Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Exigen la retirada definitiva de la Cruz de los Caídos de Montijo (Badajoz)

Se intensifica la denuncia memorialista contra los símbolos fascistas en Extremadura. La ARMHEX exige el cumplimiento de la ley al ayuntamiento de Montijo, gobernado por el PSOE.

La ARMHEX (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura), ha dirigido un escrito al Ayuntamiento de Montijo (Badajoz) instándole a que, “sin más dilaciones”, se retire la llamada Cruz de los Caídos que hay en el parque municipal que actualmente se está remodelando, todo ello en cumplimiento de las leyes de memoria histórica (estatal y autonómica) y de la recomendación hecha por la Diputación de Badajoz en su “Catálogo de vestigios franquistas de la provincia de Badajoz”, donde se indicaba al Ayuntamiento de Montijo que dicha cruz debería ser retirada de este espacio público y trasladada al cementerio. La ARMHEX recuerda que esta construcción no es un monumento religioso, sino un símbolo fascista edificado para conmemorar la victoria de quienes atentaron contra el orden constitucional de la II República e iniciaron la cruenta Guerra Civil española.

En el caso de Montijo, la Cruz de los Caídos fue edificada a propuesta del Jefe Local de Prensa y Propaganda de Falange Española en 1938, cuando aún se estaban cometiendo los asesinatos que comenzaron con la ejecución del que fuera el alcalde del pueblo elegido en las últimas elecciones libres, Miguel Merino, a finales de agosto de 1936. Entre esa fecha y 1939 fueron asesinadas en Montijo más de 120 personas, vecinos y vecinas honrados del pueblo, entre quienes se encontraban maestros, comerciantes e incluso jóvenes de apenas 15 años.

Algunas de estas personas asesinadas por elementos de la Falange, militares y derechistas, fueron enterradas en una fosa común junto a la tapia del cementerio, sin que sus restos hayan podido ser jamás identificados.

Se da la circunstancia de que en Montijo ninguna persona de derechas murió por represalias tras el golpe militar de julio de 1936. No obstante, la Cruz de los Caídos que se edificó y situó en el parque municipal, a instancias de Falange (partido fascista), contó en sus lienzos con el escudo de la Falange y Nacional franquista, junto a dos listados de los vecinos muertos durante la guerra que lucharon con los facciosos. Curiosamente, en dicho listado, por desconocimiento, se colaron dos nombres de vecinos montijanos asesinados en las cunetas: Joaquín Thomas, asesinado por las tropas moras, y Pedro María Quintana, asesinado en la Plaza de toros de Badajoz por las tropas de Yagüe a mediados de agosto de 1936.

ARMHEX señala la incongruencia que existe en que el Ayuntamiento de Montijo haya afrontado la remodelación del parque municipal donde se encuentra la Cruz con dinero proveniente de los fondos FEDER, a través de la Diputación de Badajoz, impulsora del catálogo de vestigios franquistas donde se incluye esta construcción

La Cruz de los caídos fue inaugurada el 18 de julio de 1941, fiesta de exaltación nacional fascista. Los jerarcas de Falange solían dar discursos sobre sus pedestales, y mientras en los años siguientes quienes eran familiares de los muertos franquistas tenían una referencia de los suyos en las inscripciones de la cruz de los “Caídos por Dios y por España”, los familiares de los más de 120 asesinados leales al régimen democrático, tiraban a escondidas flores por encima de la tapia del cementerio de Montijo, para que cayeran en la fosa donde supuestamente estaban enterrados su seres queridos. Hasta que no falleció el dictador, no fue posible realizar las excavaciones necesarias y trasladar los restos de los asesinados a una parte digna y reconocida del cementerio.

La solicitud de la ARMHEX incide en que esta construcción es de propiedad municipal, no eclesiástica, y que la intención original de su edificación fue la de ensalzar y hacer propaganda del fascismo, tal y como queda documentado por el mismo Ayuntamiento. No posee, por tanto, ningún valor ni sentido religioso.

Por otra parte, la ARMHEX señala la incongruencia que existe en el hecho de que el Ayuntamiento de Montijo haya afrontado la remodelación del parque municipal donde se encuentra la Cruz con dinero proveniente de los fondos FEDER, a través de la Diputación de Badajoz, impulsora del catálogo de vestigios franquistas donde se incluye esta construcción y la recomendación de retirarla. Hay que recordar que las leyes sobre memoria histórica señalan la posible retirada de subvenciones, ayuda o cualquier otra forma de financiación de aquellas instituciones, públicas o privadas, que se nieguen a retirar tales vestigios franquistas.

Señala el colectivo memorialista que es de esperar que, “como un paso más hacia la verdad, la justicia y la reparación, el Ayuntamiento de Montijo retire definitivamente este monumento fascista, que no tiene ningún otro valor que el de ensalzar unos crímenes que jamás deberían haberse cometido”.

Total
18
Shares
Artículos relacionados
Leer más

Colonoscopia

La plaza de Colón de Madrid se ha convertido, por desgracia, en el lugar en el que la derecha…
Total
18
Share