Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Ezker Anitza-IU denuncia que la inmatriculación de inmuebles por el obispado se traduce ya en casos concretos de especulación inmobiliaria en Bizkaia

“El caso de la iglesia del barrio de Las Barrietas de Sopuerta, rehabilitada como una vivienda privada de lujo que ahora se revende por 1,6 millones de euros, demuestra que el Obispado no se apoderó de este inmueble con la finalidad de recuperarlo para culto o para el beneficio de la comunidad sino de lucrase gracias al pelotazo urbanístico”, ha denunciado Israel Escalante, juntero por Ezker Anitza-IU en Elkarrekin Bizkaia

Ezker Anitza-IU Bizkaia ha denunciado el afán lucrativo que esconde la Iglesia Católica con las inmatriculaciones indebidas de inmuebles. Un claro ejemplo de esta denuncia es la iglesia del barrio de Las Barrietas de Sopuerta, uno de estos edificios registrados por el obispado que ha sido reconvertido en una vivienda de lujo.

“Mucho nos tememos que el fin último de la Iglesia con las inmatriculaciones no es recuperar los inmuebles para el culto o para el bien de la comunidad, sino enriquecerse gracias al pelotazo urbanístico” ha lamentado Israel Escalante, responsable de Organización de Ezker Anitza-IU en Bizkaia y juntero en Elkarrekin Bizkaia.

Escalante ha recordado que un conocido estudio de arquitectura ha rehabilitado el templo en ruinas de Sopuerta para reconvertirlo en una vivienda de lujo de carácter privado, que ahora se revende por 1,6 millones de euros. “Está claro que el fin no era restaurarla, sino especular”, ha añadido Escalante.

Asimismo, ha mencionado el papel del Ayuntamiento de Sopuerta en esta operación “al cambiar el uso de culto de los terrenos a un uso para vivienda”.

En este sentido, Israel Escalante considera que las inmatriculaciones son un mecanismo “a medida de la Iglesia para que se apoderara de inmuebles que en muchos casos eran de los municipios y, por lo tanto, de todas y todos vecinas y vecinos. Este registro de propiedades indebido no hubiese sido posible sin la complicidad de Administraciones Públicas del Estado como los ayuntamientos: en algunos casos, por omisión, no reclamaron la arbitrariedad de que el Obispado registrara inmuebles que eran de su propiedad; y en otros, como ocurre con la iglesia de Sopuerta, han llegado a colaborar en el proceso especulativo a favor de estas privatizaciones”, ha concluido.

Total
44
Shares
Artículos relacionados
Total
44
Share