“La caridad no es ninguna herramienta para corregir las desigualdades sociales”

Que la Iglesia Católica está presente, de manera obvia y poderosa, en la realidad política y económica española es un hecho indudable. En 2013, Julio Reyero publicó un trabajo sobre ese peso que las instituciones religiosas tienen en las vidas de los ciudadanos, cuya última parte versaba sobre la caridad y sus resultados negativos en materia de justicia social. Dicha reflexión acabó convirtiéndose en un documental titulado Ouróboros: la espiral de la pobreza que se estrena ahora.

Reyero ha estado rodeado por un numeroso grupo de personas durante la realización de la película. El teaser que se puede ver en la plataforma Vimeo está firmado por Neu Circuita: “Es la asociación que ha llevado la dirección técnica y artística. En su ánimo está realizar este tipo de trabajos que contribuyan a impulsar la construcción de movimientos sociales críticos con la realidad que nos ha tocado vivir, en lugar de estar haciendo publicidad muy bien remunerada para grandes multinacionales”. Asimismo añade que: “La idea, su investigación y lo que podría entenderse como producción es obra del Grupo Anarquista Albatros (FAI), editor del periódico Tierra y Libertad, en colaboración con la Fundación Anselmo Lorenzo (FAL) y la Fundación Aurora y AMAL (Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores). Estos son algunos de los nombres, aunque la lista de personas que han colaborado en diversas labores de manera desinteresada es bastante más larga.

La idea principal de la película choca con la imagen que la sociedad tiene de la ayuda social de organizaciones ligadas a la Iglesia. El papel de Cáritas, por ejemplo, no se suele poner en duda (algo que no ocurre con los movimientos populares, a los que se criminaliza en ocasiones): ayudan a la gente en los momentos en los que más lo necesitan. Sin embargo, esa acción enmascara un problema: “La caridad no es ninguna herramienta para corregir las desigualdades sociales, que no contribuye a reducir los niveles de pobreza y, lo más sangrante, es que son los responsables de las políticas sociales y económicas que empujan a la gente a la exclusión quienes lavan su conciencia apoyando abiertamente este modelo en sustitución de la idea de que tenemos derecho a comer, a vestir o a una vivienda por el mero hecho de ser considerados personas”, afirma Julio.

Ouróboros [cuyo título proviene del símbolo de la serpiente comiéndose a sí misma como representación del círculo vicioso de los modelos de beneficencia] cuenta con testimonios de personas que conocen de cerca el impacto de estos modelos caritativos en una sociedad en crisis. Una de ellas es Ana Lima, presidenta del Consejo General del Trabajo Social, quién publicó en su web la denuncia del programa de TVE Entre Todos. También fueron escogidos: “El Banco de Alimentos del 15M de Tetuán porque fue clausurado por la policía tras la denuncia que realizó FESBAL contra ellos por utilización de lo que han registrado como marca. En Mérida hablamos con el Campamento Dignidad porque tuvieron un enfrentamiento sonado con la Fundación Banco de Alimentos de la localidad. Los casos de Córdoba, con el Colegio Rey Heredia y la OFIAM (Oficina de Apoyo Mutuo) del barrio madrileño de Manoteras aparecen por su labor abordando problemas de exclusión social demostrando que la solidaridad es el camino”.

El documental se estrenará el 25 de marzo en la Sala Azcona de Matadero Madrid a las 20:30 horas, aunque la intención es que en un futuro cercano se proyecte en otros escenarios y ciudades.

¿Un buen momento para el documental social?

Es prácticamente imposible encontrar algo positivo en la crisis que se vive desde 2008, a no ser que se dirija la vista hacia el despertar de la conciencia en muchos de los ámbitos de la sociedad (siendo optimistas, claro). La cultura ha sido uno de ellos y el éxito del documental de carácter social es uno de los ejemplos más relevantes.

Julio Reyero es, por supuesto, uno de los participantes junto a sus compañeros en ese repunte y comparte la idea del buen momento del género: “Esa es la sensación que tenemos, y por eso hemos adoptado este formato, porque es más accesible y mucha más gente pide información y crítica social por encima del entretenimiento vacuo cuando comprueba que su vida dista mucho de la de los anuncios publicitarios o las promesas que nos hicieron. Que lo que llaman democracia no es sino un decorado tras el cual existe un horror que Ciutat Morta, por ejemplo, ha sido capaz valientemente de denunciar”.

El nombrado por Reyero es uno de los títulos esenciales de esta oleada de películas, principalmente por su repercusión. Su estreno recuperó un caso que la Generalitat de Cataluña había intentado silenciar por todos los medios y que supuso un seísmo en la percepción que una gran parte de la ciudadanía tenía de las instituciones. Otro ejemplo es el de ReMine, el documental sobre la resistencia minera durante la huelga del verano de 2012, que se estrenó a finales del año pasado y fue premiada en varios festivales y proyectado en cines de todo el país.

Corrupción, el organismo nocivo se une a la lista después de una campaña de micromecenazgo que consiguió 451 aportaciones. Estrenada hace unos días, incluye testimonios de expertos como ex fiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo o Itziar González, exconcejal del distrito de Ciutat Vella en Barcelona, que explican cómo funcionan los mecanismos del poder ante una denuncia de corrupción en las instituciones. Por la misma fecha también se ha estrenado Temps de CanVi(e)s, que recoge los sucesos ocurridos en Barcelona durante el mes de mayo de 2014, cuando el Ayuntamiento decidió derribar el centro social okupado Can Vies y que provocó el rechazo masivo de los vecinos que encendió las calles del barrio de Sants durante una semana.

cartel ouroboros espiral de la pobreza

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...