Europa Laica en Euskadi: Cada cosa en su sitio

Como dicen los malos periodistas, “que la realidad no te estropee un buen titular”.

 Así es como funciona eso que llaman agencia de noticias religiosas y en este caso de Bilbao no podía ser menos.

El titular dice así: “Jóvenes del barrio de San Francisco de Bilbao se embarcan en una aventura musical”.

Cuando uno comienza a leer se da cuenta enseguida de que nada tiene que ver la realidad con el título y que se trata de uno de los múltiples negocios que la Iglesia mantiene abiertos en esta zona del Bilbao obrero en permanente rehabilitación desde hace 30 años y que podemos definir con terribles palabras: paro masivo, durante décadas heroína y ahora cocaína y otras sustancias en venta prácticamente libre,  especulación inmobiliaria salvaje debido a estar situado en el centro de la ciudad, etc., etc..

Y por si fuera poco una riada de casi cien ONGs en un altísimo porcentaje ligadas a la Iglesia Católica que es dueña o gestiona edificios enteros, decenas de lonjas, pisos, etc., con una enorme red clientelar y con delegaciones directas en todas las instituciones, organismos presuntamente populares e incluso un cierto control de las organizaciones políticas y sociales de la zona.

Un periódico nada sospechoso de izquierdista como El Correo publicaba el 11 de junio de 2018 un buen estudio de la situación de los barrios de las capitales vascas que vale la pena leer atentamente.

Si pensamos que en todos estos barrios se multiplican los negocios de la Iglesia y sus ONGs o directamente empresas controladas por ellos mismos deberemos concluir que el traspaso masivo y constante de dinero público entre instituciones vascas e Iglesias no solo no forma parte de las soluciones de la grave situación que vivimos los trabajadores sino que forman parte del problema.

Todo aquello que se traslada a las arcas privadas, en este caso de las iglesias, deja de pertenecer a los productores, a los que lo trabajamos y de cuya explotación se extrae.

El compromiso de Europa Laica en el País Vasco debe ser una ayuda en esta lucha por la justicia social y la democracia. Es decir, la separación de las Iglesias y el estado.

 

Mikel González, coordinador de Europa Laica, Euskadi

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...