Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

La irresponsabilidad de las religiosas de Iesu Communio provoca el cierre de la hostelería de Aranda de Duero

Según lo poco que sabemos, el contagio se produjo después de que dos religiosas viajaran del cenobio de Lerma al de San Pedro Regalado, sin que se siguieran las pautas de control ni cuarentena que habrían de aplicarse entre comunidades que, aun perteneciendo a la misma congregación, no son convivientes.

Vaya por delante la alegría por que ninguna de las hermanas esté grave, y el deseo de su pronta recuperación. Pero lo cortés no quita lo valiente: el brote que ha provocado el cierre de la hostelería de Aranda de Duero, y que afecta -por el momento- a 57 religiosas de Iesu Communio (el 70% del total de contagios en la zona), es fruto de una irresponsabilidad manifiesta.

¿Por qué? Según lo poco que sabemos, el contagio se produjo después de que dos religiosas viajaran del cenobio de Lerma al de San Pedro Regalado, sin que se siguieran las pautas de control ni cuarentena que habrían de aplicarse entre comunidades que, aun perteneciendo a la misma congregación, no son convivientes, viven en clausura (interior) y no cumplen las debidas medidas de seguridad.

La mitad, contagiadas; sólo 15 vacunadas

Casi la mitad de las hermanas del convento están contagiadas, y esperemos que en Lerma no se produzca un rebrote. Sólo una quincena de las monjas (las más mayores) han recibido la vacunación y, por el momento, han dado negativo en las pruebas. Pero, con todo, la mitad de las monjas de La Aguilera están contagiadas. Por el momento. Y toda la congregación, de cuarentena.

Lo único ciero es que el brote del convento de La Aguilera ha provocado que se dispare la incidencia acumulada en 14 días en Aranda de Duero, lo que ha llevado a la Junta de Castilla y León a ordenar el cierre de los interiores de los establecimientos hosteleros, a pesar de que el brote está focalizado y aislado en una pedanía situada a diez kilómetros del término municipal de Aranda.

La Congregación, en cuarentena

Cierre de la hostelería interior

En estos momentos, la incidencia acumulada en 14 días se sitúa en 277,22 contagios por cada 100.000 habitantes. Una situación epidemiológica negativa que viene claramente marcada por el brote de las Iesu Communio, ya que la incidencia en la última semana está en 232,02. En esos siete días se han detectado en Aranda 77 nuevos casos positivos de la covid-19, 57 de ellos en el monasterio. 

Los altos datos de incidencia acumulada hacen prever que la decisión del cierre de los interiores de la hostelería en Aranda se prolongará durante, por lo menos, otros quince días, lo que supondrá un nuevo golpe a la ya dañada economía de la zona. De momento, el Ayuntamiento de Aranda ha presentado un recurso en contra de la orden de clausura de interiores al considerarlo “injusto” y sin el aval de “criterios objetivos”.Un drama, que se suma al de los propios enfermos (que esperamos se recuperen satisfactoriamente), pero que no impide criticar la falta de responsabilidad de las religiosas.

Total
16
Shares
Artículos relacionados
Total
16
Share