Fragmento del documento de la abjuración de Galileo frente a la Iglesia católica

Texto extraído de La Vanguardia nº 149, noviembre 1992, Uruguay

“Yo Galileo, hijo del finado Vicenio Galilei, florentino, de setenta años de edad, habiendo comparecido personalmente ante este tribunal y arrodillado ante vos, los Reverendísimos Señores Cardenales Inquisidores Generales contra la depravación herética en toda la comunidad cristiana, teniendo ante mis ojos y puesta la mano sobre los Santos Evangelios, juro que siempre he creído, creo y con la ayuda de Dios creeré todo cuanto e sostenido, predicado y enseñado por la Santa Iglesia Católica Apostólica y Romana. Pero como luego de un requerimiento que me fuera intimado judicialmente por el Santo Oficio a efectos de que debería abandonar para siempre la falsa opinión de que el Sol se halla en el centro del mundo, e inmóvil, y que la Tierra no es el centro del mundo y se mueve, y que no debo sostener, defender ni enseñar en modo alguno , ya sea verbal y escrito, la dicha falsa doctrina y luego de haber sido notificado de que tal doctrina es contraria a las sagradas escrituras, escribí e imprimí un libro en el que discuto esta nueva doctrina ya condenada y aduzco argumento de gran fuerza lógica a su favor, sin pronunciar ninguna solución de los mismos, he sido proclamado por el Santo Oficio como fuertemente sospechoso de herejía, o sea de haber sostenido y creído que el Sol se halla en el centro de la tierra inmóvil y que la Tierra no es el centro y se mueve.

Por tanto, deseoso de apartar de la mente de Vuestras Eminencias y de la de todo fiel cristiano tal sospecha vehemente justamente concebida contra mi, con todo mi corazón y fe sincera abjuro, maldigo y detesto los predichos errores y herejías y en general todo otro error, herejía y secta contrarios en modo alguno a la Santa Iglesia y juró que en adelante no diré ni aseguraré verbalmente o por escrito la dicha falsa doctrina…”

… Yo, el dicho Galileo Galilei, he abjurado, prometido y obligándome según he acabado de expresar y en testimonio de cuya veracidad he suscrito de mi propia mano el presente documento de mi abjuración y recitándolo palabra por palabra, en Roma, en el convento de Minerva, este día 22 de junio de 1633.”

actas proceso contra Galileo

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...