Empieza el juicio por al caso ‘Vatileaks 2’ por robar y desvelar documentos del Vaticano

Arranca el juicio del caso Vatileaks 2, nombre con el que se conoce al caso de robo y publicación de documentos del Vaticano. Un sacerdote español y su secretario, unarelaciones pública italiana y dos periodistas también italianos están procesados. Los tres primeros, por haber sustraído «documentos sobre intereses fundamentales» para el Vaticano y la Iglesia católica y los segundos, por haberlos divulgado en dos libros. Se enfrentan entre cuatro y ocho años de prisión.

Es la primera vez en la historia que un tribunal vaticano tenga que medirse con la libertad de prensa, un concepto que no ha sido nunca plasmado en ninguna ley del Estado-Ciudad del Vaticano.

“El martes comienza el debate procesal y estaré en la sala, aunque lo que comienza no es un proceso contra mi, sino contra la prensa libre”, escribió este lunes Emiliano Fittipaldi, autor de ‘Avarícia’, volumen que recoge una parte de los documentos publicados. Habrían sido sustraídos por el sacerdote español del Opus Dei, Angel Lucio Vallejo Balda, detenido por el Vaticano, con la complicidad de la relaciones públicas italiana, Francesca Immacolata Chaouqui, en libertad con cargos, junto con el secretario del primero, Nicola Maio. Los tres han sido enviados a juicio por haber constituido una “asociación criminal organizada”.

Gianluigi Nuzzi, periodista y director de un programa de televisión, es el autor de ‘Via Crucis’, volumen que reúne los documentos sustraídos más  importantes. No acudió a la convocatoria vaticana para ser interrogado y, después de haber anunciado que no se presentaría a la vista oral, este fin de semana ha comunicado comunicó que ha cambiado de opinión.

BAJO CIEN LLAVES

La defensa del trío que sustrajo la documentación, guardada con casi un centenar de claves para el acceso, aduce que, divulgando algunos de los escándalos y trapos sucios de antes,  querían “ayudar al Papa” en su labor de limpieza.

Los libros publican documentos de una comisión (COSEA) que el Papa Francisco había creado poco después de ser elegido (2013) para que hiciera una radiografía de la situación económico-financiera del estado pontifício y de la Santa Sede, la cúpula católica.

A partir de las conclusiones de la misma, Jorge Bergoglio ha puesto en marcha varias reformas y ultimado las que ya había aprobado Benedicto XVI, que se caracterizan principalmente por haber unificado de forma jerárquica piramidal la economía vaticana, lo que ha sentado muy mal a algunos monseñores que, hasta entonces, administraban el patrimonio sin tener que rendir cuentas a nadie.

Dado que el próximo ocho de diciembre comienza un Jubileo extraordinario dedicado a la misericordia, la circunstancia hace suponer que se tratará de una vista oral de poca duración, ya que resultaría un tanto curioso y extraño que mientras tanto se celebre dentro del Vaticano un proceso de carácter penal.

RUEDA DE PRENSA EN TERRITORIO ITALIANO

Fittipaldi ha escrito que esperaba que su libro,  “en lugar de ser colocado en el índice como en los tiempos del Santo Oficio (Inquisición), provocase una reacción constructiva de parte del mundo eclesiástico, un debate sobre las dificultades que el papa Francisco está encontrando en el camino de una Iglesia pobre para los pobres”.

Los autores de los libros han convocado a una rueda de prensa tras la vista que se celebrará en territorio italiano, pero en las mismas puertas del Vaticano.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...