Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

La dirección antivacunas del centro de día de Gipuzkoa se enroca en su negativa a inmunizar a los mayores

Un familiar de una usuaria del recinto concertado de Oiartzun asegura que “se esperaba la vacuna con cierta expectativa e ilusión”

La directora del centro de día Aiton-Etxe de Oiartzun (Gipuzkoa), que envió la pasada semana una circular a las familias de la cuarentena de usuarios del recinto advirtiéndoles de que no iba a administrar la vacuna de Pfizer contra la COVID-19 por considerar graves sus posibles efectos secundarios, entre otras críticas, insiste en mantener su postura a pesar de la polémica suscitada. Llama “fármaco” a la vacuna, remarca que su postura se basa en “datos objetivos” a pesar de que contraviene el consenso científico general y subraya que, en todo caso, quienes deseen que sus familiares reciban la inmunización pueden hacerlo en la Sanidad pública, como el resto de la ciudadanía. En algunos foros antivacunas ya han convertido a esta directora en icono de resistencia.

En este escenario, la Diputación de Gipuzkoa ha convocado a una reunión telemática para este jueves a los familiares de los afectados. En Euskadi son las diputaciones y no el Gobierno autonómico quienes gestionan residencias y centros de día. Aiton-Etxe es una instalación privada pero el 80% de sus plazas son concertadas, por lo que recibe fondos públicos y queda también bajo tutela de la Administración foral. La Diputación ya avisó de que el protocolo de vacunación que se decida para los centros de día se aplicaría en “todos” ellos, sin excepciones, de acuerdo con las autoridades sanitarias. En este sentido, un representante del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) participará también en el encuentro.

Un familiar de una persona usuaria de Aiton-Etxe explica a este periódico que en el centro “se esperaba la vacuna con cierta expectativa e ilusión, como un remedio” a las limitaciones impuestas por la COVID-19. Este hombre -que solicita quedar en el anonimato- pensaba que la carta de la dirección, que se hizo coincidir con la llegada a Euskadi, a España y a toda Europa de las primeras vacunas, “era para dar información de qué día iban a vacunar” pero, por el contrario, pudieron leer dudas sobre el producto. “¿Es la dirección del centro la responsable de poder decidir esto?”, se pregunta esta persona, que demanda que la Diputación sea la que marque las pautas. Plantea, de paso, una reflexión sobre la privatización de servicios básicos, como es el caso de la atención sociosanitaria. Su familiar es una de las que ocupa una de las plazas concertadas en Aiton-Etxe.

Se da la circunstancia de que, por vez primera, este pasado otoño tampoco se administró la vacuna de la gripe a los usuarios de este centro. Fuentes de Aiton-Etxe no han querido hacer comentarios a este respecto, mientras que las familias indican que no recibieron en su día ninguna información al respecto. Los mayores que quisieron inmunizarse tuvieron que pedir cita y acudir a su ambulatorio. La directora del centro es enfermera, pero no epidemióloga, viróloga o inmunóloga.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share