Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

La gran mayoría de los sacerdotes jóvenes de EE.UU se definen como «conservadores» o «muy conservadores»

Los sacerdotes progresistas están en vías de extinción

La mayor encuesta nacional de sacerdotes católicos de EE.UU realizada en más de 50 años ha descubierto, entre otras cosas, que los sacerdotes que se describen a sí mismos como «progresistas» prácticamente se están «extinguiendo» entre los que estudian salen ordenados los seminarios estadounidenses, y que la gran mayoría de los jóvenes que quieren ordenarse se describen a sí mismos como conservadores y ortodoxos.

Realizada por The Catholic Project, un grupo de investigación de The Catholic University of America en Washington, D.C., la última publicación se centra en la polarización, la dinámica generacional y el impacto actual de la crisis de los abusos sexuales.

La primera parte de la encuesta, publicada el pasado mes de octubre, reveló que, a pesar de los niveles relativamente altos de bienestar y realización personal entre el conjunto de los sacerdotes, un porcentaje significativo de ellos tiene problemas de agotamiento, desconfianza en su obispo y miedo a ser acusados falsamente de mala conducta.

El nuevo informe de noviembre destaca «varios temas que han surgido de un análisis más detallado de los datos cuantitativos, así como de un estudio cuidadoso de los datos cualitativos recogidos de las entrevistas individuales con sacerdotes». El estudio utilizó las respuestas a la encuesta de 3.516 sacerdotes de 191 diócesis y eparquías de Estados Unidos.

Los investigadores afirman que los sacerdotes que se describen a sí mismos como «liberales» o «progresistas» prácticamente han desaparecido de las cohortes más jóvenes de sacerdotes y que los sacerdotes que se describen a sí mismos como «conservadores/ortodoxos» alcanzan más del 80% entre los ordenados después de 2020.

El nuevo análisis también revela que el tamaño de la diócesis influye en el grado de confianza de los sacerdotes en su obispo: los sacerdotes de las diócesis más pequeñas tienen más probabilidades que los de las diócesis más grandes de confiar en su prelado. Los sacerdotes que se consideran de la misma ideología que su obispo -ya sea política o teológicamente- también tienden a confiar más en él.

Sacerdotes «progresistas» en «extinción»

El informe señala que existe una «brecha significativa» entre la autoidentificación política y teológica de los sacerdotes de más edad y los más jóvenes.

«En pocas palabras, la proporción de nuevos sacerdotes que se consideran políticamente ‘liberales’ o teológicamente ‘progresistas’ ha ido disminuyendo desde el Concilio Vaticano II y ahora prácticamente ha desaparecido», afirma el informe.

«Más de la mitad de los sacerdotes ordenados desde 2010 se consideran conservadores. Ningún sacerdote encuestado que fue ordenado después de 2020 se describió a sí mismo como ‘muy progresista’».

Los investigadores dijeron que un 85% de la cohorte más joven se describe a sí misma como «conservadora/ortodoxa» o «muy conservadora/ortodoxa» teológicamente, con solo un 14% describiéndose a sí mismos como «intermedios.»

El informe también dice que casi el 70% de los sacerdotes ordenados entre mediados y finales de los años 60 se describen a sí mismos como algo o muy «progresistas». En 2020, menos del 5% de los sacerdotes se describirán así.

Según los investigadores, el Concilio Vaticano II y las revelaciones de 2002 sobre la crisis de los abusos sexuales marcaron un antes y un después, y los datos muestran que los sacerdotes empezaron a considerarse más «progresistas» después del Vaticano II y más «conservadores» después de 2002.

Las conclusiones del Proyecto Católico sobre la ideología sacerdotal concuerdan con otras encuestas realizadas a sacerdotes estadounidenses en los últimos años, una de las cuales señaló en 2021 una percepción cada vez mayor de sacerdotes jóvenes «teológicamente más conservadores u ortodoxos» en comparación con sus homólogos de más edad.

Además, dos sacerdotes vinculados a seminarios que hablaron con CNA dijeron que los resultados de la encuesta encajan con su propia experiencia respecto a la ideología de los jóvenes que actualmente ingresan y se gradúan en el seminario.

El padre Carter Griffin, rector del Seminario San Juan Pablo II de Washington, D.C., dijo que la mayoría de los jóvenes que llegan a su seminario buscan ser «parte de la solución… quieren estar disponibles para las necesidades de la Iglesia».

