El presidente de la Junta de Andalucía junto al Ayuntamiento de Granada y autoridades civiles y militares en la beatificación de la monja María Riquelme

La Catedral de Granada ha acogido la Beatificación de la madre Riquelme a la que han asistido más de 4.000 personas, una cifra un poco por debajo de las previsiones iniciales de la organización pero que da una dimensión de la importancia religiosa de una eucaristía que ha abarrotado el templo sin una silla libre para ver el acto central de la semana de santidad dedicada a María Emilia Riquelme y Zayas por el ‘milagro Nelson Yepes’, el colombiano curado de una pancreatitis severa hace 16 años que también ha estado presente y ha salido al altar durante la ofrenda.

En una mañana fría, aunque soleada, en la Catedral se ha concentrado el calor humano con este acto solemne. Si bien se han quedado sin llenar algunas zonas de la Capilla Real y el Sagrario que se habían reservado para esta beatificación retransmitida a través de varias emisoras de televisión y de radio, y a la que han asistido peregrinos venidos de diferentes partes del mundo como México, Angola, Filipinas o Colombia amén de miembros de la congregación de las Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada de otros puntos de España como Barcelona, Madrid o Mallorca. También han acudido autoridades como el presidente de la Junta, Juanma Moreno o el primer teniente alcalde del Ayuntamiento de Granada, ambos del PP, también consejeros de la Junta de Andalucía, subdelegada del Gobierno en Granada, representantes del Ejército.

La eucaristía ha empezado puntual, justo a las once de la mañana, tras una mañana intensa de la organización para acomodar a todos los asistentes que han ido llegando con cuentagotas desde primera hora de la mañana.

Tras la monición de entrada, se ha proceso al saludo del cardenal Giovanni Angelo Becciu, el prefecto del Vaticano para las causas de los santos, que ha presidido la misa. A continuación, siguiendo el libro litúrgico, el arzobispo de Granada, monseñor Francisco Javier Martínez, ha efectuado la petición «humilde» al Papa de Roma para beatificar a María Emilia Riquelme y Zayas.

El arzobispo de Granada, monseñor Francisco Javier Martínez, y la superiora general de la congregación de las Misioneras de la Inmaculada y el Santísimo Sacramento, Marian Macías, han puesto el broche de la eucaristía con las palabras de agradecimiento.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...