Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

La guerra entre la jerarquía católica y los ayuntamientos por la propiedad de las iglesias abre un nuevo frente en Huesca

En las últimas semanas, los juzgados de la provincia han emitido sentencias divididas: las localidades de Alberuela de Tubo, Ayerbe y antes Plan han afrontado litigios con las diócesis de Huesca y Barbastro-Monzón ganados por la primera y perdidas por las otras dos

¿De quién son los templos religiosos? ¿De la Iglesia o de titularidad pública? En las últimas semanas, los juzgados de Huesca han emitido sentencias en las dos direcciones: las localidades de Alberuela de Tubo, Ayerbe y Plan han afrontado litigios con las diócesis de Huesca y Barbastro-Monzón ganados por la primera y perdidas por las otras dos. El de Alberuela de Tubo se convierte así en un caso pionero al que podrían seguir otras poblaciones y que ejemplifica una compleja cuestión en la que entran en juego el uso religioso, la conservación y la tradición además del cuerpo de leyes.

El Juzgado de lo Civil número 4 de Huesca ha reconocido la titularidad municipal de la ermita de Nuestra Señora de la Virgen del Castillo de Alberuela de Tubo, cuyo Ayuntamiento presentó la demanda en 2018 a la Diócesis de Huesca por haber inscrito a su nombre el templo en el catastro y en el registro de la propiedad. Entre 1998 y 2015, la Iglesia en España inmatriculó cerca de 35.000 bienes. En este caso, la jueza considera acreditado que desde hace más de 30 años la localidad ha realizado obras de conservación, organización de actos públicos o la posesión de la llave de acceso al interior, necesario para adquirir un bien por usucapión.

La sentencia señala que cuando se intervenía en la iglesia del pueblo se hacía con autorización de la diócesis, pero cuando se trataba de la ermita “actuaba por sí mismo y sin rendir más cuentas que las propias de un ente público”. El ayuntamiento coordinó las obras de rehabilitación del templo entre 1999 y 2002 con una inversión de 150.000 euros con ayudas públicas. Una argumentación que contrasta con las de Ayerbe y Plan, donde los tribunales de la provincia de Huesca resolvieron que el uso de estos templos era para culto y negaron que el pago de gastos de rehabilitación y mantenimiento por parte del municipio permitieran otorgara su titularidad.

El abogado del Obispado de Huesca, Joaquín Guerrero, señala que se acata el pronunciamiento en tanto no sea modificado en superior instancia hasta que se revoque. Y ha anunciado que se va a recurrir a la Audiencia Provincial de Huesca al existir “sólidos fundamentos para ello”. “La realidad es que esta ermita no solo estaba inscrita en el registro de la propiedad sino que cuando se inscribió el registrador comunicó al Ayuntamiento que el Obispado había inscrito a la parroquia”.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Huesca ha avalado a la Diócesis por la propiedad de la ermita de Casbas, en Ayerbe, cuyas espectaculares pinturas murales le valen el sobrenombre de la “Capilla Sixtina del Alto Aragón”. Se trataba de dirimir la propiedad cuando el ayuntamiento también había invertido dinero público en la mejora del santuario. La Diócesis de Huesca demandó al consistorio para defender que la titularidad era de la Iglesia como templo para el culto.

La sentencia desarrolla que “los ayuntamientos no tienen por qué reivindicar propiedades que además están siempre al servicio del pueblo. Esto no es ganar al ayuntamiento, sino que es en beneficio del pueblo, de los feligreses y de los muchos devotos de Santa María de Casbas que no son de Ayerbe; que este templo es eclesiástico, sin perjuicio de que como se ha utilizado antes y se seguirá haciendo, se realizarán actos culturales que sean compatibles con el culto”, añade Guerrero, que deja claro en que la Diócesis “no va a dificultar ninguna actividad social y cultural”.

Desde el Ayuntamiento de Ayerbe se respeta la sentencia judicial pero no se comparte, por lo que la ha recurrido. El Obispado de Huesca y la parroquia de Ayerbe presentaron una demanda contra el consistorio después de que éste inscribiera la ermita a su nombre en el catastro. Este lamenta que en el fallo se entienda que las inversiones hechas con dinero público en la ermita para su mejora por más de 600.000 euros respondan al precepto de conservación del patrimonio, puesto que este consideraba que era de titularidad municipal.

Con Ayerbe y Plan fueron los respectivos obispados los que presentaron las demandas. En el segundo, el Juzgado de Boltaña otorgó a principios de 2018 a la Diócesis de Barbastro-Monzón la propiedad de la iglesia de Plan; ya aparecía como titular en el registro de la propiedad y en el catastro. Se justificó que su uso era para el culto y se negó que el pago de gastos por parte del municipio le otorgara la titularidad.

Total
54
Shares
Artículos relacionados
Total
54
Share