Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Estado de excepción en la Catedral de Granada

Que las iglesias se han convertido, ya hace muchísimo, en lugares de interés turístico, cualquiera lo sabe. Dentro de ello, y en España, se podría establecer una correspondencia más o menos general entre la envergadura del templo y el rigor con el que se exige el pago de cuota para visitarlo. Aunque también hay templos de gran interés artístico y que –por el lugar donde se encuentran, o por un sentido del decoro pastoral de los mismos- evitan exigir cuota de entrada, o la disfrazan de óbolo voluntario, de visita guiada por personal de la parroquia, o incluso simplemente de contribución más o menos reducida. Cada cual procura, de uno u otro modo, hacer compatibles la contemplación del visitante y el culto de la feligresía.

La catedral de Granada habilita un acceso para turistas, no en la fachada principal, sino por una portichuela accesible desde la Gran Vía -en la parte posterior del monumento. Allí, se puede leer el horario de visitas, así como el de culto: los domingos –por la mañana- no hay visitas turísticas. Tres misas, la primera de ellas a las diez y media.

Accedo al templo quince minutos antes de la primera celebración. Traspasada la cancela, el tránsito queda súbitamente acordonado. Un guarda jurado, -tras el cordón impeditivo- ejerce de cancerbero para cualquier fiel o turista que desee acceder. Hay que explicar al guarda uniformado, si se va a rezar o a mirar. El vigilante franquea o –por su sola presencia- disuade. Comenzada la liturgia, el guarda sale hasta la puerta y cierra la verja. A partir de ese momento, las explicaciones se darán desde la calle.

Atónito por la ocurrencia, me pregunto si se tratará de una medida tan falta de proporción como insólita e inadecuada, para evitar molestias durante la celebración litúrgica. O si –más bien- el culto es allí un estado de excepción, a controlar por guardas jurados para no dañar la actividad principal.

Archivos de imagen relacionados

  • catedral granada
Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

¿Es Vox un partido homófobo?

El partido ultra español trata de imitar el discurso homonacionalista de sus pares europeos. Las recientes agresiones homófobas…
Total
0
Share