Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

La Red Laicista Europea ante las críticas de los obispos europeos al derecho al aborto

COMENTARIOS DEL OBSERVATORIO

  • Europa Laica, principal asociación laicista del Estado español y la que sostiene el proyecto del Observatorio del Laicismo, integra la Red Laicista Europea y suscribe este comunicado.
  • Los obispos católicos europeos, nucleados en la COMECE, demuestran una vez más sus ambiciones clericalistas, por las que pretenden influir en las instituciones europeas en detrimento del avance de los derechos humanos y en particular del derecho al aborto.
  • Es inadmisible esta intromisión en el ámbito público, pretenden una excesiva influencia en las decisiones públicas y es muy grave que se orqueste una campaña internacional contra los derechos humanos basada en una imposición judicial interna de los EEUU pero que pretende legitimar un movimiento reaccionario en todos los países occidentales.

Durante una reunión con el Presidente del Parlamento Europeo, el Presidente de la COMECE “ha expresado la preocupación de la Iglesia Católica por el tratamiento de la cuestión del aborto en el ámbito de la UE”, y ha afirmado que “intentar introducir un supuesto derecho al aborto en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea pondría en grave peligro el derecho a la objeción de conciencia”.

Una vez más, la Iglesia Católica, a través de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE), muestra su desprecio por los derechos humanos de las mujeres y la igualdad de género, y manipula deliberadamente el derecho internacional.

La escandalosa decisión de acabar con el derecho federal al aborto en Estados Unidos, la virtual prohibición del aborto en Polonia, la prohibición total en Malta, ponen en peligro la salud y la vida de miles de mujeres vulnerables. Estas violaciones del derecho fundamental de las mujeres a controlar su propio cuerpo son consecuencia de la ideología retrógrada que promueven las organizaciones cristianas fundamentalistas y la jerarquía del Vaticano. Imponen estas regresiones en las sociedades de forma autoritaria, pasando por encima de las autoridades elegidas democráticamente, porque saben que los ciudadanos se oponen a ellas de forma abrumadora.

La Red Laicista Europea recuerda que, en contra de lo que afirma la COMECE, el derecho al aborto forma parte del derecho internacional. Según los convenios internacionales de los que son parte todos los Estados miembros de la UE, “las violaciones de la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, como, entre otras, la penalización del aborto, la denegación o el retraso de los servicios de aborto seguro y/o de la atención postaborto, la continuación forzada del embarazo, así como el abuso y el maltrato de las mujeres y las niñas que buscan información, bienes y servicios de salud sexual y reproductiva, son todas ellas formas de violencia de género.”

Los organismos especializados de la ONU consideran que la no prestación de servicios de salud sexual y reproductiva, como el aborto, discrimina a las mujeres. La discriminación de la mujer va en contra del principio básico de la UE de igualdad de género.

Así, el Parlamento Europeo afirmó claramente que “la salud y los derechos sexuales y reproductivos son clave para la igualdad de género (…) y la eliminación de la violencia de género”, y pidió a los Estados que garanticen “un acceso seguro y legal al aborto anclado en la salud y los derechos de las mujeres”. El Parlamento condenó los retrocesos y violaciones de los derechos de las mujeres, tanto dentro como fuera de la Unión. Al hacerlo, entra de lleno en su papel de representante de los ciudadanos de la Unión.

Una vez más, la COMECE opta deliberadamente por ignorar el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos en el derecho internacional. Además, la COMECE inventa un supuesto “derecho a la objeción de conciencia”. La objeción de conciencia sólo está reconocida en el derecho internacional en el ámbito del servicio militar, y nunca ha sido reconocida en ningún otro caso. Por el contrario, con demasiada frecuencia la invocación de la “cláusula de conciencia” en los países que la han establecido conduce a la negación del derecho de las mujeres a la salud sexual y reproductiva y pone en riesgo su salud o su vida.

La Red Laicista Europea pide una declaración clara de las instituciones de la UE a favor del derecho al aborto, un derecho fundamental que se deriva de sus principios fundacionales de dignidad humana, libertad e igualdad de género.

La Red Laicista Europea reafirma su compromiso con una Europa laica, en la que la política se separe de la religión y las normas jurídicas no se inspiren en la doctrina religiosa, sino que tengan como objetivo la realización efectiva de los derechos fundamentales para todos.

Total
64
Shares
Artículos relacionados
Total
64
Share