¿Menos fieles? Así se reparte la torta en la religión, y más de 1.100 millones no tienen ninguna

Si se pusieran las religiones en un pastel, las cristianas se llevarían la mayor porción de fieles. En el mundo hay 2.200 millones de personas adscritas a un credo de esta familia, entre los que están las confesiones católicas, ortodoxas y protestantes. Estas personas constituyen el 31,4 % de la población mundial, según las estadísticas de Pew Research Center, un centro de pensamiento con sede en Washington que le sigue la pista al censo mundial de creyentes con información que data desde 1910.

El resto de las porciones se dividen así: una parte significativa para los 1.600 millones de musulmanes y un tamaño generoso para los 1.000 millones de hindúes. Hay una porción mediana para los 488 millones de budistas y un poco menos para los 405 millones de personas siguen tradiciones populares (africanas, chinas o aborígenes australianas). Y, un trozo más pequeño para los 13.9 millones de judíos.

También alcanza para aquellos que no tienen credo, 1.100 millones, y una parte para los 58 millones que no siguen religiones.

Sería, entonces, un bizcocho plural. No obstante, el análisis de Pew Research Center encontró que los fieles musulmanes y del cristianismo protestante crecen rápidamente. Incluso, en regiones como Suramérica que han sido tradicionalmente católicas, apegadas a la tradición romana que sigue a un Papa como jerarca de la Iglesia y se guía por los preceptos del Vaticano.

Un cristianismo dominante

Si se miran los censos de 1910 a 2010, los creyentes en Cristo estuvieron cercanos a cuadruplicarse. Sí: había 600 millones de personas anotadas en estas religiones. En 2010, 2.000 millones, y la proyección para 2020 está en 2.200 millones. Ese aumento ha ido casi al ritmo del crecimiento de la población mundial: de 1.800 millones en 1910 a 6.900 millones en 2010. “Como resultado, los cristianos representan aproximadamente la misma porción de la población mundial actual (32 %) que hace un siglo ( 35 %)”, considera el centro de investigaciones.

El catolicismo, por ahora, es la religión más fuerte dentro de las confesiones cristianas con cerca del 50 % de los fieles. El Anuario Pontificio, un documento escrito por la Oficina Central de Estadísticas de la Iglesia, estima que hay 1.313 millones de católicos.

Poco más que los 1.285 millones censados en 2015 y los 1.299 millones de 2016. Pero en ese rango se presentó el menor crecimiento anual de los últimos periodos, tal como lo señaló el Anuario Pontificio: un “aumento menor que el incremento medio anual entre 2010 y 2015, que era de 1,5 %”.

Ese suma es menor que la del crecimiento de la población mundial en ese lapso. Por eso, “la presencia relativa de católicos bautizados disminuye solamente unos pocos milésimos”, considera el documento.

El sacerdote jesuita y profesor de Teología de la Universidad Javeriana, Mario Alberto Rivera, analiza que ese cambio en los fieles se debe a que “la religión ha perdido protagonismo en el espacio público y privado, sobre todo en Europa. Hasta para algunas parejas ya no está siendo primordial bautizar a sus hijos: hay menos compromiso que antes”.

Los datos del resto de confesiones cristianas Pew Research Center los indica en porcentaje: protestante (36,7 %), ortodoxos (12 %) y otros grupos cristianos como los mormones o los testigos de Jehová el restante.

Epicentro del catolicismo

América es el continente con la mayor cantidad de católicos, 48,5 %. Le sigue Europa (21,8 %), África (17,8 %), Asia (11,1 %) y Oceanía, con un escaso 0,8 %, de acuerdo con el Anuario Pontificio. Para 2010, solo diez países concentraban el mayor número de cristianos en el mundo, 607 millones, una selección encabezada por América.

Brasil, México, Filipinas, Estados Unidos e Italia son los que tienen más fieles según el reporte del Cristianismo Global. A estos le siguen Colombia, Francia, Polonia, España y República Democrática del Congo.

Haciendo zoom en Colombia, acá está el 4,6 % de la población mundial adscrita a esta confesión y el 82 % de sus ciudadanos lo son. Cuando se lee solo el censo de católicos en el continente, Colombia ocupa el cuarto lugar detrás de Estados Unidos, Brasil y México.

