Los obispos franceses, contra la nueva ley de bioética que califican como «Un proyecto injusto, desigual y peligroso para la humanidad»

“El proyecto de ley sobre bioética -que no es ni bio ni ético- tiene una violencia inherente, a menos que haya un despertar de las conciencias para corregirlo. En nombre del sagrado principio de la libertad, se permite que la omnipotencia de los deseos individuales se desborde”. Los obispos franceses han mostrado su inquietud y rechazo ante el proyecto de reforma de las leyes de bioética que la próxima semana llegará, en segunda lectura, a la Asamblea Nacional.

Un proyecto que, entre otras cosas, abriría la puerta a la eutanasia y regularía la Procreación Médicamente Asistida (PMA) a las parejas compuestas por mujeres y mujeres solteras.

«Toca la esencia de nuestra humanidad»

Al llegar el proyecto de ley de revisión de las leyes de bioética a su segunda lectura en la Asamblea Nacional, la Conferencia de Obispos de Francia (CEF) advierte de la urgente necesidad de evitar que se adopte «una ley injusta y desigual». Tal y como apuntó en una columna en Le Figaro el arzobispo de París, Michel Aupetit, y que hoy recoge en una nota el Episcopado, «aprobar con urgencia este conjunto de leyes toca la esencia misma de nuestra humanidad».

«Es un proyecto injusto, desigual y peligroso para la humanidad», añade la Iglesia francesa, que hace suya la conferencia que anoche pronunció el arzobispo Pierre d’Ornellas, arzobispo de Rennes y presidente del Grupo de Bioética de la CFE, abordando los problemas y peligros del proyecto de ley presentado por la «Comisión Especial encargada de examinar el proyecto de ley sobre bioética», y que ofrecemos al final de esta información.

«Estamos cambiando los tiempos. Tenemos que pensar en un nuevo progreso. No se logrará sin una visión común de nuestra humanidad y su indispensable fraternidad», recalca D,Ornellas.

Un «punto de no retorno»

Ya en una nota difundida el 23 de julio de 2019, los Obispos franceses se preguntaban sobre las consecuencias de la ampliación de la PMA, considerándola “un punto de no retorno” que plantea difíciles cuestiones como la ausencia del padre y la eugenesia.

“¿Seguirá nuestro derecho -preguntó el prelado francés hace un año- organizándose en torno a la persona humana? ¿Seguiremos respetando a todos, jóvenes y viejos, por su dignidad, fuente de auténtica hermandad? ¿O permitiremos que el más fuerte domine al más débil, debido a un uso desordenado de la tecnología?”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...