También advirtió que los jóvenes que se describen a sí mismos como «ortodoxos» no tienen necesariamente una preferencia por las prácticas «tradicionalistas». Más bien, dijo, los jóvenes que entran hoy en el seminario buscan formar parte de algo más grande que ellos mismos, predicar el Evangelio y servir a los pobres en el contexto de una fidelidad total a la Iglesia.

«Nadie quiere dar su vida por un signo de interrogación… Creo que los que se presenten y estén abiertos a la idea de entrar en el sacerdocio serán los que estén más decididos a asegurarse de que son católicos y de que están de acuerdo con todo», dijo Griffin en una entrevista con CNA.

«Los hombres que se presentan al sacerdocio ahora son hombres que realmente aman al Señor y aman a la Iglesia. Creen en ella. Creen que él la fundó. Así que no tienen ningún instinto de creer en otra cosa que no sea lo que la Iglesia cree, de enseñar lo que la Iglesia cree», continuó Griffin.

«Creo que muchos de ellos están reaccionando al naufragio del materialismo secular, y muchos de ellos han visto el efecto de ese materialismo, de ese secularismo, en sus compañeros. Han visto a gente atrapada en el pecado, y quieren marcar la diferencia en el mundo. Quieren ser personas que ayuden a devolver la luz, la alegría y la esperanza a un mundo que parece haberlas perdido».

El padre Bryce Sibley, sacerdote de la diócesis de Lafayette, Luisiana, y coordinador de la formación intelectual en el Seminario Notre Dame de Nueva Orleans, dijo a CNA que ha visto un fenómeno similar entre sus seminaristas, diciendo que ha observado un «deseo de certeza, de claridad, en un mundo donde las cosas parecen ser tan fluidas, tan caóticas y tan inciertas.»

Sibley dijo que la mayoría de los jóvenes ya están «en el lado conservador» cuando entran en el seminario, y que muchos han sido formados por personalidades católicas conservadoras en línea. Dijo que, según su experiencia, «no hay nadie» que estudie actualmente en su seminario que se describa a sí mismo como «progresista».

Sibley, que se ordenó en 2000, dijo que una gran mayoría de sus compañeros se inspiraron para entrar en el seminario, al menos en parte, en el ejemplo de San Juan Pablo II. En su opinión, muchos sacerdotes mayores fueron educados en una época en la que se hacía «tanto hincapié en lo pastoral, que las perspectivas intelectuales y ortodoxas quedaban descartadas».

Hoy en día, la falta de «ortodoxia» en los seminarios es un problema menor que en el pasado.

«Las facultades de los seminarios actuales son magníficas. Muchos de los problemas que existían en el pasado se han resuelto. Realmente, todos los seminarios que conozco tienen un profesorado vibrantemente ortodoxo que realmente se preocupa por formar buenos sacerdotes», dijo.

Al mismo tiempo, Sibley dijo que en su enseñanza trata de subrayar la importancia no sólo de formar a los hombres intelectualmente, sino también de darles las herramientas para que sean comunicadores y pastores eficaces para los católicos a los que servirán.

«Necesitamos sacerdotes que no sólo sepan teología y prediquen bien, sino que también sepan dirigir una parroquia y guiar a un rebaño», afirmó.

Griffin, que ha sido rector durante los últimos cinco años, cree que el resurgimiento de sacerdotes jóvenes que se describen a sí mismos como ortodoxos se debe, en parte, a que los jóvenes ven el ejemplo de sacerdotes recién ordenados en sus diócesis y parroquias, muchos de los cuales no son mucho mayores que ellos.

«Creo que lo que tenemos que ayudar a estos jóvenes es a llegar a un amor profundo y maduro por la Iglesia tal como es», dijo Griffin.

«No siempre va a ser como nos gustaría que fuera, o que cada decisión tomada por un obispo o por un Papa sea como nosotros quisiéramos que fuera. Pero sigue siendo la Iglesia. Y si creemos eso, tenemos que creerlo hasta el final».

Responsabilidad ante el Papa

Los investigadores preguntaron a los participantes en la encuesta si valoraban su responsabilidad ante diversas personas o partes: «Dios», «el Papa Francisco», «mi obispo», «mis hermanos sacerdotes», «mis feligreses», «los laicos» y «el público en general».

