El pleno municipal de Errenteria (Gipuzkoa) aprueba impulsar una administración laica

Finalmente la moción transaccional se aprobó .con doce votos a favor (EH Bildu y Elkarrekin Errenteria) y ocho en contra (PSE-EE y EAJ-PNV)

Tras un extenso debate de las cuatro agrupaciones políticas que conforman el consistorio de Errenteria, el último pleno aprobó sendas mociones a favor de una administración laica y de apoyo a las trabajadoras de residencias en huelga ya 128 días.

La primera de las mociones fue presentada por la asociación Orereta Laikoa y, entre otros puntos, insta al consistorio a iniciar los trámites, tanto políticos como jurídicos para que sean devueltos al pueblo los bienes inmatriculados por la Iglesia católica.

Jesús Gonzales, miembro del colectivo, manifestó que «las instituciones deberían ser por lo menos aconfesionales, y las asociaciones de creyentes no deben estar por encima de los ciudadanos no creyentes. Aunque este ayuntamiento ha dado cambios o pasos respecto a las costumbres religiosas estas decisiones no han sido suficientes en el camino hacia una administración realmente laica».

La petición se basa en los siguientes puntos:

1. Que se hagan los trámites, tanto políticos como jurídicos para que sean devueltos al pueblo los bienes inmatriculados por la Iglesia Católica.

2. Que se hagan los trámites necesarios para anular la exención fiscal que tiene la Iglesia Católica, el no tener que pagar el IBI.

3. Solicitan un sitio apropiado para hacer actos de bienvenida por una vida nueva y duelos por una muerte para todas las personas que quieran hacer uso de estos actos de forma civil.

4. Que no aparezcan actividades religiosas en los programas festivos organizados o subvencionados por el ayuntamiento.

5. Que el Ayuntamiento no adopte ningún compromiso para llevar a cabo actividades de índole religioso en los acuerdos que firma anualmente con diferentes entidades.

El concejal de Elkarrekin Errenteria Ion Collar citó el artículo 16 de la Constitución Española donde se garantiza la libertad ideológica religiosa y de culto de los individuos e hizo además referencias históricas sobre el laicismo. «En la constitución de 1978 se dice que España es un estado aconfesional, aunque de forma ambigua a continuación legitima las relaciones especiales con la Iglesia Católica».

Elixabete Murua Mindeguia (EAJ-PNV), por su parte, manifestó que su agrupación es aconfesional, pero explicó que le gustaría hacer una evaluación real del problema en el pueblo, cuántos edificios hay inmatriculados y qué tipo de edificios. Subrayó que todos los ciudadanos tienen el mismo derecho a celebrar a sus muertos de forma civil y tener recursos dignos para celebrar tanto el nacimiento como la defunción de sus seres queridos de manera civil. Sin embargo, manifestó que los dos últimos puntos de la petición no se pueden aceptar tan fácilmente, que se debe hacer una referencia a la convivencia, y desde el punto de vista de la cultura y tradición algunas expresiones que estén unidas a la religión merece la pena mantenerlas en nombre de la tradición. «De hecho, estamos seguros que muchos ciudadanos estarían de acuerdo».

Bernardo Lemos Taberna (EH Bildu) recordó que este tema ya se debatió hace siete años y que no se llegó a un acuerdo, y resaltó que es importante esta nueva oportunidad para debatir y retomar este tema. «La laicidad es un concepto inclusivo, de igualdad, la religión es un concepto libre pero que solo compromete a los creyentes y no a toda la población». Resaltó, además, «la universalidad de la laicidad como principio de emancipación mutua». «Nada más lejos de nuestra voluntad de ir contra la libertad religiosa, pensamos que la laicidad preserva eso», agregó Lemos.

El concejal Iñaki Ruiz Alonso (PSE-EE) manifestó por su parte que «para los socialistas las convicciones de conciencia, religiosas, agnósticas o ateas son asunto privado de libertad individual» y declaró además que le preocupaban los últimos dos puntos de la moción. «La moción dice que las religiones son las únicas que influyen en la administración pública, hay otras convicciones que van más allá de las religiosas, que tratan de imponerse a través de una parasitación de la administración pública como por ejemplo que en las fachadas se pongan lazos amarillos, carteles reivindicativos».

El equipo de gobierno presentó una moción transaccional y propuso unos cambios en la enmienda en el cuarto y quinto punto de la redacción de la moción original.

Se dio pase a un breve receso a petición del PSE-EE, para que los grupos políticos pudieran debatir internamente y tomar una decisión y finalmente la moción transaccional se aprobó .con doce votos a favor (EH Bildu y Elkarrekin Errenteria) y ocho en contra (PSE-EE y EAJ-PNV)

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...