El prior del Valle de los Caídos desacata la sentencia del Supremo y no autoriza la exhumación de Franco

El prior de la Abadía del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, advierte al Gobierno de que no permitirá que se produzca la exhumación del dictador Francisco Franco. En una misiva enviada este miércoles y dirigida a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, asegura que su «Abadía no autoriza el acceso a la Basílica (lugar de culto) con la finalidad de acceder a una ‘res sacra’ (sepultura)».

El Tribunal Supremo ha dictado este miércoles un auto donde rechaza la aclaración de sentencia solicitada por los nietos del dictador Francisco Franco y se remite a los términos de la resolución donde dio vía libre a la exhumación de los restos depositados en la basílica del Valle de los Caídos. «La sentencia es clara», contestan los magistrados.

La familia del dictador se dirigió la semana pasada al Alto Tribunal para que les especificase si el Ejecutivo puede proceder a la exhumación pese a que no haya un consentimiento expreso del prior de la comunidad benedictina para llevarla a cabo. En concreto, los Franco querían saber si en el caso de que la Iglesia se oponga ahora a sacar los restos de Cuelgamuros, si esa decisión puede ser sustituida por una autorización judicial.

La respuesta del Supremo es que, aunque el Gobierno necesita autorización eclesiástica para llevar a cabo la exhumación, la negativa del prior a posibilitar la misma «decae» con la sentencia del tribunal.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo sostiene además que esa negativa del prior «no fue absoluta sino condicionada a lo que resolviera esta Sala. Por eso, la sentencia, establecida la conformidad a derecho de los acuerdos del Consejo de Ministros, tiene por decaída esa denegación».

A pesar del visto bueno del Tribunal Supremo a esta actuación, Cantera reseña que esa sentencia «no resuelve alegaciones» planteadas por la Abadía, entre las que destaca la «vulneración de la libertad religiosa» de su «comunidad al pretender actuar en un lugar sagrado» y no contar con «la preceptiva autorización eclesiástica».

En su argumentación insiste en la configuración de este espacio como «lugar de culto» y destaca que «el carácter de ‘res sacra’ de las sepulturas que se encuentran en su interior es indiscutible’ «Como usted bien sabe, los bienes inmuebles del Valle de los Caídos pertenecen a la Fundación de la Santa Cruz y parte de ellos (entre los que se encuentra la Basílica) fueron cedidos en administración a esta Abadía», incide.

Cantera, que fue candidato del partido ultraderechista Falange en la década de los 90, justifica su decisión amparándose en la «defensa de la inviolabilidad de los lugares de culta y ‘res sacra’ católicas». Asimismo insiste en que lamenta «la virulencia con la que se ha planteado un problema que podía (y puede) resolverse con diálogo, comprensión y prudencia por parte de todos los afectados».

La semana pasada el Supremo sentenció que no apreciaba arbitrariedad ni desproporción en la decisión del Ejecutivo de sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos y remarcó que la exhumación no lesiona el derecho de los familiares a elegir el destino de los restos, pues este es un derecho que no es absoluto y que «puede ser limitado por razones de interés público». «No forma parte ni del derecho a la libertad religiosa ni del derecho a la intimidad personal y familiar tener siempre la última palabra sobre el lugar de sepultura de los parientes», señalan.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...