Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
Foto difundida por ISIS (Ejército Islámico)

[Irak] El Ejército Islámico cometió crímenes contra la humanidad y usó armas químicas en Irak según un informe de la ONU

Cristianos, yazidíes y sunitas fueron sus víctimas

Según un informe muy extenso y detallado publicado por un equipo de investigación de la ONU, los terroristas del Estado Islámico cometieron, tal y como se sospechaba, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra cuyas contra los cristianos y yazidíes iraquíes, cuando se hicieron con un tercio del territorio del país en el 2014

El informe al Consejo de Seguridad de la ONU dice que los crímenes incluyen el traslado forzoso y la persecución de cristianos, la confiscación de sus propiedades, la violencia sexual, la esclavización y otros «actos inhumanos», como las conversiones forzadas y la destrucción de lugares culturales y religiosos.

Además, el equipo dijo que ha identificado a dirigentes y miembros destacados del grupo extremista Estado Islámico que participaron en el ataque y la toma de tres ciudades predominantemente cristianas en las llanuras de Nínive, al norte de la segunda ciudad más grande de Irak, Mosul, en julio y agosto de 2014: Hamdaniyah, Karamlays y Bartella. También comenzó a recopilar pruebas sobre los crímenes cometidos contra la comunidad cristiana en Mosul.

Los combatientes del Estado Islámico se apoderaron de ciudades iraquíes y declararon un autodenominado califato en una amplia franja de territorio en Siria e Irak en 2014. El grupo fue declarado formalmente derrotado en Irak en 2017 tras una sangrienta batalla de tres años que dejó decenas de miles de muertos y ciudades en ruinas, pero sus células durmientes siguen perpetrando atentados en distintas partes de Irak.

El informe de 26 páginas fue presentado por el Equipo de Investigación de la ONU para Promover la Rendición de Cuentas por los Crímenes cometidos por el grupo Estado Islámico, también conocido como IS, ISIL y Daesh.

El equipo actualizó sus investigaciones sobre el desarrollo y el uso de armas químicas y biológicas por parte de los extremistas, los ataques contra las comunidades yazidí y suní, la ejecución masiva de prisioneros y detenidos en la prisión de Badush, cerca de Mosul, en junio de 2014, y los crímenes en Tikrit y sus alrededores.

En diciembre de 2021, el jefe del equipo de la ONU, Christian Ritscher, dijo al Consejo de Seguridad que los extremistas del Estado Islámico cometieron crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra en la prisión de Badush.

En mayo de 2021, el predecesor de Ritscher, Karim Khan, dijo al Consejo que los investigadores habían encontrado «pruebas claras y convincentes» de que los extremistas del Estado Islámico habían cometido un genocidio contra la minoría yazidí en 2014. También dijo que el grupo militante desarrolló con éxito armas químicas y utilizó gas mostaza.

Según el nuevo informe, el equipo de Ritscher encontró pruebas de pagos a las familias de los miembros del Estado Islámico asesinados por el uso de armas químicas y registros de pagos para la formación de altos operativos en el uso de armas químicas y dispositivos para dispersar dichas armas. El equipo dijo que todavía está evaluando las pruebas del uso de agentes químicos.

«Las pruebas sugieren que el ISIL fabricó y produjo cohetes y morteros químicos, munición química para granadas propulsadas por cohetes, ojivas químicas y artefactos explosivos improvisados», dice el informe. «Además, el programa del ISIL incluía el desarrollo, las pruebas, la fabricación de armas y el despliegue de una serie de agentes, como el fosfuro de aluminio, el cloro, el clostridium botulinum, el cianuro, la nicotina, la ricina y el sulfato de talio».

En cuanto a la destrucción de lugares culturales y religiosos por parte de los combatientes del Estado Islámico, el equipo dijo que amplió sus investigaciones en diferentes comunidades iraquíes y se centró en varias zonas de Nínive y Mosul.

Esto ha dado lugar a un inventario preliminar de más de 150 lugares kaka’i, shabak y turcomanos chiíes «sospechosos de haber sido destruidos por el ISIL, junto con desplazamientos forzados, desapariciones y a veces asesinatos de miembros de esas comunidades», dijo el equipo. También identificó lugares de culto y sitios patrimoniales en Tikrit que fueron gravemente dañados o destruidos por el ISIL.

«Las pruebas obtenidas hasta ahora muestran que los lugares de culto y culturales fueron destruidos intencionadamente o tomados y ocupados por el ISIL, a veces con fines militares, lo que provocó sus graves daños o su destrucción», dijo. «Aunque los motivos y los métodos adoptados por el ISIL todavía se están revisando, parece que se utilizaron explosivos y equipos pesados para destruir muchos de los sitios».

Con respecto a los ataques contra la comunidad yazidí en Sinjar, el equipo dijo que ha ampliado la lista de autores identificados para incluir actualmente los nombres de 2.181 personas, incluidos 156 combatientes extranjeros.

«Se han elaborado expedientes exhaustivos en relación con 30 personas de interés principal», ha dicho.

El equipo dijo que ha ampliado su investigación sobre los crímenes del Estado Islámico contra la comunidad suní en Anbar, citando los avances en su investigación sobre la ejecución de cientos de miembros de la tribu Albu Nimr entre 2014 y 2016.

La investigación de la ONU sobre la ejecución masiva de detenidos en la prisión de Badush los días 10 y 11 de junio de 2014 continúa, dijo el equipo, incluyendo entrevistas con testigos y supervivientes adicionales.

Esto ha aportado «nuevas pruebas que corroboran las circunstancias en las que aproximadamente 1.000 prisioneros, predominantemente chiítas, fueron atacados y ejecutados por el EIIL dentro de la prisión y en varios otros lugares», dijo.

El equipo dijo que también ha seguido investigando los crímenes contra civiles en Tikrit y Alam en 2014 y 2015, y está reuniendo más pruebas sobre el asesinato masivo de cadetes militares desarmados y personal de la Academia del Aire de Tikrit en junio de 2014.

En los próximos meses, los investigadores dijeron que tienen previsto centrarse en la transición de las investigaciones a la creación de casos y en el intercambio de información con Irak para estimular el enjuiciamiento y la rendición de cuentas.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
El alcalde de Ciudad Real, concejales y Guardia Civil en la misa y procesión de la Virgen de la Cabeza
Leer más

Autoridades públicas en actos religiosos

De España: De otros países:
Total
0
Share