Manuela Carmena y la Virgen de la Paloma: Otra vulneración de la laicidad institucional

A Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid,  le encantan los boatos y celebraciones que organizan las  confesiones religiosas,  en particular la  iglesia católica. Se vuelca en ello y participa de forma activa, en ocasiones acompañada por su admirado Arzobispo de Madrid Carlo Osoro, en todos los  ritos y liturgias religiosas que proliferan en nuestro calendario festivo  ya sea en  los actos de la Virgen de la Almudena, en los de San Isidro, en los de la Virgen de la Paloma, y en otros similares. También, desde que llegó a la alcaldía,  está persiguiendo un posado de fotos con el Papa Francisco y con el más devaluado  Dalai Lama; en Navidad  organiza cenas para pobres, al estilo de las películas de Berlanga, con el líder  indiscutible del marketing caritativo español, el transversal Padre Ángel, quien  ha ido desde oficiar misas a Franco  hasta participar en charlas con líderes de la izquierda.

Pero no solamente es la alcaldesa de Madrid la que participa en las liturgias católicas; este país está repleto de cargos públicos, de todo color político y a todos los niveles, sea en alcaldías, concejalías, diputados/as autonómicos, representación de instituciones y un largo etcétera que durante todo el año, y especialmente en el periodo estival, participan en centenas de procesiones, rogativas, imposición de medallas a vírgenes, otorgar varas de mando y nombrar alcaldesas perpetuas, misas y otros ritos religiosos, muchos de ellos acompañados por funcionarios de cuerpos diversos de la administraciones, bomberos, policías, bandas municipales, incluso del estamento militar y otros, como en Madrid, el 15 de agosto, con  el curiosísimo y estrafalario descenso del lienzo de la Virgen de la Paloma.

En otros lugares, como en Cantabria, se ha llegado al ridículo de fomentar peregrinaciones que estaban totalmente en decadencia, como el llamado Año Santo Lebaniego, donde incluso se han creado sociedades públicas para gestionar estos eventos ya que, todo este boato católico, tiene su derivada en los costes que suponen su celebración al erario público. El ridículo mayor lo hizo Miguel Ángel Revilla que llevó a Santander, el año pasado,  para promocionar el Año Santo Lebaniego, a Enrique Iglesias y todavía los santanderinos están esperando saber cuánto costó esta patochada y si hubo comisiones de por medio.

Ante esta situación,  cuando los representantes públicos participan, sin el menor rubor, en estas liturgias, seguir afirmando que estamos en un Estado aconfesional es, cuando menos, contradictorio.

Muchos de estos cargos públicos, para justificar lo injustificable,  disfrazan su participación y el de la institución que representan como  una obligación de presencia en una tradición popular o por considerar que tales eventos tienen un carácter cultural y no religioso. En general, si se estudian estas liturgias y celebraciones religioso-festivas veremos que la mayoría no tienen más allá de dos siglos y generalmente están unidas a la creación de un imaginario social ultra reaccionario frente al avance del liberalismo y la modernidad. Es el caso de la Virgen del Paloma, una imagen de devoción popular y siempre muy protegida por la monárquica católica española,   que en sus orígenes es escondida por miedo, primero, al liberalismo y la ilustración, después a Napoleón  y finalmente a  los republicanos. Por eso, la escenificación de colgar y  descolgar el lienzo de la Virgen conlleva un significado de protección. Se descuelga el lienzo y se esconde entre el pueblo, como medida de precaución cuando llegan las  olas de progresismo, liberalismo o republicanismo para, después, cuando se producen las restauraciones monárquicas, tradicionalistas y católicas, volver a colocarlo en la basílica.

La asistencia y participación activa por parte de  Manuela Carmena y otros cargos públicos  en estas liturgias católicas tiene mucho de populismo buscando réditos electorales.

En contraposición a estas actitudes, hay un número significativo de nuevos alcaldes y alcaldesas que intentan impulsar el laicismo en las instituciones públicas. Es el caso del alcalde de Santiago de Compostela, Martiño Noriega, del grupo político de En Marea, que nunca ha asistido  a la fiesta patronal del apóstol patrón de España,  manteniéndose en su postura pese a las presiones que le llegan desde todos lados. O en otros muchos Ayuntamientos como los de Valencia, Gijón, Rivas-Vaciamadrid, etc. que han suscrito acuerdos para adherirse a la Red de Municipios por un Estado Laico. O muchísimos otros cargos públicos que, en coherencia con los idearios de sus partidos políticos, promueven el laicismo institucional y la libertad de conciencia. No está siendo este el caso del Ayuntamiento de Madrid, ni por parte del equipo de gobierno de Ahora Madrid ni por su  alcaldesa Manuela Carmela, que siguen participando en un sinfín de actos confesionales  en nombre de todos los madrileños en clara contradicción con su propio compromiso electoral cuando de forma explícita, la alcaldesa afirmó, en la campaña electoral,  que no asistiría a ningún acto confesional.

Algunos pensaran que todo esto es solo algo simbólico, que no tiene tanta importancia, pero la adopción institucional de una simbología religiosa, principalmente católica,  suele ir también unido a la defensa y no cuestionamiento del statu-quo dominante en la ciudad en  ámbitos como la economía, el urbanismo o los servicios públicos.

Antonio Gómez Movellán y Juanjo Picó,  miembros de la Junta Directiva de Europa Laica

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...