Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

España sigue sin tener censo de imanes en las mezquitas casi cuatro años después de anunciarse

El censo de imanes que la Comisión Islámica de España anunció hace casi cuatro años sigue sin elaborarse, lo que impide conocer con exactitud no sólo el número sino también si realizan las funciones a tiempo completo o parcial, si están contratados o se desenvuelven con carácter voluntario y cuál es la formación de estos líderes espirituales que ejercen en mezquitas y comunidades religiosas.

La elaboración de este recuento se dio a conocer el 23 de agosto de 2017, días después de los atentados perpetrados por una célula yihadista en Cataluña adoctrinada por el imán de Ripoll (Abdelbaki Es Satty). Según confirmó la investigación de los Mossos d’Esquadra, éste murió en la vivienda de Alcanar (Tarragona) en la que se preparaba la acción terrorista y, por tanto, no se ha sentado en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional junto con los tres acusados por la matanza (Houli, Driss Oukabir y Said Ben Iazza). 

«Lo habíamos iniciado, pero hubo un cambio de procedimientos en la forma de hacerlo en el Registro de Entidades Religiosas [dependiente del Ministerio de Justicia] y se quedó atascado. No se ha completado», reconoce a este diario el secretario general de la Comisión Islámica de España, Mohamed Ajana El Ouafi. Éste alude a la protección de datos personales como uno de los «parámetros» que ha frenado la confección del censo. «Ha sido un cúmulo de circunstancias», justifica.

El Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica de España, aprobado en 1992, otorga la condición de imanes a las personas dedicadas de forma estable «a la dirección de la oración, formación y asistencia religiosa islámica y acrediten el cumplimiento de estos requisitos mediante certificación expedida por la Comunidad a que pertenezcan con la conformidad de la Comisión Islámica de España». El marco está delimitado, pero nadie sabe con exactitud cuántos imanes hay en España.

No existe un registro público al respecto y las cifras que se ofrecen son estimaciones basadas en el número total de lugares de culto inscritos. De acuerdo con el Registro de Entidades Religiosas, en España hay más de 1.800 que practican esta confesión, la tercera tras católicos y protestantes. De ese número, en torno a 1.500 son mezquitas. «No todas tienen capacidad ‘económica’ para contratar a una persona. A veces son locales pequeños y un colaborador o voluntario formado es el que suele realizar el sermón del viernes [día de rezo colectivo obligatorio y solemne de los musulmanes], mientras que las mezquitas suelen ser comunidades grandes y tienen a una persona dedicada a ello», explica Mohamed Ajana.

Alta en la Seguridad Social

Cuando un imán tramita su alta en el Régimen General, la Seguridad Social le exige un certificado que acredite su confesión y dicha condición. En virtud del citado Acuerdo de Cooperación, es la Comisión Islámica de España -constituida en febrero de 1992 por la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI) y la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) como interlocutora ante el Estado- la entidad encargada de verificar la información y emitirlo.

Este trámite permite conocer las certificaciones de verificación que se emiten -concretamente 240 en el año 2017, 242 en 2018 y 333 en 2019, último dato facilitado-, si bien no todos terminan formalizándose por diversas circunstancias, como por ejemplo la existencia de problemas con el visado que impide a una determinada persona llegar a España.

La Comisión Islámica informó de que ya trabajaba en un censo de imanes y mezquitas tras los atentados de Cataluña de 2017

En la contratación de un imán por parte de una comunidad islámica es necesario que ésta esté inscrita en el Registro de Entidades Religiosas y de alta tanto en la Agencia Tributaria -con un número de CIF- como en la Seguridad Social, en cuyo régimen general queda incorporada dicha persona (asimilados a trabajadores por cuenta ajena). Así se estipula en el real decreto que el Ministerio de la Presidencia aprobó en febrero de 2006 -en la etapa de María Teresa Fernández de la Vega como titular- para dar cumplimiento a las previsiones normativas que ya se habían incluido en el acuerdo de 1992.

Si bien la normativa laboral está definida, menos sólida es la exigencia de preparación. La Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI) y otros organismos llevan años exigiendo al Gobierno que se modifique la ley para que los imanes en ejercicio lo sean tras superar una formación específica y global. El problema con la escasez de líderes espirituales formados específicamente no es sólo que deriven en la contratación de personas sin preparar, que a menudo asumen el rol sin experiencia previa. Las comunidades islámicas alertan de un peligro mayor, compartido en otros países como Francia o el Reino Unido: hay países árabes que aprovechan la insuficiencia de imanes formados en Europa para enviar a los suyos propios como arma cultural.

En ocasiones, estos envíos se realizan como contraprestación por la financiación de la propia mezquita, aunque las comunidades islámicas recomiendan no aceptar este tipo de ofertas externas. Es el caso de la mezquita de la M-30 de Madrid, la más grande del país y cuya puesta en marcha fue financiada íntegramente por Arabia Saudí (su construcción costó 12 millones de euros).

Formación universitaria

En los últimos años, algunas universidades públicas españolas han empezado a ofertar diplomas de extensión universitaria en ‘Religión y Derecho’ ante los retos que plantea la convivencia en un contexto plural. Es el caso de la Universidad de Zaragoza, que, con una línea de especialización dirigida a líderes religiosos y profesores de Religión, lleva a cabo desde el pasado mes de noviembre su tercera edición.

Para la impartición de este mismo título de experto profesional, la Comisión Islámica firmó un convenio con la Universidad de Extremadura en noviembre de 2019. Riay Tatari, entonces presidente de la Comisión Islámica y fallecido en abril de 2020 por coronavirus, consideró que este tipo de enseñanza era un paso importante en la formación de los ministros de culto y líderes religiosos del Islam para fortalecer su formación.

Total
6
Shares
Artículos relacionados
Leer más

La prueba del pañuelo

El feminismo hegemónico parece centrado en erradicar los micromachismos y los espatarres en el metro, pero ni una…
Total
6
Share