Los investigadores descubrieron que el 67% de los sacerdotes de la cohorte de sacerdotes ordenados desde el año 2000 están de acuerdo en que valoran su responsabilidad ante el Papa, frente al 82% de los ordenados antes de 1980. Del mismo modo, el 64% de los sacerdotes menores de 45 años están de acuerdo en que valoran la rendición de cuentas al Papa Francisco, en comparación con el 82% de los sacerdotes mayores de 75 años.

El padre Matthew Schneider, sacerdote de los Legionarios de Cristo y profesor de teología en el Belmont Abbey College, dijo que cree que los medios sociales tienden a «enfatizar los extremos» y amplificar las voces que son críticas con el Papa Francisco, mientras que cree que la mayoría de los sacerdotes, especialmente los que están confiados a una parroquia, están centrados en su ministerio pastoral día a día y no prestan mucha atención a los debates en línea.

«La mayoría de los sacerdotes que conozco apoyan en general al Papa», dijo a CNA Schneider, que mantiene una presencia activa en las redes sociales.

«Los que están en el medio pueden quedar ahogados en esa tendencia natural de las redes sociales a irse a los extremos. Y creo que muchos católicos, muchos sacerdotes, están mucho más en el medio. Queremos seguir todo el magisterio. Seguimos al Papa Francisco».

Schneider dijo que entre los sacerdotes que conoce, muchos de ellos aprecian el énfasis y el ejemplo personal del Papa Francisco en el cuidado de las personas en los márgenes de la sociedad. Pero eso no quiere decir que él o sus compañeros piensen que cada palabra o decisión del Papa Francisco sea perfecta.

«En general pensamos que está haciendo un buen trabajo; podríamos criticar algunas decisiones en ciertos casos, pero eso no quiere decir que sea un mal Papa, o que sea un Papa malvado. Y creo que ahí es donde se encuentra mucha gente», dijo Schneider.

Griffin dijo que en su seminario tratan de enfatizar que el papado no es «sólo otra agencia política con la que estamos de acuerdo o en desacuerdo», sino que el Papa es el «padre de una familia».

«Los papas van a tener diferentes personalidades y diferentes prioridades. Y lo que nos hace católicos, en parte, es… ser capaces de tener ese amor por el Santo Padre, no importa quién sea el Santo Padre, y ese sentido de obediencia y respeto hacia él», comentó Griffin.

«Dicho esto, puede haber juicios prudenciales del Papa con los que la gente no esté de acuerdo. Y creo que siendo capaz de hacer algunas de esas distinciones, puedo seguir amando y respetando y obedeciendo sin estar necesariamente de acuerdo con todo lo que el Papa dice y hace.»

Confianza y polarización

Volviendo al tema de la confianza, el informe de octubre de 2022 afirma que, por término medio, el 49% de los sacerdotes diocesanos en general expresan hoy confianza en su obispo. Los niveles de confianza varían considerablemente de una diócesis a otra, y los datos muestran que el nivel de confianza era inferior al 63% de 2001, el año antes de que estallara en EE.UU. la crisis de los abusos sexuales, que incluyó muchas revelaciones de obispos que gestionaron mal los casos de abusos.

En el nuevo análisis, los investigadores informan de que el tamaño de la diócesis tiene un efecto moderado en la confianza de los sacerdotes en su obispo, con niveles de confianza entre las diócesis de EE.UU. que oscilan entre el 100% y un mero 9%. Una de las razones, según los investigadores, puede ser que a los sacerdotes de las archidiócesis más grandes les resulta más difícil conocer personalmente a sus obispos que a los de las diócesis más pequeñas.

Más allá del tamaño de la diócesis, los investigadores descubrieron que la percepción de un sacerdote de que su obispo comparte o no sus puntos de vista teológicos y políticos predice su nivel de confianza en él.

Si un sacerdote se describe a sí mismo como teológicamente conservador, por ejemplo, y cree que su obispo también lo es, es probable que manifieste un alto grado de confianza en él, señalaron.

Por el contrario, si un sacerdote afirma que no coincide con su obispo en cuestiones teológicas o en opiniones políticas, su confianza en el liderazgo de su obispo será baja.

