Hospital católico de Michigan niega tratamiento a una mujer por motivos religiosos

Semanas después de enterarse de que daría a luz a su tercer hijo, Jessica Mann (33 años) se enfrentó a una decisión difícil: al verse golpeada por un tumor cerebral que amenazaba su vida, su médico le recomendó una ligadura de trompas de Falopio en el momento de su cesárea programada a finales de mes. Mann accedió a someterse al procedimiento en su hospital para evitar el riesgo de que un embarazo futuro exacerbara su tumor. Pero el hospital, Genesys Regional Medical Center en Grand Blanc, Michigan, se negó por motivos religiosos.

El caso forma parte de una tendencia que algunos expertos consideran una creciente crisis de salud pública, ya que una mayor proporción de pacientes confía en hospitales religiosos para su atención médica. La negación de Genesys se deriva de una directiva religiosa elaborada por la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, que regula todos los hospitales de patrocinio católico en la nación.


Más información en inglés: Secular News      The Guardian

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...