Iglesia ortodoxa y gobierno se enfrentan en Montenegro sobre propiedad de bienes

Unas 6.000 personas se han manifestado hoy en la ciudad de Niksic contra los planes del gobierno de Montenegro de registrar como estatales todas las propiedades sobre las que la Iglesia no pueda demostrar que le pertenecen.

La protesta, según medios locales, ha sido convocada por el Arzobispado montenegrino de la Iglesia ortodoxa Serbia, que exige la retirada de un proyecto de ley sobre el que dice no ha sido consultada, y cuya tramitación parlamentaria debería comenzar antes de que termine el año.

La nueva Ley de libertad religiosa incluye una provisión para registrar como bienes públicos todos los inmuebles y propiedades eclesiásticas, a menos que se pruebe documentalmente que eran propiedad de la Iglesia antes de 1918, cuando Montenegro se integró en el Reino de Yugoslavia.

Si no existe esa evidencia, indica la ley, se considera que esos bienes son estatales y serán registrados como “herencia cultural de todos los ciudadanos”.

La Iglesia cuenta con el apoyo del pro ruso Frente Democrático, el principal partido de la oposición, y de varios partidos pro serbios de Montenegro, que aseguran bloquearán la votación.

Algunos diputados opositores han amenazado incluso con incendiar el Parlamento si la norma se aprueba.

El presidente Milo Djukanovic, hombre fuerte de Montenegro desde hace 30 años, ha denunciado que estas protestas buscar forzar que el país renuncie a su futuro en la Unión Europea y en el eje euroatlántico en favor de una “ilusión nacionalista”.

El cristianismo ortodoxo es dominante en Montenegro, que se independizó en 2006 del Estado común que formó con Serbia tras la desintegración de Yugoslavia en la década de 1990.

Los partidos pro serbios y pro ruso se opusieron al ingreso del país en la OTAN en 2017.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...