Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

‘Fátima, la película’, una cuestión de fe, y también de política

Las implicaciones de las apariciones de la Virgen a tres niños en un pueblo en 1917 tienen mucho de fascinante, pero eso no está en este largometraje

Se sea o no creyente católico, las implicaciones de las apariciones de la Virgen a tres niños en el pueblo portugués de Fátima entre mayo y octubre de 1917 tienen mucho de fascinante. Sobre todo, al menos para este crítico, en apartados en principio alejados de la espiritualidad.

El marco político, con Portugal en plena participación en la Primera Guerra Mundial al lado del bando aliado, y además en un periodo laico (y en parte anticlerical) de su historia, la I República, entre 1910 y 1926, y las apariciones (reales o imaginarias) como posible respuesta al clima político y social. El marco religioso, con las consabidas dudas incluso dentro del propio poder católico, temeroso de que su esquinada situación fuera incluso a peor por las repercusiones de los sucesos. El posterior componente profético de los llamados Misterios de Fátima, o los secretos confiados por la Virgen a aquella niña convertida más tarde en carmelita descalza, y muerta en 2005 a los 100 años, con “Rusia esparcirá sus errores por el mundo” como uno de sus ejes. Y, en fin, el apartado mental, o quizá prodigioso, con el milagro del Sol del día 13 de octubre, y sus efectos ópticos ante nada menos que 70.000 personas, donde se excluye la histeria y la alucinación colectiva, tanto por el amplísimo número como porque además parece que fue visto en un radio de casi 20 kilómetros.

Todos estos elementos aparecen en Fátima, la película, aproximación a los hechos reales del italiano Marco Pontecorvo, hijo de Gillo, autor de la sensacional La batalla de Argel. Sin embargo, todos ellos se desarrollan casi de soslayo, sin la menor capacidad crítica ni analítica. La médula de esta nueva producción, de evidente raigambre católica, es la de siempre, la emocional, y destinada en todo momento al ya convencido, al creyente: las apariciones, el papel de los tres niños y el clímax final en la jornada del milagro del Sol. Es decir, una película para gente de fe, que estuvo a punto de estrenarse en cines justo antes la pandemia del coronavirus, y que ahora llega en exclusiva a la plataforma Amazon.

Con visualizaciones entre lo académico y lo pobre, y un extraño reparto internacional que va de Harvey Keitel y Sonia Braga a la niña española Stephanie Gil, Fátima es otra oportunidad perdida. Que se parezca tanto a la versión de Rafael Gil del año 1951, en pleno franquismo, parece un contrasentido, cuando estamos en un periodo de libertad. ¿Contrasentido? Quizá no tanto.

FÁTIMA, LA PELÍCULA

Dirección: Marco Pontecorvo.

Intérpretes: Harvey Keitel, Sonia Braga, Goran Visnjic, Stephanie Gil.

Plataforma: Amazon.

Género: drama. EE UU, 2020.

Duración: 113 minutos.

Estreno: 13 de mayo.

Total
36
Shares
Artículos relacionados
Total
36
Share