Clérigos víctimas de abusos

Los investigadores preguntaron a los sacerdotes si estaban de acuerdo, en desacuerdo o decidían no responder a la afirmación «Yo personalmente he sufrido acoso o abuso sexual o he sido víctima de una conducta sexual inapropiada durante mi formación o seminario». El 85% dijo que no, el 9% que sí y el 6% que no estaba seguro o prefirió no contestar.

Los sacerdotes que son víctimas de abusos sexuales y hablan públicamente de su experiencia son relativamente raros. Una de esas figuras públicas es el padre John Riccardo, sacerdote de la archidiócesis de Detroit que fundó The Rescue Project, una serie de vídeos y un curso de debate cuyo objetivo es preparar al clero y a los líderes laicos para compartir el mensaje del Evangelio.

Riccardo ha hablado públicamente, tanto en sus vídeos del Proyecto Rescate como en otros lugares, sobre los abusos sexuales que sufrió de niño, que según él se produjeron a manos de varias personas ajenas a su familia. Ha dicho que los abusos que sufrió le hicieron sentirse «desechable» y «descartable», pero que ha llegado a encontrar la curación a través de la Iglesia.

«Hace 30 años nunca se me habría ocurrido compartir esa información, quizá con un director espiritual. Ahora la comparto todo el tiempo», dijo Riccardo en una entrevista reciente.

Jesús «no duda en mostrar sus heridas» y hacerse vulnerable, señaló, y dijo que ese hecho es parte de la razón por la que hoy habla de sus abusos y de su curación.

«Lo comparto por muchas razones. Creo que la Iglesia necesita desesperadamente aprender a ser humana de nuevo; creo que ése es uno de los problemas fundamentales de la Iglesia. A menudo nos relacionamos de forma muy funcional y transaccional. No siempre, pero sí a menudo. Y no se puede amar lo que no se conoce», prosiguió Riccardo.

Volviendo a la encuesta, el 69% de los sacerdotes afirma sentirse bien preparado para atender a una víctima de abusos, y el 54% afirma que ya lo está haciendo. El 71% de los sacerdotes declaró conocer al menos a una víctima superviviente de abusos sexuales por parte del clero, y el 11% a cinco o más.

Pocos piensan abandonar

Sólo el 4% de los sacerdotes respondió afirmativamente a la afirmación «Estoy pensando en dejar el sacerdocio». Según los investigadores, algunos de los factores asociados con una mayor probabilidad de considerar la posibilidad de dejar el sacerdocio incluyen la falta de confianza en el liderazgo del obispo, una edad más joven y una falta de apoyo percibida o real.

Griffin dijo que en su seminario se piensa mucho en cómo abordar de forma proactiva las razones por las que un hombre podría abandonar el sacerdocio.

«La cultura en general no es favorable al compromiso», comentó.

«Y estos chicos, como el resto de nosotros, respiran ese aire. Es una atmósfera que puede ser realmente tóxica para los matrimonios, los matrimonios fieles, para los sacerdotes perseverantes. Y eso es parte de lo que estamos combatiendo en esta cultura más amplia».

«Estamos siendo testigos de un cambio importante en la forma en que los sacerdotes de Estados Unidos se ven a sí mismos y a su sacerdocio», concluyen los investigadores.

«Los sacerdotes más jóvenes son mucho más propensos que sus compañeros de más edad a describirse a sí mismos como políticamente conservadores o moderados. También es mucho más probable que los sacerdotes más jóvenes se consideren teológicamente ortodoxos o conservadores que los sacerdotes de más edad. Estos cambios pueden ser fuente de fricciones y tensiones, especialmente entre los sacerdotes más jóvenes y los de más edad».

También destaca la gran mayoría de sacerdotes (71%) que afirman conocer al menos a una víctima de abusos sexuales por parte del clero, mientras que sólo el 30% de los sacerdotes conoce personalmente a tres o más.

«En el contexto de todos estos retos, los sacerdotes siguen estando muy satisfechos con su ministerio y son pocos (4%) los que se plantean dejarlo», añaden los investigadores.

«Es nuestra esperanza que los datos presentados aquí puedan fortalecer esa comprensión entre todos los católicos, pero particularmente para nuestros obispos y sacerdotes de quienes tanto depende».

Total
0
Shares
Artículos relacionados
El Regimiento de Artillería Antiaérea de Canarias RAAA 94 realizó una ofrenda floral a la Virgen del Pino en Teror
Leer más

Autoridades públicas en actos religiosos

De España: De otros países:
Total
0
Share