La catedral de Huesca sacará el día 18 al Santo Cristo de los Milagros para bendecir a la ciudad ante el COVID-19, como en la peste de 1497

La diócesis de Huesca quiere poner su granito de arena para seguir combatiendo la crisis del coronavirus. Así, aparte de hacer suyas las recomendaciones que lanzó la semana pasada la Conferencia Episcopal, ha anunciado que la catedral sacará el próximo miércoles 18 de marzo la venerada imagen del Santo Cristo de los Milagros a la puerta principal de la seo «para bendecir a toda la ciudad en estos momentos tan complicados». Una situación que recuerda a la de aquel 12 de septiembre de 1497 cuando se sacó en procesión esta imagen por la peste que asolaba Huesca y de su efigie brotaron gotas de agua y cesó la mortandad que sufría la ciudad.

En un comunicado, la diócesis informa de que el día 18, a las 9.00, la imagen se sacará de su capilla de la catedral y se situará en el altar mayor, donde permanecerá toda la jornada hasta las 20.00. Entonces se celebrará una eucaristía y se llevará al Santo Cristo hasta el acceso principal para realizar la bendición.

Se celebrarán asimismo dos eucaristías más a las 9.45 y a las 18.00 y la catedral no cerrará a mediodía para que todo aquél que lo desee pueda pasar a adorar al Santo Cristo.

Esta medida coincide con la petición del Papa Francisco de las 24 Horas para el Señor. Dos días más tarde, el viernes 20 de marzo, tendrá lugar una celebración penitencial en todas las parroquias de la capital oscense.

Aparte, se mantienen vigentes las medidas anunciadas ya la semana pasadapara frenar la expansión del coronavirus: retirar el agua bendita de las pilas que hay en las entradas de las iglesias y en otros lugares de devoción; ofrecer en la celebración de la eucaristía otro gesto de paz distinto al habitual de abrazar o estrechar la mano a los que están próximos; y que las personas que distribuyen la comunión durante la eucaristía, se laven las manos antes y después de este momento.

También recomiendan a los fieles que las muestras de devoción y afecto hacia las imágenes, tan propias de Cuaresma y en la próxima Semana Santa, puedan ser sustituidas por otras como la inclinación o la reverencia, evitando el contacto físico con ellas, y facilitando una mayor rapidez que evite aglomeraciones. Un consejo que han hecho extensivo a todos los párrocos, a las Comunidades Religiosas y a las Juntas de Hermandades y Cofradías de la diócesis de Huesca.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...