniosas.

Archivos relacionados

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...