Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

La Casa donde se vacunó el obispo de Mallorca «no está reconocida» como residencia de ancianos

La institución se adelantó a los centros registrados «de personas mayores» que eran los únicos autorizados a inmunizarse según los protocolos.

El Govern balear y el Consell de Mallorca dieron un trato preferente al Obispado, que ha podido adelantar en la vacunación contra la covid a otras instituciones y colectivos vulnerables, saltándose los protocolos. La Estrategia de vacunación covid-19 del ministerio de Sanidad, aprobada por Balears junto al resto de Comunidades, ordena que debido a «la disponibilidad de una cantidad limitada de dosis», se «prioricen los grupos de población». En primer lugar, los «residentes y personal sanitario y sociosanitario que trabaja en residencias de personas mayores y de atención a grandes dependientes».

La Casa sacerdotal en la que se inmunizó el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, no es jurídicamente una residencia de personas mayores ni está dada de alta en ningún registro como tal. Sus moradores pudieron inmunizarse gracias a que durante la pandemia el Consell les otorgó un estatus especial, «residencia sociosanitaria no reconocida», asimilándoles a los usuarios de las 40 residencias de personas mayores públicas y privadas sí reconocidas legalmente en Mallorca.

De este modo, el Obispado se pudo beneficiar de los recursos de Salud como el cribado masivo, o posteriormente la vacunación. A su vez, monseñor Taltavull se coló en el listado de presbíteros que viven en dicha Casa sacerdotal, y recibió las dos dosis del fármaco pese a no habitar en el inmueble, ya que él vive en el Palacio Episcopal. El obispo ha apoyado públicamente en todo momento las restricciones del Govern, incluso las más discutidas socialmente, y presume por doquier de «tener hilo directo» con el Consolat.

«La Casa sacerdotal es un lugar donde el clero mallorquín puede pasar los últimos años de vida», la forma «un colectivo interesante», una «comunidad de hombres y capellanes, por lo tanto acostumbrados al principio jerárquico a la hora de actuar, pero también a mandar y ser muy independientes en su individualidad», describe el sitio su director, el canónigo y deán de la Catedral Teodor Suau.

En un escrito para el Anuario de la vejez, Suau señala que durante el confinamiento la Casa sacerdotal vivió «una contradicción que afectó a su funcionamiento: fuimos incluidos por la Administración civil en el grupo de residencias sociosanitarias no reconocidas controlado por el IMAS (Instituto Mallorquín de Asuntos sociales)», dependiente del Consell. Esto «ha supuesto una atención especialmente eficaz por parte de la Administración», recalca Suau, que si bien agradece los servicios públicos dispensados por el IMAS, también lamenta «el problema para el funcionamiento» normal que les supuso la imposición de las mismas restricciones para evitar contagios que las residencias reconocidas. Y es que, alega, «la Casa sacerdotal no solo la forman personas enfermas y/o asistidas. La inmensa mayoría de los residentes teníamos buena salud, éramos autónomos y teníamos una vida socialmente activa».

Ya en la fase de vacunación, el obispo Taltavull y los curas de la Casa fueron de los primeros de la isla en protegerse del coronavirus. Las vacunas llegaron el 27 de diciembre; el 5 de enero el prelado se ponía la primera dosis. En esos primeros días solo la habían recibido 1.756 ancianos de residencias oficiales de la isla. El pasado día 27, el obispo se puso la segunda dosis. Salud ha informado esta semana de que todavía le quedan «4.837 personas de residencias de gente mayor» por inmunizar en Mallorca; «1.261 de residencias de personas con discapacidad», más otros «3.382 grandes dependientes». El Govern ha paralizado la administración de nuevas primeras dosis por falta de vacunas.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share