Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

[Guatemala] No a demagogia religiosa

Descargo de responsabilidad

Los artículos de opinión o editoriales expresan la de su autor o medio, sin que la publicación suponga que el Observatorio del Laicismo o Europa Laica compartan lo expresado en el mismo. Europa Laica expresa sus opiniones a través de sus:

El Observatorio recoge toda la documentación que detecta relacionada con el laicismo, independientemente de la posición o puntos de vista que refleje. Es parte de nuestra labor observar todos los debates y lo que se defiende por las diferentes partes que intervengan en los mismos.

La laicidad promueve la tolerancia y la convivencia pacífica por encima de convicciones religiosas.

La vida se originó hace millones de años en el caldo biogenésico del planeta tierra. La vida es una continuidad presente y se manifiesta en una transformación constante de las formas de asociación, en las especies vivas, integrantes de grandes reinos biológicos.

Es medieval considerar inicio de vida en un acontecimiento como el ayuntamiento sexual. La explicación sobre el aparecimiento de la vida en muchas situaciones o generación espontánea fue desechada por la comunidad científica, varios siglos atrás.

Los Hermanos Maristas, congregación católica de educadores, en sus materiales pedagógicos recuerda que Aristóteles, en el siglo IV a. C., sostenía la existencia de la entelequia o componente energético de la materia, capaz de crear vida. Así, al pudrirse un fruto, generaba gusanos, gracias a esa propiedad contenida en las sustancias naturales. Refieren a Francisco Redi *1626 +1698; Lázaro Spallanzani, *1729 +1801, y todos los biólogos serios, para fundamentar el rechazo a la producción de vida, en situaciones emergentes, sin el necesario antecedente de continuidad desde su inicio planetario.

La afirmación gubernamental: protegemos la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural es una frase equívoca, de mala fe, dirigida a personas con baja formación escolar. La vida humana se resguarda con cuidados higiénicos, protegiendo de daños accidentales y por violencia. La muerte ocurre tanto por agotamiento de la capacidad de mantener la actividad organizada por el ser vivo individual, como por hechos que lo desorganizan, tales como heridas graves. Es tramposo el señalamiento del gobierno de proteger la vida hasta la muerte natural, pues parece desentenderse de los hechos de violencia y accidentes fortuitos generadores del fallecimiento. Si hay muerte natural, ¿existe otra? Artificial, sobrenatural o inmortalidad, como dicen ocurrió con el profeta Elías o Enoc, pues ambos no han muerto.

Toda persona tiene derecho a creer o no hacerlo en la magia, milagros, seres sobrenaturales, demonios, ángeles, brujas, fantasmas, el duende y la llorona. Tampoco se puede agredir con violencia contra quien así piensa. Pero el gobierno no puede utilizar fondos públicos para forzar a la adopción de una religión o impulsar creencias sobrenaturales. Los funcionarios pueden desayunar, refaccionar, almorzar y cenar con discursos de citas de libros sagrados, siempre que se trate de eventos privados. También atender las visitas e inquietudes de los dirigentes religiosos por asuntos de orden público o cooperación en programas oficiales. Se puede invitarlos como testigos de la acción gubernamental para destacar la falta de discriminación en los programas y acciones estatales. Lo que no se puede es utilizar el dinero de los impuestos para hacer caso omiso de la existencia de ciudadanos con posiciones irreligiosas, antirreligiosas o agnósticos. Peor aún, comisionar a oficinas gubernamentales a promover creencias religiosas, por muy respetables que sean, como el caso de Segeplán o Relaciones Públicas de la Presidencia.

Por respeto a la libertad de culto, se acepta el uso de espacios públicos por diferentes creencias; pero es ajeno al derecho humano de creencia religiosa, la promoción de dogmas sobrenaturales por el Estado. La Constitución Política señala claramente que no pueden ejercitarse funciones de ministros de culto por parte del presidente y vicepresidente, lo que se extiende por delegación a toda la organización gubernamental. Por lo tanto, no puede coordinarse la acción religiosa desde el gobierno en ningún sentido.

Total
24
Shares
Artículos relacionados
Leer más

El fanatismo de las religiones · por Ximo Estal

Las creencias, y con ello seguir una religión, sea cual sea, acorde con sus pensamientos, siempre es algo…
Leer más

“Vejámenes en nombre de la fe”

En Argentina, desde 1970, al menos 148 religiosos y religiosas fueron denunciados por “vejámenes en nombre de la…
Leer más

Pakistán, el origen del terror · por Guadi Calvo

Aquellos muyahidines, no solo fueron afganos, sino que provinieron de muchas naciones islámicas, radicalizados en las miles de…
Total
24
Share