«La libertad de las mujeres pasa por cuestionar tradiciones milenarias, como las religiones»

La jornada ‘La trampa de los feminismos religiosos’ buscaba impulsar el respeto a la «libertad de conciencia y religiosa» y un feminismo «libre de influencias religiosas»

‘La trampa de los feminismos religiosos’, bajo este título la Red Feminista de Albacete y Europa Laica han organizado esta jornada enmarcada en los actos del Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia, que se están llevando a cabo esta semana en Albacete, para celebrar «una diversidad igualitaria y garante con los derechos humanos y una sociedad libre de influencias religiosas públicas».

En concreto, esta jornada celebrada en el Ateneo, ha estado impartida por Raquel Ortiz, de Valencia Laica, Elena de la Vara, miembro de la Red Feminista de Albacete y por Mimunt Hamido, activista feminista y laicista de orígenes rifeños, nacida en Melilla, de gran trayectoria en la materia.

La Red Feminista quiere, a través de estas jornadas, manifestar su compromiso por una sociedad Laica que «respete la libertad de conciencia y religiosa de todas las personas, así como un feminismo libre de influencias religiosas por considerarlas opresivas contra las mujeres».

La diversidad, la multiculturalidad y la tolerancia, aseguran desde esta Red, no pueden suponer una excusa «para permitir la perpetuación en el seno de las sociedades democráticas e igualitarias de pensamientos y prácticas dañinas para las mujeres de todo el mundo».

En el marco de estas jornadas, Elena de Vara, miembro de la Red Feminista de Albacete, ha asegurado que la religión afecta a la vida de las mujeres y desde determinados sectores neoliberales «se aprovechan del discurso de la tolerancia para al final dar cuerda a cuestiones que son opresivas también para las mujeres, enmarcándose dentro del relativismo cultural».

La idea de esta charlas, ha continuado, es demostrar que «toda persona tiene derecho a creer en lo que quiera, pero que obviamente las instituciones patriarcales, como son las religiones, no tienen cabida de por si dentro del feminismo, independientemente de que haya feministas que crean o dejen de creer».

Las estructuras de poder sociales, ha concluido Elena de la Vara, «están ahí y el feminismo es un movimiento laicista, y la libertad de las mujeres pasa por cuestionar tradiciones milenarias, como son también las religiones».

En estas jornadas también ha colaborado Mimout Hamido, coordinadora del blog ‘No nos taparán’ ,una red de mujeres del entorno musulmán, que se oponen «a la expansión del fundamentalismo islámico y su símbolo más destacado, el velo, rechazando el control de la religión sobre nuestras vidas». Además, denuncian que las políticas de Europa «promueven el fundamentalismo en detrimento de los musulmanes».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...