Y esa importancia de la región para el censo católico no fue en vano. El profesor de la Universidad Pontificia Bolivariana, Olmer Muñoz, tiene a su cargo el curso de Política y Religión y relata que desde el pontificado de Juan Pablo II se estableció que en Suramérica se difundiría más la doctrina.

Ese plan quedó plasmado en la Misión del Redentor, un texto hecho por el Sumo Pontífice. Juan Pablo II escribió en 1990 que en Asia, África, América Latina y Oceanía había “vastas zonas sin evangelizar. Pueblos enteros y áreas culturales de gran importancia en no pocas naciones a las que no ha llegado aún el anuncio evangélico y la presencia de la Iglesia local”.

Tras su pontificado, el jerarca de la Iglesia fue el ahora Papa Emérito Benedicto XVI. Con la dimisión del alemán llegó el momento del primer Papa Latinoamericano: Jorge Mario Bergoglio, Francisco. Argentina, su nación, no está en la lista de los países con más feligreses, pero sí tiene una cifra significativa: el 62,9 % de católicos.

Pero eran muchos más. Un estudio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas encontró que en once años esa cifra cayó más de 13 puntos.

Esta caída no está solo en Argentina. Cuando Francisco vino a Colombia, en septiembre de 2017, reconoció que el país era mucho menos católico que el que acogió a Juan Pablo II en julio de 1986.

Los que están creciendo

La población católica se mantiene casi estable, mientras la del cristianismo protestante y de los musulmanes aumentan (ver Radiografía). El profesor Muñoz explica que “su proliferación obedece a fenómenos del pluralismo religioso en los que la iglesia católica deja de ser la única abanderada”.

Ahora hay 1.600 millones de musulmanes, pero la proyección indica que para 2050 serían 2.800 millones. “Crecerán el doble de rápido que la población global. En consecuencia, se proyecta que los musulmanes aumenten del 23% al 30 %”, apunta el documento Futuros Religiosos Globales del centro de pensamiento.

Para 2050 el cristianismo seguiría siendo la religión líder con 2.900 millones de fieles, el 31,4 % de la población mundiales estimada. Este porcentaje significa que por primera vez en la historia el censo de los dos credos mayoritarios estaría tan cerca, a 1,4 % de diferencia.

Esa perspectiva evalúa datos demográficos, los censos históricos de las religiones en el mundo, la edad, tasa de fertilidad y mortalidad, la migración internacional y los patrones de conversión de sus feligreses.

Por ejemplo, globalmente los musulmanes tienen la mayor tasa de fertilidad (3 niños por mujer), versus los 2 niños por mujer de las cristianas. Por otro lado, mientras el 34 % de estos tienen menos de 15 años de edad, solo el 27 % de los cristianos están en ese rango. Y, en el Islam, solo el 7 % son mayores de 60 años, mientras que en el cristianismo ese rango alcanza el doble, el 14 %.

El profesor de Filosofía de la Universidad de la Sabana, Jorge Arbeláez, explica esa tendencia así: “para el musulmán tener hijos es vinculante y para el católico no lo es, lo que genera una reducción de la religión católica en occidente, región en la que está apareciendo una conciencia muy marcada de no tener hijos. Algo que ya sucedió en Europa en la época de Juan Pablo II y ahora tiende a ocurrir en Suramérica”.

Y Pew Research Center cierra ese cambio poblacional entre musulmanes y católicos afirmando que el cristianismo proyecta tener una mayor pérdida de fieles por cambios de credo, estimadas en unas 106 millones de personas que dejarían la que aún sigue siendo la religión dominante

ESTADOS UNIDOS, EJEMPLO DE LA EXPANSIÓN PROTESTANTE

· El cristianismo cae en Estados Unidos. Según un reporte de octubre de 2019 por Pew Research Center el 65 % de los adultos se describen como cristianos, 12 % menos que el censo que se tenía en 2009, que oscilaba el 77 %.

· Solo el 47 % de los cristianos en Estados Unidos son católicos romanos, el 24 % protestantes y el 1 % mormones.

· En contraste cada vez más gente considera no tener religión: del 17 % en 2009 y al 26 % en 2019.

· La mayoría de los adultos que no está afiliada a una religión es milenials, el 40 %, seguido por integrantes de la generación X, el 25 %.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...