El vicepresidente del Brasil y los presidentes del Congreso, Senado y Tribunal Federal entre el numeroso séquito de autoridades en la canonización de la primera santa nacida en Brasil, Maria Rita de Sousa Brito

El domingo se celebró en el Vaticano la canonización del primer santo nacido en Brasil, Bahía, sor Dulce . El Papa Francisco la declarará Santa Dulce de los Pobres, precisamente porque siempre ha ayudado a las personas con menos recursos financieros y ha dejado un instituto que todavía trabaja para ellos. Pero parte de los espectadores de la pomposa ceremonia en la Ciudad del Vaticano no tendrán problemas con el dinero, que vendrá de la cartera. Al menos 39 políticos, funcionarios, funcionarios y sus cónyuges viajarán con recursos públicos. Solo en tarifas diarias, le costará a las arcas brasileñas 186.905 reales. Las tarifas diarias internacionales se pagan a los funcionarios que están autorizados a salir del país en viajes oficiales.

La cuenta fue realizada por EL PAÍS con base en la Gaceta Oficial Federal, a través de la Ley de Acceso a la Información (LAI) y los datos proporcionados por los siguientes órganos: Vicepresidencia de la República, Cámara de Representantes, Senado Federal, Tribunal Federal Supremo y la Oficina del Fiscal General. Los jefes de estos últimos cuatro poderes conformarán el séquito presidencial dirigido por el vicepresidente Hamilton Mourão .

La ONG ONG Conta Conta Abertas, Gil Castello Branco, criticó el viaje de las autoridades. “El dinero público tiene que ser usado para utilidad pública. No hay interés público en tener un séquito de brasileños de varios poderes moviéndose con recursos del tesoro para la canonización. Es totalmente irracional ”, dijo.

Aunque cuestionado, ninguna agencia informó cuánto se gastará en viajes y alojamiento, lo que debería aumentar los costos exponencialmente. La única institución que declaró que los gastos con sus representantes serán pagados por ellos mismos fue PGR. En el caso de la Cámara, el presidente Rodrigo Maia dice que ha dejado de recibir las tarifas diarias. Las otras agencias no detallaron cómo se pagarán estos gastos. Cuando se le preguntó a través de la oficina de prensa y LAI, la Fuerza Aérea de Brasil tampoco respondió, hasta la publicación de este informe, cuántos aviones puso a disposición para transportar a estas autoridades, ni los costos de la operación hermana Dulce. Los gastos diarios se detallaron de la siguiente manera: Ejecutivo al menos 7.223 reales; STF, 13.143 reales; Casa, 106,000 reales y; Senado 60.480 reales.

En principio, se hizo circular que la comitiva dirigida por el general Mourão estaría compuesta por 70 personas. Pero en la Gaceta Oficial solo hay autorización para que 21 se unan al grupo. Cuando se le preguntó desde la semana pasada sobre los gastos y quiénes serían los miembros del séquito, la vicepresidencia no habló. El presidente Jair Bolsonaro no viajar al evento.

Algunos de los participantes en el grupo Mourão son: la esposa de la vicepresidenta Ana Paula Mourão, el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, el alcalde de Salvador, Antonio Carlos Magalhães Neto , el ex presidente José Sarney junto con dos de sus asesores, un diplomático y su esposa, cuatro empleados de la Compañía de Comunicación de Brasil (EBC), además de los alcaldes de la Corte Suprema, Antonio Dias Toffoli, House, Rodrigo Maia , Senado, David Alcolumbre y el Fiscal General Augusto Aras. Este séquito también estaba destinado a embarcar a la primera dama del estado de Goiás, Gracinha Caiado. Pero su esposo, Ronaldo Caiado, se sometió a una cirugía cardíaca de emergencia el jueves y ella se retiró del viaje. Por lo tanto, hubo una reducción a 20 miembros del grupo Mourão.

Desde la Cámara, hay 13 diputados, además del Secretario de Transporte Metropolitano de São Paulo, el ex diputado Alexandre Baldy, quien tomó un paseo en el séquito de Maia. Desde el Senado, hay 7 senadores. De la Corte Suprema, solo el Ministro Toffoli. De PGR, Augusto Aras y el Fiscal Adjunto Alcides Martins. La mayoría de las autoridades abordaron este miércoles y deben regresar al país el próximo lunes 14. Entre las actividades a las que asistirán se encuentran reuniones en el Senado italiano, una misa en honor a la patrona de Brasil, Nuestra Señora Aparecida, la presentación de una ópera llamada «Ave Dulce», la ceremonia de canonización en sí y dos recepciones ofrecidas por las embajadas brasileñas en Roma y la Santa Sede.


El vicepresidente del Brasil y el prefecto de Salvador, en Roma para la Misa dedicada a la primera santa nacida en Brasil, Maria Rita de Sousa Brito

Gadium Press

Centenas de fieles brasileños devotos de Santa Dulce de los Pobres se reunieron en la Basílica de Sant’Andrea Della Valle, en Roma, para participar de la primera Misa dedicada a la nueva santa brasileña.

La celebración ocurrió en la mañana del lunes 14, siendo presidida por el arzobispo de Salvador, Mons. Murilo Krieger y concelebrada por diversos obispos y sacerdotes, entre los cuales se destacaron el Mons. Tommaso Cascianelli, obispo de Irecê, que fue director espiritual del Ángel Bueno del Brasil.

De entre las autoridades presentes en la ceremonia se destacan el vice-presidente del Brasil, General Hamilton Mourão; el prefecto de Salvador, Antonio Carlos Magalhães Neto; el postulador de la causa de la Hermana Dulce, Paolo Vilotta; la superintendente de las Obras Sociales Hermana Dulce (OSID), Maria Rita Pontes; y el Sr. José Maurício, quien fue objeto de un milagro intercedido por la nueva santa.

En su homilía, Mons. Murilo resaltó que una de las características más resaltantes de Santa Dulce de los pobres fue la caridad. «Hermana Dulce recorría las calles de Salvador en busca de pobres. El Ángel bueno de Bahía tenía el cuerpo frágil, la voz débil y la mirada bondadosa para dedicarse a todos los necesitados», afirmó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...