Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
Comparecencia del obispo, junto a Diego Zambrano y Miguel Ángel Morán, este martes en el Palacio Episcopal de Cáceres. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

El obispo de Coria-Cáceres llama a la mujer a participar «de pleno», aunque no sea desde el sacerdocio

La diócesis pide la implicación de los laicos y para ello refuerza su formación: en otoño inicia un grado de Teología con reconocimiento civil, abierto a todos

La Diócesis de Coria-Cáceres solicita más implicación de la mujer. «Debería tener una participación en los organismos de decisión de la Iglesia mayor de la actual», ha subrayado el nuevoobispo de Coria-Cáceres, Jesús Pulido, en su primer desayuno este martes con los medios de comunicación para evaluar el curso que acaba. De hecho, ha realizado un llamamiento especial a la integración femenina en los distintos estamentos de la Iglesia, dentro de un objetivo que el prelado se ha propuesto como prioritario: potenciar la implicación de los laicos en las tareas diocesanas, ofreciendo para ello mayor formación. En este sentido, ha anunciado un grado universitario en Teología abierto a toda la sociedad, que se cursará desde septiembre. Ahora mismo, los 120 sacerdotes en activo se multiplican para atender las 160 parroquias distribuidas por todo el territorio diocesano.

Aunque lo hace lentamente, la Iglesia trata de adaptarse a los tiempos como lo ha demostrado este martes el rector del Seminario de Coria-Cáceres, Miguel Ángel Morán, hablando durante dicho encuentro de «laicos y laicas», y expresando su sensibilidad hacia el lenguaje inclusivo. Pero hay un tema que difícilmente cambiará a medio plazo: el sacerdocio femenino. «La Iglesia ha reiterado que ya se ha dicho la última palabra», indica el obispo de Coria-Cáceres, para aclarar «algunas imprecisiones» que se han derivado de las conclusiones enviadas por la propia diócesis al Sínodo abierto por el Papa Francisco.

Efectivamente, en dichas conclusiones se han recogido las opiniones de 1.800 personas tanto creyentes como no creyentes y de otras confesiones, «de forma abierta, sin votar, simplemente se trasladan», explica el obispo. Y ahí se incluyen inquietudes hacia el sacerdocio femenino, la ordenación de hombres casados o el celibato opcional. «Algunas cuestiones están en la sociedad y hay personas que las han expresado, pero eso no quiere decir que sea una propuesta de la diócesis, que está en comunión con el Santo Padre y no puede proponer algo que vaya contra el Magisterio», aclara el obispo, recordando que todos los pontífices, incluidos los últimos (también Francisco en reiteradas manifestaciones), han dejado claro que sobre el sacerdocio femenino no hay mucho más recorrido.

Razones de ‘origen’

En un mundo que cambia sus reglas a velocidad de vértigo resulta difícil entender la reflexión milenaria en la que se asienta la Iglesia para sus principios fundamentales. Este es uno de esos casos. La ordenación sacerdotal constituye un sacramento y por tanto se mantiene tal y como emanó de la figura de Jesús: reservada a los hombres (originalmente, los doce apóstoles). Razón por la que la Iglesia reitera que no tiene «capacidad alguna» de cambiar ni este ni otros sacramentos «en su sustancia». Aun así, el obispo de Coria-Cáceres entiende que la Iglesia «quizás tiene que explicar este tema a la sociedad actual, ya que por su sensibilidad le llama la atención».

Ahora bien, y aquí Jesús Pulido se muestra tajante: «El hecho de que sobre el sacerdocio femenino, la Iglesia haya dicho la última palabra, no implica ningún desmerecimiento ni en absoluto ninguna postergación del papel de la mujer». Para el obispo, dicha integración debe aumentar significativamente: «La Iglesia no discrimina a la mujer, sino todo lo contrario, existe una gran sensibilidad para que participe plenamente».

Grado universitario

De hecho, la diócesis ha presentado este martes el XII Congreso Teológico Pastoral con el que se clausurará de forma oficial el curso académico del Instituto Teológico y del Instituto de Ciencias Religiosas. Será los días 17 y 18 de junio de 2022 en el Auditorio ‘Papa Francisco’ del Seminario de Cáceres. Precisamente, Jesús Pulido participará por primera vez como nuevo obispo poniendo el foco en la importancia de la formación para esa «necesaria» implicación de los laicos. Lo hará con una intervención (día 17, 17.30) bajo el lema ‘Caminando juntos’, recordando que ha llegado a una diócesis que acaba de realizar el XIV sínodo de su historia, cuya orientación 176 incluye «potenciar el Instituto de Ciencias Religiosas para la formación de los laicos».

De momento, ya se ha anunciado la apertura del Grado de Teología del Instituto Teológico San Pedro de Alcántara (Seminario de Cáceres) a los seglares, que tendrá reconocimiento civil aunque sea un título pontificio. Tras cursar dos años de Filosofía y tres de Teología, los alumnos saldrán acreditados con este grado universitario. Comenzará el próximo septiembre «y la matrícula podrá tramitarse como en cualquier facultad», avanza Miguel Ángel Morán.

«Para que haya participación tiene que haber formación. Lo recoge nuestro sínodo diocesano y el sínodo universal», afirma Jesús Pulido. Por ello, prosiguió, «adquieren un valor renovado nuestros centros de estudios, con un plantel de doctores y formadores preparados». El obispo ha realizado un llamamiento a los laicos para su participación en los dos institutos religiosos de la diócesis, «instituciones que queremos potenciar».

Otra idea fundamental del congreso se vertebrará en torno a la celebración del Sínodo universal convocado por el Papa Francisco para revisar y construir la iglesia del nuevo milenio, en la que los laicos, concretamente, están llamados a un papel determinante. «La Iglesia no solo somos los sacerdotes y las monjas, sino los laicos. Tenemos que descubrir este gigante dormido», precisa Miguel Ángel Morán, coordinador del congreso. Esa implicación urge. Hoy, cada sacerdote de Coria-Cáceres con buen estado de salud ya atiende una media de tres parroquias.

El congreso también hará especial hincapié en el IV Centenario de la Beatificación de San Pedro de Alcántara, patrón de la diócesis. Por eso, el título del mismo ha querido reflejar esta efeméride: ‘Raíces y sinodalidad’. Pero además, la cita servirá simbólicamente para retomar la normalidad tras los dos años de pandemia. «Ha sido una etapa dura, muy atípica, pero la Iglesia ha estado allí donde era preciso, aumentando su presencia donde nos han necesitado», valora Miguel Ángel Morán.

En el congreso participarán ponentes como José Antonio Gómez Calvo, doctor canónigo archivero de la Diócesis de Ávila, o Dolores García Pi, presidenta del Foro de Laicos de España. Además habrá tres espacios novedosos de participación activa sobre ‘Congreso de Laicos y Semana Social’, ‘Espiritualidad Alcantarina’ y ‘Sostenimiento de la Iglesia’. Más detalles sobre el programa en la web ‘www.diocesiscoriacaceres.es’.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Leer más

La Iglesia arrimó el hombro

La televisión andaluza con mucho esmero dio cobertura completa al mensaje de odio que el obispo de Huelva,…
Total
2
Share