Los padres que secuestraron a sus hijos en California habían sido «llamados por Dios»

Así lo aseguran los abuelos, quienes dicen que eran una familia «feliz» y que daba a todos una educación «muy estricta».
Les obligaban a memorizar pasajes de la Biblia.

La pareja acusada de encadenar a sus trece hijos en condiciones deplorables en una vivienda de Perris, en California, era profundamente religiosa y creía que Dios los había llamado a tener tantos hijos, según los abuelos de los niños.

David y Louise Turpin han sido acusados de mantener a sus 13 hijos, que tienen entre 2 y 29 años de edad, encerrados en la casa en condiciones insalubres y desnutridos.

Los padres de David Turpin dijeron a ABC News que están «sorprendidos y conmocionados» por las acusaciones contra su hijo y su nuera.

James y Betty Turpin dijeron que David y Louise tuvieron tantos hijos porque «Dios los llamó». Todos ellos recibieron «educación en el hogar muy estricta» y memorizaron «largos pasajes en la Biblia», dijeron los abuelos. Algunos niños intentaron memorizarlo en su totalidad.

La última vez que los abuelos visitaron California hace unos cuatro o cinco años, pensaron que los niños estaban delgados pero parecían ser una «familia feliz», comentaron.

Los vecinos dijeron que a veces veían a algunos de los niños salir a trabajar juntos en el césped y luego regresar juntos al mismo tiempo.

«Eran muy pálidos, casi como si nunca hubieran visto el sol«, dijo una mujer que vive en el vecindario. «En su mayoría eran chicas, y además de dar la sensación de que no crecían, se veía que estaban todos desnutridos».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...